Cometas próximos a la Tierra en 2017 y 2018.

Los cometas son unos de los objetos más interesantes del sistema solar.

El agua que ocupó los antiguos océanos podría haber llegado a Tierra en cometas. Hay evidencias cada vez más contundentes de que muchos cometas  (así como asteroides primitivos) contienen moléculas clave para la vida. Se han enviado multitud de satélites para sondear y estudiar las inclusiones en los hielos de los más alejados confines del sistema solar, a cientos de millones de Km de la Tierra.

Se postula que los cometas son bolas de gases congelados, roca y polvo que orbitan el sol. Flujos de gas y polvo desprendidos por los cometas desde sus largas colas pueden verse desde Tierra cuando sus trayectorias los acercan lo suficiente a nuestro planeta.

En 2017 y 2018 tres cometas se acercarán a la Tierra y podremos disfrutar de las imágenes de su tránsito.

Sus nombres: 41P/Tuttle-Giacobini-Kresak, 45P/Honda-Mrkos-Pajdusakova,  y 46P/Wirtanen. Los astrónomos lo abrevian, a: “41P”, “45P”, y “46P”

En su máxima aproximación en abril de 2017, 41 P estuvo tan solo a 56 veces la distancia de la Tierra a la Luna.

45P estuvo aún más cerca, a 31 veces dicha distancia en su tránsito el 11 de Febrero de 2017.

Y 46 P se acercará a una distancia sobre 30 veces la existente entre la Tierra y la Luna, el 16 de Diciembre de 2018, lo que proporcionará una buena oportunidad a la ciencia sin necesidad de lanzar un satélite, ya que con los telescopios desde el suelo y repartidos por el globo, hemos aprendido a vigilar los cometas y estudiar sus estructuras y composiciones químicas.

Para el público en general, el cometa 45 P fue un objetivo fácil a su paso más cercano a la Tierra en Febrero de 2017, y 41 P lo será igualmente en el mes de Mayo. Pero 46 P será el que mayor atractivo ofrecerá, ya que en Diciembre de 2018 será visible a simple vista en los cielos más oscuros y privilegiados.

46 P tiene un núcleo pequeño, pero es conocido por ser un cometa “hiperactivo”. Probablemente está eyectando cristales de hielo desde su superficie, lo que supone una actividad más elevada que la de la media. Dicha hiperactividad, podría contribuir al brillo que permita contemplarlo a simple vista e igualmente hace del 46 P un cometa impredecible en cuanto a la posibilidad de surgencias repentinas de actividad y visibilidad.

Los cometas relacionados han estado tan cerca que han permitido su estudio con los equipos más modestos y por parte de aficionados y amateurs, lo que supone una inestimable ayuda para el campo de la astronomía profesional, por la ampliación de la extensión del campo de observación total desde el que se les ha estudiado, así como por el tiempo total de observación hacia un mismo objeto. Combinando las observaciones profesionales con las llevadas a cabo por aficionados, ha sido posible estudiar en detalle estructuras en la atmósfera cometaria (o “coma”). Hace unos años este tipo de colaboración permitió el avance en el estudio del cometa ISON, con la acumulación de datos procedentes de 23 grupos en todo el mundo.

Finalmente, dejamos enlace a un vídeo en el que podréis disfrutar de imágenes sobre los eventos relacionados en el texto. Recordad que podéis habilitar la opción de traducción del texto al castellano.

Fuente: Nasa

2 comentarios sobre “Cometas próximos a la Tierra en 2017 y 2018.

  • el septiembre 3, 2017 a las 8:05 am
    Permalink

    Justo ayer vi uno en direccion norte sur , se vio perfectamente y eso que habia luna creciente.

    Respuesta
    • el enero 6, 2018 a las 1:21 am
      Permalink

      Se que hoy 5 de enero de 2018 se verá uno al norte, pero no a simple vista

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.