Descubierto un enorme monstruo en nuestra galaxia, un gran agujero negro supermasivo

En el centro de la Vía Láctea reside un agujero negro supermasivo (SMBH) conocido como Sagitario A. Este enorme agujero negro mide unos 44 millones de km de diámetro y tiene una masa de más de 4 millones de soles. Durante décadas, los astrónomos han comprendido que la mayoría de las galaxias más grandes tienen un SMBH en su núcleo, y que van desde cientos de miles hasta miles de millones de masas solares.

Sin embargo, una nueva investigación realizada por un equipo de investigadores de la Universidad de Keio, Japón, ha hecho un hallazgo sorprendente. Según su estudio, el equipo encontró evidencias de un agujero negro del tamaño mediano en un grupo de gas cerca del centro de la galaxia de la Vía Láctea. Este hallazgo inesperado podría ofrecer pistas sobre cómo se forman los SMBHs, que es algo que para los astrónomos ha sido desconcertante durante un tiempo.

El estudio, titulado “Emisión de onda milimétrica de un candidato de agujero negro de masa intermedia en la Vía Láctea”, apareció recientemente en la revista Nature Astronomy. Dirigido por Tomoharu Oka, un investigador del Departamento de la Universidad de Keio, el equipo estudió CO-0.40-0.22, una nube de gas compacta de alta velocidad cerca del centro de nuestra galaxia.

Esta nube de polvo compacta, que ha sido una fuente de fascinación para los astrónomos durante años, mide más de 1000 AU de diámetro y se encuentra a unos 200 años luz del centro de nuestra galaxia. La razón de este interés tiene que ver con el hecho de que los gases en esta nube -que incluyen cianuro de hidrógeno y monóxido de carbono- se mueven a velocidades muy diferentes, lo que es algo inusual para una nube de gases interestelares.

Con la esperanza de comprender mejor este extraño comportamiento, el equipo observó originalmente CO-0,40-0,22 usando el radiotelescopio de 45 metros en el Nobeyama Radio Observatory de Japón. Esto comenzó en enero de 2016, cuando el equipo notó que la nube tenía una forma elíptica que consistía en dos componentes. Estos incluyen un componente compacto pero de baja densidad con velocidades variables, y un componente denso (10 años luz de largo) con poca variación.

Después de realizar sus observaciones iniciales, el equipo siguió las observaciones del Atacama Large Millimeter Array (ALMA) en Chile. Esto confirmó la estructura de la nube y las variaciones de velocidad que parecían concordar con la densidad. Además, observaron la presencia de ondas de radio (similares a las generadas por Sagitario A) junto a la región densa.

El equipo también corrió una serie de modelos de computadora para explicar estos extraños comportamientos, lo que indicaba que la causa más probable era un agujero negro. Dada su masa -100.000 masas solares, o aproximadamente 500 veces menor que la de Sagitario A- esto significa que el agujero negro es de tamaño intermedio. Si se confirma, este descubrimiento constituirá el segundo agujero negro más grande que se ha descubierto dentro de la Vía Láctea.

Los cambios en la imagen muestran el área alrededor de Sgr A*, donde los rayos X bajos, medios, y de alta energía son rojo, verde, y azul, respectivamente. La caja de inserción muestra las llamaradas de rayos X de la región cercana a Sgr A*.
NASA: NASA / SAO / CXC

Esto representa algo importante para los astrónomos, ya que la gran mayoría de los agujeros negros descubiertos hasta la fecha han sido pequeños o masivos. Los estudios que han buscado ubicar Agujeros Negros Intermedios (IMBHs), por otro lado, han encontrado muy poca evidencia de ellos. Además, estos hallazgos podrían explicar la forma en que los SMBH se forman en el centro de las galaxias más grandes.

En el pasado, los astrónomos han conjeturado que las SMBHs están formados por la fusión de agujeros negros más pequeños, lo que implicaba la existencia de agujeros negros intermedios. Como tal, el descubrimiento de una IMBH constituiría la primera pieza de evidencia para esta hipótesis.

Se necesitarán estudios adicionales para confirmar la presencia de un IMBH en el centro de CO-0.40-0.22. Suponiendo que tengan éxito, podemos esperar que los astrofísicos lo vigilarán durante algún tiempo para determinar cómo se formó y cuál será su destino final. Por ejemplo, es posible que se vaya lentamente hacia Sagitario A y finalmente se fusionará con él, creando así un SMBH aún más masivo en el centro de nuestra galaxia.

Suponiendo que los seres humanos estemos presentes en el momento que se produzca la fusión seguro que su detección no pasará desapercibido. ¡Las ondas gravitatorias solamente son seguras para ser impresionantes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.