Hubble también captura asteroides

Millones de asteroides pueblan nuestro sistema solar, y algunos de los objetivos de observación de Hubble caen a lo largo de una línea de visión que se superpone con el lugar donde se encuentran estos asteroides. Siempre que estemos observando un objetivo cercano al plano de la eclíptica del Sistema Solar, estamos destinados a ser “contaminados” por estos intrusos, y Hubble no es una excepción.

Dado que tanto el Telescopio Espacial Hubble en órbita de la Tierra como los propios asteroides están en movimiento, es inevitable que cuando pasa un asteroide, no deje un punto de luz, sino una traza en la imagen final.

Imagen del espectacular cúmulo de galaxias Abell 370, junto a las trazas causado cuando los asteroides de nuestro sistema solar se cuelan en el campo de visión de Hubble. NASA, ESA, B. Sunnquist y J. Mack (STScI); J. Lotz (STScI) y equipo HFF.

 

Debemos tener en cuenta, al ver estas trazas de luz, el método utilizado detrás de la producción de estas imágenes. El Hubble no apunta simplemente a un objetivo distante, dejando el obturador abierto durante toda su observación y luego viendo su captura. Hubble necesita una gran cantidad de imágenes de exposición relativamente corta, que duran unos minutos como máximo. Luego combina estas imágenes, cientos de ellas, en algunos casos, juntas, para producir un único producto terminado. Sin embargo, si un objeto atraviesa su campo de visión, “contaminará” su imagen final.

 

Por ejemplo, en esta imagen ampliada observamos cuatro trazas sucesivas de una forma similar. Pues las cuatro corresponden a un solo asteroide. Cada línea proviene de una exposición única. El espacio entre las trazas es indicativo del movimiento del asteroide en relación con la vista de fondo de las galaxias, y la traza en sí misma se debe al movimiento del Telescopio Espacial Hubble a medida que avanza en su órbita alrededor de la Tierra.

 

Si bien en esta imagen se observan muchas trazas, se pueden distinguir cuáles provienen de las lentes gravitacionales de galaxias distantes y cuáles provienen de asteroides.

En la imagen del cúmulo de galaxias  Abell 370, hay también unas trazas naturales producidas de forma circular, estas son causadas por increíble gravedad de este cúmulo masivo que crea lo que se denomina lente gravitacional que distorsiona la luz de las galaxias de fondo detrás de él. Sin embargo, estas galaxias distorsionadas se distinguen fácilmente de los asteroides intrincados, ya que todas están enfocadas en el mismo centro: el centro de masa del cúmulo. En la imagen de arriba, sin embargo, puedes ver los efectos de tres asteroides separados, según la imagen del Hubble.

Hay un total de 20 objetos vistos en estos campos, que corresponden a 7 asteroides únicos, la mayoría de los cuales se toman de varias imágenes. Solo dos de ellos fueron conocidos previamente; el resto fue descubierto fortuitamente por Hubble. Aproximadamente de 10 a 20 horas de tiempo de observación conducen al descubrimiento de un nuevo asteroide, que nos dice algo interesante sobre la densidad de los asteroides al nivel al que las capacidades de imagen de Hubble son sensibles.

Finalmente, los astrónomos nos muestran la imagen del cúmulo “limpia” de estos asteroides intrusos.

Esto no se ha de interpretar como una molestia o inconveniente para los astrónomos, al contrario. Son solo una leve fuente de molestia cuando se trata de preocupaciones extragalácticas, en cambio, las imágenes sin “limpiar” son de gran importancia para el estudio el Sistema Solar.

Más en relación a Hubble: http://blog.meteorologiaespacial.es/?s=Hubble

 

Fuente, Forbes: Hubble Catches Asteroids Photobombing Ultra-Distant Galaxies

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.