El gran evento de la región activa 12665

A primeras horas del 18 de Julio de 2017, la antigua región activa 12665 (nuevamente numerada AR 12670) rotó el limbo Oeste solar adentrándose en el disco solar posterior. Ya en su tránsito geoefectivo, había producido una fulguración de cierta consideración el día 14 de julio asociando una CME parcialmente geoefectiva y continuó su alta tasa de actividad. No obstante, la guinda del pastel fue la erupción del pasado 23 de julio, (vídeo e info del evento del 23 de julio) cuando esta región activa estaba posicionada en la cara opuesta del disco solar.

En el día 23 de julio de 2017, la región activa 12665 estaba situada aproximadamente a 61 grados tras el limbo oeste solar, visto desde Tierra, por lo que no alcanzó los sensores de rayos X de los satélites GOES. En la composición representada en las imágenes inferiores, vemos a la izquierda las posiciones de la Tierra (verde), STEREO-Ahead (rojo) y Marte (gris) respecto al Sol (amarillo) como lo veríamos desde arriba (vista cenital). En el dibujo de la derecha e igualmente representando una vista cenital, los arcos de colores representan las porciones del disco solar que se pueden ver desde estos tres puntos respectivamente (cada uno con el color indicado). Los puntos azules, indican la posición de la región activa 12665 en cada fecha señalada por su especial actividad eruptiva (14, 17, 20 y 23 de julio). En el momento de completa invisibilidad desde Tierra, el evento del 23 de julio se desarrolló hacia el limbo este, visto desde STEREO-A, y asimismo en el hemisferio este visto desde Marte. Se muestra claramente en las imágenes en movimiento, por la dirección de desplazamiento del material eyectado.

 

Comparando eventos:

El 23 de julio del año 2012, la región activa 11520 fue origen de un evento solar extremo. De hecho, aquella región es una de las mayores regiones de manchas solares de todo el ciclo solar 24. Como se puede ver en la comparativa de la tabla de la imagen de abajo, alcanzó un tamaño cuya área fue el doble que la de la región activa 12665, lo que equivale a decir 8 veces la superficie de nuestro planeta…

Cabe destacar que en el momento de aquella erupción de 2012, la región activa 11520 no estaba tan alejada del limbo Oeste como la 12665 hace unos días (43 grados frente a los 61). En todo caso, para STEREO-A, que ha estado vigilando la cara opuesta a Tierra del Sol los últimos años, ha supuesto otra gran captura. Ciertamente, la erupción de 2012 estuvo localizada en las proximidades del meridiano central (a doce grados al Oeste del mismo), mientras que durante el evento de 2017, la región activa causante casi había alcanzado el limbo este (a 78 grados este).

 

Debido a sus posiciones en la cara opuesta del Sol, ninguna de estas fulguraciones pudo ser registrada por los satélites GOES. En todo caso, el uso de las cámaras en el ultravioleta extremo (EUV) de STEREO-A así como de datos relacionados con los instrumentos IMPACT y MAG , han permitido poder deducir el rango más probable del pico de fulguración en rayos X.

Para el evento de 2012, dicho pico probablemente la situaría entre M8.2 y X 2.5. La fulguración de 2017 parece haber sido un poco menos intensa, situándose lo más probablemente entre M3.0 y X 1.2. Por tanto, no puede ser excluido un evento clase X, aunque de menor entidad. Otro buen testigo de la potencia de esa erupción fue el importante oscurecimiento coronal, la evidente onda coronal y las series de brillantes e intensísimos bucles coronales post-fulguración o arcadas, apreciables en las imágenes.

 

Desde STEREO-Ahead también se pudo apreciar un fuerte incremento en el número de protones con energías superiores a 10 MeV, a pesar de encontrarse al lado contrario de la erupción respecto del Sol y por tanto, sin estar en la mejor posición para favorecer la conexión con la región fuente de los mismos. Esto contrasta con el evento de 2012 en el sentido de que en aquella ocasión las condiciones sí que eran las ideales para la detección del potente evento de protones. Se ha calculado que GOES podría haber detectado una tormenta severa de partículas energéticas solares (SEP´s) de en torno a los 65.000 pfu en 2012. Si nos fijamos en el detalle de la gráfica de debajo de nivel de partículas (curva roja) conforme a datos de STEREO-A, parece claro que el evento SEP de 2017 no ha sido tan intenso, y el valor estimado probable podría ser notablemente inferior a los 10.000 pfu. Este evento de protones de 2017, mucho más débil que el de 2012 ha sido confirmado por el hecho de que las cámaras en el EUV de STEREO-A solo lo han podido captar “de refilón” (se pueden ver las imágenes comparadas de abajo, en los momentos del pico de actividad). Igualmente, el flujo de protones detectado en Tierra sólo alcanzó los 2 pfu, mientras que en 2012 alcanzó los 12 pfu, lo que supuso un evento de protones en toda regla (por encima del 10 pfu), a pesar de que la región fuente estaba tan alejada tras el limbo Oeste solar, en la cara opuesta del sol.

 

La eyección coronal de masa (CME) asociada a esta fulguración fue una tipo halo IV (ancho angular superior a los 270º) como se puede confirmar con las imágenes de STEREO-A, Marte y la Tierra. Obviamente la trayectoria de la CME fue muy alejada de la Tierra. Se calculó una velocidad para dicha CME en torno a los 1.600 Km/s y alcanzó a STEREO-Ahead 37 horas después de su eyección.

A pesar de todo, estos datos no son tan impactantes si lo ponemos al lado de los estimados para la CME de 2012, ya que para aquella CME se calculó una velocidad en toro a los 2.500 Km/s, lo que haría de esa fulguración entrar en la escala SCORE en calidad de “Evento raro, muy poco frecuente”. La nube de plasma alcanzó STEREO-A solo 19 horas después, lo que le conferiría la etiqueta de Evento de Tránsito Rápido (FTE, por sus siglas en inglés: Fast Transit Event), verdaderamente comparable al evento de Carrington de 1859. La intensidad del campo magnético (Bt) de la CME alcanzó los 110 nT en el caso de la de 2012 y al menos los 65 nT en 2017, pero un vacío en los datos no permite afinar más las estimaciones. En Marte se vaticinó que por estar situado mejor en la trayectoria de la nube de plasma, esta podría haberlo alcanzado en torno al 26 ó 27 de Julio

Con los datos presentados, podemos confirmar que el evento de 23 de Julio ha sido uno de los más intensos registrados en todo el presente ciclo solar 24, pero al mismo tiempo, podemos asegurar que ha sido mucho más modesto que la erupción registrada en 2012 en los tres parámetros comentados: intensidad de la fulguración en pico de rayos X, flujo de protones y las velocidades e intensidades de las CME´s asociadas a ambos. No queda duda de que el complejo activo 12665 nos ha provisto de unas impresionantes imágenes con las erupciones de los días 14, 17, 20 y 23 de Julio de 2017. Igualmente a bien seguro podríamos aventurar que la actividad registrada y asociada en la región activa 12665 serán motivo de intensivas investigaciones en los años venideros.

 

Fuente: datos del SIDC, SWPC, ESA y NASA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.