Mañana llega el gran día. Se lanzará la Parker Solar Probe, la misión solar que más se acercará al Sol

El sol saldrá mañana, pero poco después de que lo haga, una nave espacial despegará de Florida a bordo de un enorme cohete, en su camino para aprender los secretos de nuestra estrella.

Esa misión, llamada Parker Solar Probe, está programada para lanzarse mañana (11 de agosto) a las 3:33 a.m. EDT (0733 GMT) del Centro Espacial Kennedy de la NASA (KSC) en Florida, y se podrá ver el lanzamiento 07:00 GMT desde esta misma página (parte inferior)

Durante su misión de siete años y con un costo total de unos 1.5 billones de dolares, Parker Solar Probe estudiará la increíblemente caliente atmósfera exterior del sol, llamada corona, así como las partículas cargadas que fluyen desde la estrella hacia el sistema solar.

La Parker Solar Probe, en su máxima aproximación, la nave espacial volará a menos de 6 millones de kilómetros por encima de la superficie del sol, directamente a través de su atmósfera ardiente. En realidad la sonda no es gran cosa: mide 3 metros de altura y más de 1 m de ancho. La mayoría de sus instrumentos se esconden detrás de un escudo de calor gigante que tiene casi 2.3 m de ancho y 11.43 centímetros de espesor.

Ese escudo térmico es lo que más a costado preparar de una misión de siete años al sol. El escudo mantendrá los instrumentos sensibles a la temperatura adecuada a bordo de la nave espacial a una temperatura confortable de 85 grados Fahrenheit (30 grados Celsius).

Los instrumentos de estudio abordan cuatro objetivos diferentes sobre el sol. Primero, hay una cámara de alta tecnología llamada Wide-Field Imager para Parker Solar Probe, que capturará fotografías de lo que la nave espacial observé durante su viaje. Eso permitirá que los científicos coincidan con los datos que otros instrumentos recopilan con una imagen visual de fenómenos solares como erupciones.

Otro instrumento, llamado FIELDS, medirá y mapeará los campos eléctricos y magnéticos dentro de la atmósfera solar, ayudando a los científicos a entender cómo interactúan esas fuerzas con las partículas altamente cargadas llamadas plasma que forman el sol y salen al espacio en lo que se conoce como viento solar.

Y dos juegos de instrumentos estudiarán esas partículas de viento solar. Un conjunto, llamado Solar Wind Electrons Alphas and Protons, recogerá partículas para medir características como su velocidad y temperatura. Un segundo conjunto, llamado Integrated Science Investigation of the Sun, descubrirá cómo esas partículas se movieron tan rápido, en primer lugar, a más de 500 km por segundo.

Ese viento solar es uno de los objetivos científicos clave de la Parker Solar Probe, ya que es una fuerza crítica que forma nuestro sistema solar completo, y en todas partes donde es probable que los humanos visiten en el futuro cercano. (El límite oficial del sistema solar está de hecho definido por lo lejos que viaja el viento solar).

Pero para llegar allí, la nave necesita un poderoso impulso dentro del sistema solar, que será proporcionada por un cohete Delta IV de la agencia United Launch Alliance (ULA) en dos etapas y una tercera etapa fabricada por Northrop Grumman.

Suponiendo que todo vaya bien, así es como se desarrollarán los eventos a primera hora de la mañana del sábado… A las 0725 GMT, Omar Baez, director de lanzamiento de KSC, realizará la última comprobación para asegurarse de que todos los sistemas estén listos para su lanzamiento.

Cohete ULA DELTA IV en pleno lanzamiento de otra misión espacial.

Casi 4 minutos después del lanzamiento, los cohetes impulsores se separarán del cohete principal, y la primera etapa se separará un poco menos de 6 minutos después del lanzamiento. El carenado que actualmente rodea a Parker Solar Probe se separará poco después, dejando la nave espacial lista para su viaje continuo.

Luego, 37 minutos después del despegue, la segunda etapa se separará, y una breve quemadura (impulso) de la tercera etapa seguirá. La sonda en sí se separará del cohete 43 minutos y 18 segundos después del lanzamiento, listo para viajar al sol.

La nave espacial pasará por Venus para ajustar su ruta orbital a fines de septiembre, lo que la pondrá en camino para su primera órbita cercana al sol a principios de noviembre. Parker Solar Probe está programado para completar 24 órbitas en forma de pétalo de aquí a mediados de 2025, cuando su misión principal finalizará. Si la nave aún tiene combustible, sus creadores esperan seguir recopilando datos hasta que se agote ese combustible.

Orbitas previstas durante la misión principal

La ventana de lanzamiento del 11 de agosto permanecerá abierta durante unos 65 minutos. Si por lo que fuera la misión no pudiera iniciarse en esa ventana de tiempo, se abrirá una ventana similar el domingo (12 de agosto) a las 3:29 a.m. EDT (0729 GMT). Las ventanas diarias continuarán hasta el 23 de agosto. Ayer (9 de agosto), funcionarios de la NASA dijeron en una conferencia de prensa que el pronóstico del clima sugería un 30 por ciento de probabilidades de que el clima interfiera con el lanzamiento del 11 de agosto.

 

LANZAMIENTO EN DIRECTO:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.