Táuridas y Leónidas de 2017

La noche del domingo 12 de noviembre podría ser el mejor momento para presenciar esta lluvia de meteoros en el cielo nocturno.

Meteoro brillante de las Táuridas de 2013. El foco de brillo más intenso corresponde a la Luna. Imagen crédito de Nasa.

Si el cielo está despejado en tu zona, seguro que puedes cazar algún meteoro de la lluvia de las Táuridas esta noche. Los meteoros procedentes de este flujo en particular, comenzaron a hacerse visibles desde Tierra a mediados del pasado mes de Octubre y entre el 5 y el 12 de Noviembre es el momento en el que estos lentos y majestuosos meteoros alcanzan su máximo.

Desafortunadamente, este lapso de tiempo en el transcurso del presente año 2017, ha estado marcado por la presencia de una bien brillante luna, que alcanzó su fase de llena el pasado 4 de Noviembre. Pero desde esa fecha, ha ido saliendo cada vez un poco más tarde cada noche y un poco menos brillante, ya que avanzaba en su fase menguante. El paso 10 de Noviembre alcanzó el momento de su cuarto menguante para la presente lunación y seguirá menguando en brillo y saliendo cada vez más de madrugada hasta completar su ciclo en su fase de nueva, el próximo 18 de Noviembre de 2017.

Así pues, con cada noche que pasa, la luna ha ido saliendo como una hora más tarde y la ventana de horas oscuras (previas a la “medianoche” lunar) ha ido aumentando. La noche de hoy domingo es probablemente la mejor para poder ver esta lluvia de meteoros, ya que tendremos a nuestra disposición cerca de 7 horas de oscuridad antes de que salga la Luna.

Imagen de Jeff Berkes el día 5 de Noviembre de 2016, desde Maryland.

La tasa esperada es de 15 meteoros por hora. Hay bastantes de ellos con tonos naranja amarillentos y con velocidades aparentemente lentas. Su nombre, como siempre se saca del radiante del que parecen venir del cielo, con la constelación de Tauro al fondo, el Toro, que está descansando bajo en el horizonte  hacia el Este un par de horas tras la puesta de Sol y sube casi al zenit a eso de las 01:30 a.m., que coincide con la hora a la que la luna empieza a salir la noche del domingo al lunes 12 a 13 de Noviembre de 2017.

Los meteoros, popularmente llamados “estrellas fugaces” se generan por la entrada de los restos de escombros que se incineran en la atmósfera terrestre. En concreto para las Táuridas, son restos de escombros que dejó a su paso el cometa Encke; dichos escombros son bastante grandes en comparación con los que han dejado otros cometas a su paso, lo que es el motivo de que en esta lluvia se puedan apreciar más de los conocidos como “bólidos” que en otras. El cometa Encke tiene el periodo orbital más corto de los conocidos entre los cometas, de solo 3,3 años terrestres para completar una vuelta en torno al Sol.

Los mencionados meteoros aparentemente provienen de una región justo al sur de las Pléyades. Por tanto si alguna de las noches de la semana entrante, podéis ver un meteoro ligeramente anaranjado y un tanto ralentizado que pareciera proceder de ese cúmulo estelar, podéis estar seguros que se trata de una Táurida.

Imagen del cometa Encke.

Y además, en el mes de Noviembre se da otro significativo evento de lluvia de meteoros: se trata de la Leónidas, que tendrán su pico de máxima actividad en la madrugada del viernes 17 de noviembre de 2017. La Luna estará justo a una jornada de su fase de nueva, por lo que en este año se dan en el  momento más propicio y será posible observar incluso las trazas más débiles desde el cuadrante regido por la constelación de Leo. Dicha constelación sale hacia el Noreste y hacia la medianoche y alcanzará su máxima altura hacia el sur – sureste hacia el amanecer.

Por el contrario a las Táuridas, las Leónidas vienen a durar un plazo de una semana, aproximadamente. Su tasa máxima ronda los 10 meteoros por hora, aunque esta cifra varía de año en año. Algunas lluvias de meteoros desde este cuadrante pueden llegar a ser de cierta intensidad en determinados años, cuando su cometa progenitor, 55P/Tempel-Tuttle, cruza el sistema solar interior. La próxima visita de dicho cometa a nuestras vecindades dentro del sistema solar no se dará hasta el próximo 2031, por lo que muchos astrónomos y expertos en meteoros piensan que será posible otro máximo de Leónidas en torno a 2034. Pero eso será dentro de 17 años a partir de la fecha actual, así que habrá que programar alguna alarma que nos lo recuerde…

Para más información ver artículos anteriores de nuestro blog:

http://blog.meteorologiaespacial.es/2017/10/22/claves-observar-la-lluvia-meteoros-tauridas/

 

Fuentes: space.com, imágenes de internet, stellarium, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.