La misteriosa señal “WOW” finalmente explicada

Un equipo de investigadores con el Centro de Ciencia Planetaria (CPS) ha resuelto finalmente el misterio de la señal “Wow!”  de 1977. El investigador principal Antonio Paris describe su teoría y cómo el equipo lo ha demostrado en un artículo publicado en el Journal of the Washington Academy of Sciences.

El 15 de agosto de 1977, un equipo de astrónomos que estudiaba las transmisiones de radio de un observatorio en el estado de Ohio llamado “Big Ear” grabó una inusual señal de 72 segundos. Era tan fuerte que el miembro del equipo Jerry Ehman escribió un “Wow!” Junto a la lectura.

Desde entonces, numerosos científicos han buscado una explicación de la señal, pero hasta ahora nadie podía ofrecer un argumento válido. Fuentes posibles como asteroides, exoplanetas, estrellas e incluso señales de la Tierra han sido descartadas. Algunos dentro y fuera de la comunidad científica incluso sugirieron que era una prueba de vida inteligente extraterrestre. Se observó que la frecuencia se transmitió a 1420 MHz, la misma frecuencia natural que el hidrógeno.

 

WOW signal
Señal representada como “6EQUJ5”. Crédito: Big Ear Radio Observatory y Observatorio AstroPhysical de América del Norte (NAAPO).

La explicación comenzó a centrarse el año pasado cuando un equipo de la CPS sugirió que la señal podría provenir de una nube de hidrógeno que acompañaba a un cometa, además, el movimiento del cometa explicaría por qué la señal no se volvió a registrar. El equipo observó que dos cometas habían estado en la misma parte del cielo que Big Ear estaba monitoreando aquel día.

Aquellos cometas, P / 2008 Y2 (Gibbs) y 266 / P Christensen en aquel entonces aún no habían sido descubiertos. Finalmente el equipo  tuvo la oportunidad de probar su idea cuando los dos cometas aparecieron una vez más en el cielo nocturno de noviembre de 2016 a febrero de 2017.

Wow! mystery signal from space finally explained
Crédito: The Center for Planetary Science.

 

Y ha sido entonces cuando el Centro de Ciencias Planetarias realizó 200 observaciones en el espectro radioeléctrico para validar la hipótesis. La investigación descubrió que el cometa 266 / P Christensen emitió una señal de radio a 1420,25 MHz. Todas las emisiones de radio detectadas estaban dentro de 1 ° (60 minutos de arco) de las coordenadas celestes conocidas del cometa mientras que transitaron el vecindario de la señal “¡Wow!”.

Durante las observaciones del cometa, una serie de experimentos determinaron que fuentes celestiales conocidas a 1420 MHz (es decir, pulsares y / o núcleos galácticos activos) no estaban dentro de los 15º del cometa 266 / P Christensen. Para descartar la fuente de la señal como emisión del cometa 266 / P Christensen, la posición del radiotelescopio de 10 metros se desplazó 1 ° (60 minutos) del cometa 266 / P Christensen. Durante este experimento, la señal de 1420,25 MHz desapareció. Cuando el radiotelescopio fue reposicionado de nuevo al cometa 266 / P Christensen, una señal de radio a 1420,25 MHz reapareció. Además, para determinar si otros cometas distintos al cometa 266 / P Christensen emiten una señal de radio a 1420 MHz, se observaron tres cometas que fueron seleccionados aleatoriamente de la base de datos JPL Small Bodies: P / 2013 EW90 (Tenagra), P / 2016 J1-A (PANSTARRS) y 237P / LINEAR.

Durante las observaciones de estos cometas, se detectó la misma señal de radio a 1420 MHz. Los resultados de esta investigación, por lo tanto, concluyen que los espectros cometarios son detectables a 1420 MHz y, lo que es más importante, que la señal de 1977 “Wow!” era un fenómeno natural de un cuerpo del Sistema Solar, poniendo punto y final a casi 40 años de misterio cósmico.

Fuentes: Washington Academy of Sciences / The Center for Planetary Science / St. Petersburg College / HYDROGEN LINE OBSERVATIONS OF COMETARY SPECTRA AT 1420 MHZ.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.