Un verano sin mancha

¡¡¡¡Llega el viento solar!!!!

Una corriente menor de viento solar fluyendo desde un agujero coronal en la atmósfera solar está alcanzando el campo magnético de la Tierra. No tiene la intensidad ni la densidad suficientes para causar una tormenta geomagnética, pero está provocando algunas hermosas auroras equinocciales en todo el círculo ártico.

Imagen de aurora el 24 de septiembre de 2019, por Petra Schneider, en Hamarøy, Nordland, Northern Norway. Hay muchas más imágenes disponibles, en:

https://spaceweathergallery.com/indiv_upload.php?upload_id=156468

Un verano sin mancha

El verano de 2019 podría pasar a la historia como “el verano sin mancha”… desde el 21 de Junio hasta hoy 25 de septiembre el sol se mantuvo inmaculado más del 89 % del tiempo. En toda la estación sólo se pudieron registrar 6 minúsculas y fugaces manchas, a menudo tan esporádicas que los observadores solares recriminábamos a los medios especializados la publicación de manchas de las que tras leer su publicación, era prácticamente imposible su visualización, y finalmente resultaba que esto era simplemente porque ya habían desaparecido. Y por otro lado, ni una sola fulguración solar ha sido registrada durante dicho periodo de extrema tranquilidad.

Todo esto es una señal de que el mínimo solar está llegando y probablemente estemos próximos a su punto de mayor profundidad. Durante 2019 en general (entre enero y septiembre) el sol ha permanecido inmaculado el 72% del tiempo, dato comparable al registrado en el pasado ciclo llamado “el mínimo solar del siglo” hasta la fecha (el 73 % en 2008 y el 71% en 2009). El presente ciclo solar apunta a postularse también como “mínimo solar del siglo hasta la fecha” haciendo que para encontrar datos de sol en calma comparables a los actuales, debamos remontarnos a los registros de principios del siglo XX (con las reservas que debemos mantener al manejar datos anteriores a los que los registrados por satélites nos permiten).

Por otro lado, contrariamente a lo que sugiere la expresión “mínimo solar” dicha época no tiene porqué ser aburrida… veamos algunos de los efectos propios de los mínimos solares:

  • durante esta fase del ciclo solar, el campo magnético del Sol se debilita, permitiendo a los rayos cósmicos entrar más profundamente en el sistema solar. Esto supone una mayor posibilidad de exposición a niveles de radiación perniciosos de astronautas y tripulantes y pasajeros habituales de líneas aéreas (sobre todo transoceánicas).
  • Asimismo, el sol presenta una atenuación, especialmente en longitudes de onda del ultravioleta, lo que hace que las capas superiores de la atmósfera se enfríen, condensen y colapsen. Esto provoca que la basura espacial se acumule en capas más bajas de la órbita terrestre, con las posibles consecuencias para las flotas de satélites que ocupan dicha órbita.
  • Finalmente, las corrientes de viento solar perforan el campo magnético solar debilitado, alcanzando la Tierra con partículas y plasma que en función de la velocidad y la densidad con que llegue, es capaz de provocar tormentas geomagnéticas. (De hecho, uno de estos flujos está previsto que nos alcance esta semana, los próximos 27 ó 28 de septiembre).

Pero bueno, es igualmente interesante poder haber sido testigos de, a fines de verano de 2019, una de las posibles pistas de que el mínimo solar está tocando a su fin. Una de las manchas registradas, que apareció fugazmente el 7 de Julio de 2019 tenía polaridad magnética invertida respecto a lo que le correspondería por la latitud solar en que pudo ser registrada:

La imagen muestra un mapa de los campos magnéticos de la superficie solar (con la región activa 12744 incluida) y es cortesía del SDO de la NASA (también la del sol en luz blanca, más arriba).

De acuerdo con la ley de Hale de la polaridad, las manchas solares disponen su polaridad de forma invertida de un ciclo al siguiente. Esta pequeña mancha del verano de 2019 presentó polaridad +/- en vez de -/+ como las que le precedieron durante el presente ciclo solar, lo que sería un signo de que podría corresponder al ciclo solar siguiente, el 25. Este mínimo solar tampoco durará para siempre…

Los ciclos solares siempre se fusionan en su sucesión. Cabe esperar observar más manchas solares con polaridad propia del ciclo 25 en los meses finales del ciclo 24. Si las previsiones con correctas, el próximo máximo solar estará a pleno rendimiento para 2023.

Fuentes y créditos: NASA, ESA, SDO, SOHO, Spaceweather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.