¿El futuro del espacio es ser un vertedero espacial? La NASA se plantea como reciclar en el espacio

La vida a bordo de la Estación Espacial Internacional (la famosa ISS) se caracteriza por un trabajo cuidadoso y medidas de eficiencia. Los astronautas no solo confían en un promedio de 12 toneladas métricas de suministros al año, que se envían a la estación desde la Tierra, sino que también producen unas pocas toneladas métricas de basura. Esta basura debe almacenarse cuidadosamente para que no se acumule y luego la tienen que devolver a la superficie en vehículos de suministros comerciales.

Este sistema funciona bien para una estación en órbita. Pero, ¿qué pasa con las naves espaciales que llevarían a cabo misiones de larga duración? Estas naves no tendrán el lujo de reunirse con una cadencia regular de transportes comerciales que dejarán nuevos suministros y transportarán su basura. Para abordar esto, la NASA está investigando posibles soluciones sobre cómo manejar la basura espacial para misiones en el espacio profundo.

Para este propósito, la NASA está recurriendo a sus socios en el sector comercial para desarrollar conceptos para “Sistemas de Procesamiento y Compactación de Basura” (TCPS). En un comunicado emitido a través de las “Next Space Technologies for Exploration Partnerships” (NextSTEP), la NASA solicito la creación de prototipos y eventualmente demostraciones de vuelo que volarían a la ISS.

Los detalles de la propuesta se describen en el Apéndice F del comunicado, titulado “Reducción de la logística en el espacio mediante el sistema de procesamiento y compactación de basura”. Como se dice en esta sección:

“El objetivo final de la NASA es desarrollar capacidades para permitir misiones que no dependan del reabastecimiento de la Tierra, haciéndolas más sostenibles y asequibles. La NASA está implementando esto mediante el empleo de un enfoque impulsado por las capacidades de su estrategia de vuelo espacial humano. El enfoque se basa en el desarrollo de un conjunto de capacidades en evolución que proporcionan funciones específicas para resolver desafíos de exploración. Estas inversiones en capacidades iniciales pueden aprovecharse continuamente y reutilizarse, lo que permite operaciones más complejas en el tiempo y la exploración de destinos del sistema solar más distantes “.

Cuando se trata de eso, almacenar basura dentro de una nave espacial es un desafío serio. No solo consume más la nave debido al aumento de peso, sino que también puede crear riesgos físicos y biológicos para la tripulación. Almacenar basura también significa que los recursos sobrantes no pueden reutilizarse o reciclarse. En total, la solicitud de la NASA busca soluciones que compacten la basura, eliminen los riesgos biológicos y físicos y recuperen recursos para usarse en el futuro.

Para este fin, están buscando ideas y tecnologías para un TCPS que pueda operar en futuras generaciones de naves espaciales. Como parte de la “Reducción de Logística” (LR) de “Habitat’s Systems” (AES). TCPS es parte del objetivo más amplio de la NASA de identificar y desarrollar tecnologías que reduzcan la masa logística, el volumen y la cantidad de tiempo que la tripulación dedica a la gestión logística.

Los objetivos del TCPS, tal como se establece en el Apéndice, son cuatro:

1: Compactación de basura a una forma adecuada para almacenamiento eficiente de larga duración.

2: Procesamiento seguro de basura para eliminar y/o reducir el riesgo de actividad biológica.

3: Estabilizar la basura física, geométrica y biológicamente.

4: Gestionar efluentes gaseosos, acuosos y particulados.

El TCPS será el primer paso hacia el desarrollo y las pruebas de una unidad totalmente integrada para futuras Misiones de Exploración y futuros vehículos espaciales .

El desarrollo ocurrirá en dos fases. En la Fase A, las empresas seleccionadas crearán un sistema TCPS, realizarán revisiones de diseño con la NASA y las validarán a través de prototipos de demostraciones en tierra. En la Fase B, se preparará un sistema para el transporte a la ISS, de modo que se lleve a cabo una demostración a bordo de la estación ya en el 2022.

Las varias compañías que presentan propuestas no trabajarán en la oscuridad, ya que la NASA ha estado desarrollando sistemas de gestión de desechos desde la década de 1980. Estos incluyen desarrollos recientes como el experimento “Compactador de fusión de calor” (HMC), un dispositivo que recuperará el agua residual de la basura de los astronautas y la basura compacta para proporcionar una reducción de volumen (o quizás un escudo de radiación ionizante).

Otros ejemplos incluyen las tecnologías “basura a gas”, que actualmente se están siguiendo en el marco del “Proyecto de Reducción y Reutilización de la Logística (LRR). Al usar la HMC, este proceso implica la creación de gas metano a partir de la basura para fabricar combustible propulsor para el cohete. En conjunto, estas tecnologías no solo permitirían a los astronautas en vuelos espaciales de larga duración conservar espacio, sino que también extraerían recursos útiles de su basura.

La NASA planea organizar para el próximo 24 de julio un evento para que los posibles socios de la industria sepan exactamente lo que están buscando, describan las instalaciones disponibles de la NASA y respondan las preguntas de los posibles investigadores. Las propuestas oficiales de los socios aspirantes se recibirán a más tardar el 22 de agosto de 2018.

Aún que este proyecto suene muy futurista, lo tenemos más cerca de lo que nos podíamos imaginar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.