Misión Bepicolombo. Con destino a Mercurio.

BepiColombo es la primera misión de Europa en Mercurio. Comenzará en 2018, según lo programado, el 05 de Octubre de 2018 será su lanzamiento desde el Puerto espacial de Kourou, en la Guayana Francesa, a bordo de un cohete Ariane 5 en un viaje hacia el planeta más pequeño, más cercano a nuestra estrella y menos explorado de nuestro Sistema Solar.

BepiColombo es una misión conjunta entre la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA), ejecutada bajo el liderazgo de la ESA. Cuando llegue a Mercurio a finales de 2025, la sonda soportará temperaturas superiores a 350°C y recopilará datos durante su misión nominal de 1 año, con una posible extensión de 1 año.

La misión comprende dos naves espaciales: el Mercury Planetary Orbiter (MPO) suministrado por la ESA y el Mercury Magnetospheric Orbiter (MMO) suministrado por JAXA.

La nave ha pasado su prueba final en la configuración de lanzamiento, la última vez que será apilada como esta antes de ser reensamblada en el lugar de lanzamiento el próximo año.

 

La sonda BepiColombo en Holanda, durante los últimos exámenes foto: AFP
La sonda BepiColombo Crédito: ESA-C. Carreau

 

Los dos orbitadores de BepiColombo, el Mercury Magnetospheric Orbiter de Japón y el Mercury Planetary Orbiter Europeo, serán transportados juntos por el Módulo de Transferencia Mercury . La nave utilizará una combinación de propulsión eléctrica y asistencias de gravedad múltiple; una a la Tierra, dos a Venus y seis Mercurio para completar el viaje de 7,2 años al misterioso planeta interior del Sistema Solar incluyendo dieciocho órbitas alrededor del sol.

 

 

La nave espacial fue sometida a una de las pruebas de vibración que imita las fuerzas y aceleraciones experimentadas durante el lanzamiento al espacio. En esta serie de pruebas tuvo que demostrar que la nave espacial estaba libre de defectos y lista para ser lanzada según lo programado.

El vídeo muestra  la configuración de lanzamiento, con el Módulo de Transferencia Mercury en la parte inferior, Mercury Magnetospheric Orbiter en el centro (con la antena vista frente a la cámara), el  Mercury Planetary Orbiter y la Estructura de Interfase en la parte superior dentro durante el crucero a Mercurio.

Durante el recorrido de prueba mostrado en este video, que se llevó a cabo en el centro de pruebas de la ESA el 26 de junio de 2017, la nave espacial fue sacudida de lado a lado durante un poco más de un minuto, durante el cual la frecuencia de vibraciones aumentó de reposo a 100 Hz. A las frecuencias más bajas, la amplitud del movimiento de la nave espacial en su base era mayor (+/- 6 mm); disminuyendo a medida que la frecuencia siguió aumentando, para mantener las aceleraciones dentro de los límites objetivo.

La respuesta dinámica de la estructura se puede ver en las frecuencias más bajas donde el ojo si puede seguir los movimientos. A frecuencias superiores a 25-30 Hz, el ojo ya no puede verlo, dando la impresión de que está en reposo:

                     

Una vez en Mercurio, los orbitadores se separarán y se moverán en sus propias órbitas para realizar mediciones complementarias del interior, la superficie, la exosfera y la magnetosfera de Mercurio. La información nos dirá más sobre el origen y evolución de los planetas cercanos a su estrella anfitriona, proporcionando una mejor comprensión de la evolución general de nuestro propio Sistema Solar.

Mercurio puede alcanzar temperaturas extremas que oscilan entre -180°C a 430ºC. Su superficie tiene altos niveles de radiación que destruirían cualquier forma de vida en la Tierra. Junto con nuestro planeta, es el único planeta rocoso que cuenta con un campo magnético, pero este  no actúa como escudo contra la radiación solar. Pese a ser el planeta más cercano a nuestra estrella, Mercurio no es el planeta más caliente del sistema solar, tal honor lo posee Venus.

Hasta el momento solo  dos misiones de la NASA: la Mariner 10, en la década de 1970, y Messenger, entre 2011 y 2015, han sido las únicas visitas de ingenios humanos a Mercurio.

La sonda finalmente ha sido nombrada en honor al profesor italiano Giuseppe ‘Beppi’ Colombo, el cual tuvo un papel esencial en los 70 en la misión Mariner 10 de la NASA.

En relación a Mercurio en nuestro Blog: http://blog.meteorologiaespacial.es/?s=Mercurio

Fuentes: ESA / ESA Missions

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.