Asteroides y cráteres primitivos.

Asteroides primitivos pudieron desencadenar erupciones volcánicas cataclísmicas en la Tierra.

Circonita de 0,05 mm de tamaño que se produjo como consecuencia del impacto violento de un meteorito primitivo.

El meteorito que impactó hace más de mil millones de años, desencadenó erupciones volcánicas de larga duración en la Tierra. Un equipo internacional de científicos, ha descubierto que el impacto de un primitivo meteorito pudo haber cambiado el clima en la superficie terrestre.

Recreación artística del impacto de un asteroide masivo en la Tierra. NASA/Don Davis

Geoquímicos del Trinity College de Dublín, han estudiado los impactos de primitivos meteoritos que mejor se conservan en Sudbury (Ontario, Canadá). Esta estructura es una de los mayores remanentes de impacto de meteoritos sobre la Tierra. A partir del impacto acontecido hace 1,85 mil millones de años, un profundo golfo fue excavado y rellenado con roca fundida y derretida en el proceso.

Conforme a los datos del estudio de los científicos del Trínity College de Dublín y de acuerdo a la publicación del artículo publicado al respecto (enlace: https://www.tcd.ie/news_events/articles/ancient-meteorite-impact-sparked-long-lived-volcanic-eruptions-on-earth/7803), el primitivo impacto de meteorito dejó una inconfundible marca con forma de profundo golfo de 1,5 Km de extensión en diámetro. Esta estructura típica, se formó a raíz de la burbuja de gas que se expandió por la roca fundida que reventó en una catastrófica explosión. Otro ejemplo de este tipo de explosiones puede encontrarse bajo los glaciares de Islandia, donde las explosiones cataclísmicas provocaron surgencias de agua y permanecieron por periodos muy prolongados tras dichos impactos.

El equipo de investigadores de Dublín, concluyó que el impacto de este meteorito primitivo desencadenó una muy intensa actividad volcánica. Resaltan, asimismo, que este hallazgo es muy importante ya que confirmaría que el impacto del meteorito consiguió penetrar bastante profundo en la tierra, debido a que la actividad volcánica involucró al magma del interior del manto terrestre.

Sería un hallazgo de gran relevancia, ya que los efectos de los impactos a gran escala sobre la Tierra podrían ser más serios, devastadores y podrían tener más consecuencias de lo que habíamos considerado hasta el momento.

La clave, y de hecho, el descubrimiento más interesante en esta investigación es el cambio de composición en los fragmentos volcánicos expulsados en las erupciones  acontecidas durante la actividad volcánica subsiguiente al impacto de este primitivo meteorito. El equipo de investigadores, ha publicado sus hallazgos en el “Journal of Geophysical Research: Planets” (http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/2016JE005085/full)

En el siguiente enlace, podéis acceder a un vídeo con una representación artística del impacto de un asteroide masivo y sus consecuencias para el planeta.

https://www.youtube.com/watch?v=bU1QPtOZQZU

Además, como capítulo aparte, pero íntimamente relacionado con el estudio del que acabamos de hablar, tanto por la temática como por la calidad de las investigaciones, muy recientemente se ha

descubierto un cráter que potencialmente podría estar relacionado con la mayor extinción masiva de la historia de nuestro planeta.

Los científicos han descubierto el que se cree que podría ser  uno de los mayores cráteres de impacto en todo el planeta, cerca de las islas Malvinas. Indican que el cráter podría datar de entre hace 270 y 250 millones de años, lo cual, de ser confirmado, podría asociar directamente este impacto con uno de los eventos de extinción masiva más brutales que haya padecido nunca la Tierra, ya que supuso la desaparición de cerca del 96 % de la vida en el planeta (más del 90% de las especies existentes en aquel momento, se extinguieron).

La presencia de un cráter realmente extenso en las proximidades de las Malvinas, fue postulado inicialmente por Michael Rampino, profesor de la Universidad de Nueva York, en 1992, tras su estudio y posibilidad de establecimiento de semejanzas con el cráter Chicxulub, en México. El asteroide que originó dicho cráter en Chicxulub, se postula que desempeñó un papel crucial en la extinción de los dinosaurios, hace 65 millones de años, aproximadamente.

Los estudios iniciales en las Malvinas, fueron breves y solo permitieron establecer hipótesis, por lo que un equipo de científicos, incluido Rampino, han vuelto a dicha zona para llevar a cabo una investigación exhaustiva en busca de información geofísica adicional que permita localizar indicativos fiables de la presencia de dicho cráter de impacto.

Sus hallazgos, publicados en la revista Terra Nova (http://onlinelibrary.wiley.com/wol1/doi/10.1111/ter.12269/abstract) sugieren que la inmensa depresión circular justo al noreste de las islas es, de hecho, el resultado de un impacto de un asteroide o meteorito muy masivo. La cuenca, hoy día enterrada en sedimentos, tiene un tamaño aproximado de 225 Km de diámetro.

Para analizar el lugar, el equipo compuesto por miembros procedentes de Argentina, EEUU y Paraguay, se centró en varios aspectos, entre los cuales se incluyen anomalías gravitatorias y estudios sismológicos, lo que acabó permitiendo a los científicos estimar las propiedades subsuperficiales, acompañados de diferencias en las composiciones químicas de las rocas.

Sus hallazgos son plenamente consistentes con otros cráteres de impacto estudiados e identificados, con determinadas características muy similares a aquellas encontradas, por ejemplo, en la estructura “multi anular” del cráter de impacto de Chicxulub. Además, pudieron concluir que hubo en la zona una intensa anomalía magnética, lo que implica variaciones significativas en las rocas de toda la zona, así como variaciones gravitacionales “típicas” de estructuras de impactos masivos.

El posible cráter de impacto de las islas Malvinas.

En la imagen se representan las islas en amarillo, mientras que las regiones en rojo, representan las zonas en las que se produjo un notable incremento del magnetismo terrestre, característico de un impacto. National Centers for Environmental Information.

Los científicos indican que el cráter parece datar del final de la era Paleozoica –alrededor del momento del Pérmico en que se produjo la mayor extinción masiva de la que tenemos constancia, conocida como “La Gran Muerte”. Señalan, más concretamente, que dicho cráter dataría de entre hace 270 y 250 millones de años, pero reconocen que son precisas más investigaciones para poder determinarlo con exactitud.

“Debemos perforar este cráter” se puede leer en el informe redactado por el equipo científico. “Si se confirma como un lugar de impacto, entonces esta estructura podría ser una de las mayores conocidas e identificadas cono cráter de impacto sobre nuestro planeta.” En una declaración, Rampino señaló: “Si el cráter propuesto acabara siendo una estructura de hace 250 millones de años, podría correlacionarse directamente con la mayor extinción masiva de la que tenemos constancia, la del Pérmico, en la que se extinguieron más del 90% de las especies vivas existentes por entonces sobre la Tierra”.

Pero no todos están plenamente convencidos con esta relación. Michael Benton, un paleontólogo de la Universidad de Bristol, indicó en una entrevista que así como el descubrimiento de la cuenca de impacto es realmente interesante, no por ello tendría por qué estar relacionada necesariamente con “La Gan Muerte”.

“Habría varios indicios por los que la extinción del Pérmico podría haber finalmente acontecido, varias relacionadas con cráteres de impacto: incluyendo posibles cráteres en Australia y este en el Atlántico Sur” indica. “La relación exclusiva de este nuevo cráter con aquella extinción es extremadamente aventurada y débilmente consistente. Podría ser la causa, pero la evidencia no respalda  absolutamente  esta hipótesis”.

“Sólo está provisionalmente identificado como un cráter y su edad se ha estimado en torno al Paleozoico más reciente, pero podría ser millones de años más antiguo. Además, no hay evidencia en ningún otro lugar del mundo de caídas que dejaran impactos en ese periodo – tal como se desprende del último impacto datado de finales del Cretácico. Se esperaría poder encontrar una lista de 10 o más indicadores de impactos por todo el planeta, tales como cuarzo, enriquecimiento en iridio… pero tales indicadores no se han hallado. El estudio del nuevo cráter es realmente crucial, pero es improbable que finalmente se pueda encontrar ninguna relación constatable con la extinción masiva de finales del Pérmico”.

 

Fuentes: Nasa, Science, Terra Nova. Imágenes de la web y Nasa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.