La Vía Láctea sufrió una importante perturbación gravitacional hace más de 300 millones de años

Un equipo, dirigido por investigadores del Instituto de Ciencias del Cosmos de la Universidad de Barcelona (ICCUB) y la Universidad de Groningen en los Países Bajos, ha encontrado subestructuras de la Vía Láctea que antes eran desconocidas. Los hallazgos fueron publicados en la revista Nature.

“Hemos observado formas con diferentes morfologías. La existencia de estas subestructuras se han observado por primera vez gracias a la precisión sin precedentes de los datos aportados por el satélite Gaia, de la Agencia Espacial Europea (ESA) “, explica Teresa Antoja, autora principal e investigadora de ICCUB.

“Hicimos una gráfica de la coordenada z (la altura de las estrellas por encima o por debajo del disco de la galaxia) frente a la velocidad Vz (velocidad con que se mueven las estrellas en la dirección vertical en el disco) y, sorprendentemente, lo que apareció fue una espiral perfecta, similar a la concha de un caracol”, agrega Antoja.

https://twitter.com/i/status/1042713121251569664

“Estas subestructuras nos permiten concluir que el disco de la Vía Láctea sufrió una importante perturbación gravitacional aproximadamente entre hace unos 300 y 900 millones de años”.

Este es uno de los primeros hallazgos de la “arqueología galáctica”.

“Tan perfecta nos parecía la forma que veíamos en los gráficos de la computadora, que pensamos que nos podríamos haber equivocado en algo, o que hubiera algún problema en los datos. Pero después de múltiples verificaciones y sabiendo que los datos de Gaia han pasado por un exhaustivo control de calidad, llegamos a la conclusión de que esa espiral era algo real”.

Más de 100 ingenieros y científicos europeos trabajaron durante meses en las tareas de verificación y validación de los datos de Gaia.

Vía Láctea 2
Galaxia fósil en la Vía Láctea.
Foto: Teresa Antoja

¿Qué causó esta perturbación?

Para responder a esta pregunta, los investigadores compararon la estructura y el nivel de torsión de la espiral con modelos de la dinámica de la galaxia. Ellos desarrollaron la hipótesis de que la perturbación fue causada por la galaxia enana Sagitario que pasaba cerca del disco de la Vía Láctea.

Similar a una piedra que cae en un estanque y crea ondas que se extienden en la superficie, las estrellas en el disco galáctico se reordenaron de cierta manera después de la atracción gravitacional con Sagitario. Después de un tiempo, las estrellas mantuvieron los efectos de la perturbación que los sacudió en sus movimientos, y es por esta razón que ahora se puede ver una espiral en los gráficos.

“El estudio revela, definitivamente, que el disco de nuestra galaxia es dinámicamente joven, sensible a las perturbaciones y cambia con el tiempo”, comenta Antoja.

Estos datos podrían permitir a los investigadores conocer los orígenes y la evolución de la Vía Láctea.

Fuente: www.ngenespanol.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.