Asteroide sobrevolará la Tierra el 12 de octubre de 2017.

Cuando salió el sol sobre Chelyavinsk (Rusia) el pasado 15 de febrero de 2013, lo hizo como un día cualquiera. Pero de pronto, un pedazo de roca procedente del espacio, explotó en la atmósfera. Sin previo aviso, el cielo de aquella mañana se iluminó con un “segundo sol” en el momento en que la onda expansiva causada por la explosión del asteroide en la atmósfera hacía añicos los cristales de las ventanas de miles de edificios en la ciudad que estaba amaneciendo en aquellos instantes.

El brillo de la imagen, no es el sol, es la bola de fuego por la explosión de un asteroide sobre Chelyabinsk el 15 de febrero de 2013.

El bólido surgió como de la nada, literalmente de la misma dirección del sol desde no podía ser observado por ningún telescopio, así que cogió a todo el mundo por sorpresa. Años después, los cazadores de meteoritos siguen encontrando pedazos del conocido como “asteroide de Chelyabinsk” que, partiendo de sus 17 metros de talla original, se despedazó desintegrándose en la atmósfera en su mayoría.

Un asteroide muy similar se acercará a la Tierra mañana, pero la diferencia es que en esta ocasión, se ha podido localizar con antelación. 2012 TC-4 tiene una talla estimada de entre 10 y 30 metros de diámetro y el día 12 de Octubre pasará a unos 43.500 Km sobre la superficie de la Tierra (lo que supone la octava parte de la distancia a la luna). Este paso es tan próximo a la superficie de nuestro planeta, que la gravedad terrestre podría alterar significativamente la trayectoria del asteroide antes de que pase de largo del sistema Tierra-Luna.

Imagen de una representación artística de la aproximación de 2012 TC4 a la Tierra.

Conocemos la órbita de 2012 TC4 como para poder estar firmemente seguros de que no impactará con la Tierra, según datos del Centro para Estudio de los Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS) y el JPL, pero aún no se ha podido determinar su camino exacto con absoluta precisión.

Para tener un detalle más exhaustivo de la órbita de dicho asteroide y así poder concretar sus futuras aproximaciones a la Tierra, una red internacional de telescopios lo monitonizará desde su paso de mañana. Asimismo, los científicos esperan poder obtener datos suficientes que les permitan abordar detalles sobre las propiedades físicas de este objeto. Finalmente., las agencias espaciales tendrán la ocasión perfecta para testear determinados aspectos de sus sistemas de detección, categorización y seguimiento desde nuestro planeta.

Este asteroide es demasiado pequeño como para poder ser visto a simple vista. En cualquier caso, los astrónomos aficionados que dispongan de telescopios de a partir de 8 pulgadas y la pericia necesaria, lo podrán observar. En el momento de su máximo brillo, 2012 TC4 tendrá una intensidad semejante a la de una estrella de magnitud 13 cuando cruce las constelaciones de Capricornio y Sagitario.

Más abajo, podemos ver una imagen del Asteroide 2012 TC4 captado en su aproximación a Tierra el 10 de Octubre de 2017.

Créditos de la imagen: Mike Olason (Denver).

En la siguiente imagen, podemos apreciar las órbitas de los objetos detectados en el entorno del sistema solar interior y que intersectan en algún punto la órbita de la Tierra. Los colores de las órbitas son códigos de color, indicando las velocidades más bajas en color rojo y las más altas en azul.

Fuentes: ESA, NASA, MPC, CNEOS, Spaceweather. Imágenes de internet.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.