Se descubren más de cien nuevos objetos grandes en el cinturón de Kuiper

Hola Plutón, Sedna, Haumea, Makemake, etc: ¡Tenéis compañía!

Mientras buscaba galaxias y supernovas distantes, la poderosa cámara digital de 570 megapíxeles de la Dark Energy Survey’s (Investigación de Energía Oscura) descubrió algunos otros «puntos» en movimiento en su campo de visión. Resulta que el DES ha encontrado más de 100 objetos transneptunianos (TNO) previamente desconocidos, planetas menores ubicados en el Cinturón de Kuiper de nuestro Sistema Solar.

Un nuevo documento describe cómo los investigadores conectaron los puntos en movimiento para encontrar los nuevos TNO, y también dice que este nuevo enfoque podría ayudar a buscar el hipotético Planeta Nueve y otros mundos no descubiertos.

El Dark Energy Survey (DES) está diseñado para investigar el origen del universo acelerado y ayudar a descubrir la naturaleza de la energía oscura al medir la historia de la expansión cósmica de 14 mil millones de años con alta precisión. Estudia galaxias y supernovas y rastrea con precisión sus movimientos. Esta investigación ha estado activa desde 2013, utilizando el Telescopio Blanco de 4 metros ubicado en el Observatorio Interamericano Cerro Tololo (CTIO) en Chile. El telescopio está equipado con la cámara Dark Energy (DECam), una de las cámaras digitales más potentes de la historia.

DECam, cerca del centro de la imagen, se despliega en el foco del telescopio óptico Victor M. Blanco de 4 metros en Chile. Crédito: Dark Energy Survey Collaboration.

Si bien DES no se diseñó específicamente para encontrar TNO’s, su amplio campo de visión (alrededor de 14 de nuestras lunas encajarían en su plano focal) y su capacidad para rastrear objetos en movimiento lo hacen particularmente experto en encontrar cosas nuevas más allá de Neptuno. Puede medir movimientos en el campo de visión con tanta frecuencia como cada hora.

El equipo de DES se dio cuenta al principio de que estaban viendo TNO’s en sus conjuntos de datos, y en 2015, con un poco más de 2 años de observaciones, los investigadores del equipo anunciaron que encontraron dieciséis objetos del sistema solar exterior previamente desconocidos.

«La cantidad de TNO que puedes encontrar depende de la cantidad de cielo que mires y qué es lo más débil que puedes encontrar», dijo el estudiante graduado Pedro Bernardinelli, quien dirigió el nuevo estudio. Él y los profesores Gary Bernstein y Masao Sako buscaron los primeros cuatro años de datos de DES.

Comenzaron con un conjunto de datos de 7 mil millones de «puntos» móviles que fueron detectados por el software. Bernardinelli luego eliminó cualquier objeto que estuviera presente en varias noches, como estrellas, galaxias y supernovas.

Finalmente, pudieron reducir el conjunto de datos a unos 400 posibles candidatos y luego trabajaron para verificar esos objetos uno a uno.

Para verificar los «puntos» como TNO reales, Bernardinelli desarrolló una forma de apilar varias imágenes para crear una vista más nítida, lo que ayudó a confirmar si un objeto detectado era un TNO real. También verificaron que su método fue capaz de detectar TNO conocidos en las áreas del cielo que se están estudiando y solo para probarse realmente, descubrieron que podían detectar objetos falsos que se inyectaron en el análisis.

Después de muchos meses de trabajo, los investigadores redujeron sus hallazgos a 316 TNO, que incluyeron 139 nuevos objetos que no se conocían previamente. El equipo dijo que con solo 3.000 objetos conocidos actualmente, este catálogo DES representa el 10% de todos los TNO conocidos.

La ubicación de los TNO recientemente encontrados oscila entre 30 y 90 UA (unidades astronómicas), o entre 30 y 90 veces la distancia de la Tierra al Sol. Plutón tiene aproximadamente una distancia media de 40 UA.

Bernardinelli dijo que usará sus métodos para buscar más TNO en el conjunto de datos de los dos años posteriores de la prueba de observación de seis años de DES. (La ‘temporada’ de observación de cada año se extiende de agosto a febrero). Y también espera usarla con datos del nuevo Observatorio Vera C. Rubin, que examinará todo el cielo del sur, y tiene la capacidad de detectar incluso objetos más débiles y más objetos distantes que DES. Y quien sabe…. Tal vez se podría encontrar el especulado Planeta Nueve utilizando estos nuevos métodos.

Este nuevo estudio nos recuerda el momento en que el DECam tomó una foto accidental del cometa Lovejoy en 2015. En ese feliz accidente, uno de los investigadores dijo: «Nos recuerda que antes de que podamos mirar más allá de nuestra galaxia hasta los confines del ¡Universo, debemos vigilar los objetos celestes que están mucho más cerca de casa!”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.