Claves para observar la lluvia de meteoros Táuridas.

La lluvia de las Táuridas (tanto del cuadrante Norte como del Sur) tiene lugar a fines de Octubre y durante Noviembre. Es una lluvia relativamente poco intensa, pero suele producir un elevado porcentaje de bólidos (o meteoros muy brillantes).

Imagen de las Táuridas sobre el lago Yamdrok (en el Tibet) en 2015.

Como ya informamos, el pico de actividad de la lluvia de las Oriónidas, tuvo lugar la noche del 21 al 22 de Octubre de 2017. Para la lluvia de las Táuridas la luna estará en el momento justo posterior a su fase nueva, por lo que la luminosidad nocturna, será óptima.

Igual que para las Oriónidas, el mejor momento para ver esta lluvia de meteoros, es tras la medianoche, o el momento en que la constelación de Tauro –el radiante de esta lluvia- se alza al punto más alto que alcanzará en el cielo nocturno. Pero ¿cómo localizar esta lluvia de meteoros? Pues podemos trazar la senda que con mayor probabilidad seguirán los meteoros desde su origen en nuestra bóveda celeste. De hecho, los radiantes de las Táuridas y las Oriónidas están muy próximos en el cielo nocturno. Tanto que podríamos llegar a confundirlas. En cualquier caso, si es especialmente brillante e intensa, seguramente será una Táurida.

Los meteoros de las Táuridas están compuestos realmente por dos flujos, el norte y el sur, y ambos aparentemente proceden de la constelación de Tauro. También ambos son conocidos por su alta tasa de producción de bólidos o meteoros excepcionalmente brillantes.

Hace dos años, a fines de Octubre y principio de Noviembre, se pudieron presenciar una buena cantidad de meteoros de larga duración. Así lo atestiguan infinidad de imágenes.

Los expertos indicaron que la alta tasa de bólidos de las Táuridas de 2015 podría deberse a un ciclo de siete años, ya que el último registro con semejante cantidad fue en 2008. Quizás, de ser así, el próximo “máximo” sea para 2022.

Pero para el presente año es probable que si queremos presenciar varios bólidos, debamos mantenernos observando el cielo durante unas horas.

El radiante de las Táuridas parece localizarse en la constelación de Tauro, que se puede apreciar en la imagen de arriba como una gran V tumbada hacia la izquierda sobre el meteoro visible. Dicha forma de V representa los cuernos del toro.

El flujo de meteoros de las Táuridas consiste en un rastro de polvo y restos dejados por el paso del cometa 2P Encke. Cuando la Tierra atraviesa este “cinturón” de restos del cometa, algunos pedazos más o menos minúsculos penetran en las capas más altas de la atmósfera terrestre donde se vaporizan y nos permiten así disfrutar del espectáculo de los lentos meteoros (hacia 28 Km/s) que componen la lluvia de las Táuridas.

El flujo de meteoros original sufrió la perturbación de Júpiter y le dio esa configuración en dos ramas: la norte y la sur. La rama Sur, la más prominente de las dos, está activa realmente desde el 25 de Septiembre al 25 de Noviembre, mientras que la rama Norte se solapa entre el 20 de Octubre hasta el 10 de Diciembre.

En la imagen superior se representa el cometa Encke durante tres años (de los 3,3 que dura su órbita alrededor del Sol). Las líneas que conforman la malla tienen una extensión de 1 Unidad Astronómica (la distancia media  Tierra – Sol). (Imagen de Guy Ottewell).

Se trata de dos lluvias originadas por los restos del cometa 2P/Encke. El componente Sur es más activo, teniendo su máximo el 10 de Octubre. Los máximos de ambas lluvias (STA el 10 de octubre) se verán afectados por la Luna llena de ese mes. Sin embargo, como la actividad comienza a mediados de septiembre y termina sobre el 20 de noviembre, hay un rango importante de noches en las que se puede observar.

La siguiente es una  imagen del cometa Encke, promotor de la lluvia de meteoros de las Táuridas.

 

Fuentes: ESA, imágenes de internet, MPC, Somyce, Messenger, etc.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.