La estrella Betelgeuse sigue perdiendo brillo, aunque su muerte no está tan cerca como parece…

Cerca del final de 2019, los astrónomos que observaban al gigante rojo Betelgeuse notaron cuánto se había atenuado la estrella y continuaron observando como se desvanecía su brillo con el paso de las semanas…

Betelgeuse es una estrella variable, y se sabe que se brillo pasa de más tenue a más brillante, pero la gran sorpresa es que todavía continúa atenuándose, recientemente pasando a magnitud 1,56 (cuando normalmente tiene una magnitud negativa). Esto no tiene precedentes en las décadas en que los astrónomos han estado observando la estrella.

Los telescopios más grandes del mundo están en el caso, y el Observatorio Europeo Austral lanzó nuevas imágenes dramáticas de Betelguese, resolviendo características en la superficie de la estrella y el área circundante que muestran cómo ha cambiado drásticamente en el transcurso de 2019.

La expectación está ante si Betelgeuse va a detonar como una supernova, y la respuesta sigue siendo: los astrónomos no tienen idea, pero probablemente no. Podría ser en cualquier momento en los próximos 100,000 años, y las posibilidades de que ocurra en nuestra vida son increíblemente remotas. Probablemente esta sea solo una variación normal, y volverá a su brillo normal.

Tabla de reducción de brillo

Y sí, entendemos que todo lo que está sucediendo en la superficie de Betelgeuse en realidad sucedió hace cientos de años, ya que la estrella está a unos 650 años luz de distancia. Pero los astrónomos hablan de los eventos en función de cuándo fueron observados, no de cuánto tiempo tardó la luz en llegar, ya que diferentes observadores que se mueven a diferentes velocidades en relación con un evento medirán diferentes cantidades de tiempo transcurrido.

Los telescopios de todo el mundo han vuelto su mirada hacia Betelgeuse, aprovechando esta oportunidad para ver la estrella en un momento en que definitivamente se está comportando de manera extraña.

Betelgeuse siempre ha sido fácil de encontrar. Por lo general, es la undécima estrella más brillante del cielo, tomando su posición como el hombro derecho de Orión. Pero en los últimos meses, se ha atenuado al 38% de su brillo habitual, y ahora es la 24a estrella más brillante del cielo.

Las variaciones son normales para Betelgeuse. Está literalmente creciendo y disminuyendo de brillo a medida que las temperaturas internas suben y bajan empujando a la estrella hacia adentro y hacia afuera como un corazón que late. Tiene enormes células convectivas en su superficie que hierven creando regiones más brillantes y más tenues, y constantemente expulsa polvo que puede oscurecer nuestra vista por un tiempo.

Un equipo de astrónomos europeos tuvo la suerte de haber realizado observaciones muy detalladas de la superficie de Betelgeuse a principios de 2019, utilizando uno de los observatorios más poderosos del mundo. Esto les permitió revisar la estrella al final del año, ver grandes diferencias en su superficie y la nube de polvo circundante que la estrella arrojó durante eones.

Esta imagen más reciente fue capturada por el Very Large Telescope del Observatorio Europeo Austral, utilizando su instrumento SPHERE, también conocido como el instrumento de investigación de búsqueda de exoplanetas de alto contraste Spectro-Polarmimetric.

Una nota rápida, SPHERE es uno de los instrumentos más emocionantes que operan desde la superficie de la Tierra. Permite a los astrónomos ver la luz infrarroja polarizada que proviene de los planetas recién formados que orbitan alrededor de una estrella bebé. Pero aparentemente también permite una vista de alta resolución de Betelgeuse.

Betelgeuse está tan cerca y es tan grande que los telescopios aquí en la Tierra pueden revelar la superficie de la estrella como un disco, viendo características individuales como enormes células de convección.

Comparación de Betelgeuse a principios y finales del 2019

Primero, echemos un vistazo a la estrella como se vio en enero de 2019 usando SPHERE. Podemos ver cómo la estrella se ve como una esfera brillante. Pero luego compare esto con la imagen tomada un año después, en diciembre de 2019. Podemos ver que hay un gran parche brillante en la parte superior de la estrella, y luego una región más tenue debajo.

Si recordamos esas células convectivas en la superficie del Sol como se vio recientemente por el telescopio solar Daniel K. Inouye, estas son gotas de gas caliente transportadas desde el fondo de la estrella a la superficie y liberadas al espacio. En la superficie del Sol, estos pueden tener 1,000 km de diámetro, liberando el calor del Sol al espacio.

Pero en la superficie de Betelgeuse, pueden ser tan grandes como 60% del tamaño de la estrella completa. Como la estrella puede tener más de mil millones de kilómetros de diámetro, estas células de convección tienen cientos de millones de kilómetros de diámetro.

La región brillante en esta foto podría ser una de estas células convectivas gigantes y la región más tenue podría ser parte de la explicación de por qué Betelgeuse se ha atenuado tanto. Se necesitará más investigación para resolver lo sucedido…

La otra idea en la que los astrónomos están trabajando es que Betelgeuse ha arrojado una nube de polvo que está oscureciendo parcialmente nuestra visión. Para ver si este es el caso, los astrónomos utilizarán otro instrumento conectado al Very Large Telescope llamado Imager and Spectrometer for mid-Infrared, o VISIR.

El propósito de VISIR es ayudar a buscar planetas habitables alrededor de estrellas cercanas como Alpha Centauri, pero también hace un gran trabajo al revelar detalles en el entorno alrededor de Betelgeuse.

Imagen de Betelgeuse y sus alrededores capturada por el instrumento VISIR. Crédito: ESO / P. Kervella / M. Montargès

En esta imagen, podemos ver la luz infrarroja emitida por el polvo que rodeaba a Betelgeuse en diciembre de 2019. Parecen llamas alrededor de la estrella, pero son solo enormes cantidades de material que Betelgeuse arroja a medida que continúa a través de las etapas finales de su vida.

El instrumento VISIR permite a los astrónomos enmascarar la parte más brillante de la estrella, lo que permite que aparezca el material más tenue. Pero solo para comparar, los astrónomos vuelven a colocar la imagen original de Betelgeuse en el centro del disco negro, para que pueda ver su tamaño en comparación con el polvo circundante. Recuerde, Betelguese es del tamaño de la órbita de Júpiter en nuestro Sistema Solar, por lo que es un enorme halo de polvo.

Una vez más, no tenemos idea de lo que le sucede a Betelgeuse Sabemos que es una estrella variable, y que estrellas de este tipo, antes de morir, desprenden grandes cantidades de material hacia el espacio exterior, iluminando mucho más la estrella de lo normal, caso contrario de lo que nos encontramos ahora, por lo que no creemos que vaya a morir pronto…

Aun así quien sabe… aprovechen para verla en el hemisferio norte ya que quedan pocos meses para verla (hasta finales de año).

Fuente: ESO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.