La primera eyección de masa coronal observada.

Los astrónomos de la década de 1800 observaron y catalogaron casi todas las características solares que conocemos hoy en día, incluyendo una  eyección de masa coronal (CME), evento raramente visto sin un equipo especial.

Imagen comparativa del evento: Izquierda: Dibujo del eclipse de 1860 por G. Tempel. Derecha: Instrumento (LASCO) llamado “coronógrafo” instalado  en el satélite de observación solar SOHO que simula un eclipse solar, bloqueando al Sol para revelar la atmósfera exterior del Sol. Erupciones como la descrita en el dibujo de Tempel son observaciones comunes en las imágenes coronográficas. Crédito de la imagen: NASA / ESA SOHO mission.

Desde la década de 1970, los astrónomos estudiaron breves explosiones de materia en la corona solar que en un momento se denominaron como “transitorios coronales”. Gracias a observatorios satelitales como SMM y Skylab, estos transitorios se observaron rápidamente como erupciones complejas y espectaculares de materia, ahora llamadas eyecciones de masa coronal o CME. Comúnmente señalamos el advenimiento del descubrimiento de estos eventos con las observaciones hechas durante la era de los satélites modernos, pero al parecer esto puede no ser una evaluación justa teniendo en cuenta los acontecimientos históricos pasados.

El eclipse solar total del 18 de julio de 1860, fue probablemente el eclipse más observado hasta ese momento. Lo inusual de este eclipse es que, a diferencia de la mayoría de los dibujos de la corona solar hasta ese momento, los dibujos del eclipse de 1860 muestran un rasgo peculiar en la parte suroeste (inferior derecha) de la corona. La mayoría de los esbozos coronales capturaron los rayos radiales y otras características lineales que parecen delinear la corona. También muestran de vez en cuando prominencias y bucles cerca de la extremidad del sol (limbo), que eran de gran interés entre los observadores telescópicos. Sin embargo, el eclipse de 1860 fue el único en que los extremos de la corona no eran uniformes, pero poseían sus propias estructuras inusuales. La característica dibujada repetidamente por una variedad de astrónomos expertos era diferente a cualquier cosa visto antes en estos eventos solares.

Drawing of the 1860 eclipse by G. Tempel

Basándose en una comparación con observaciones corales modernas como la obtenida por el satélite SOHO, es bastante probable que estos dibujos sean nada menos que el primer registro de una Eyección de masa coronal en desarrollo, lo que nos lleva a la conclusión, que sería la primera eyección de masa coronal observada y registrada de la historia de la meteorología espacial.

Los astrónomos estaban fascinados por los eclipses solares totales de los años 1800 y los vislumbres que daban de la atmósfera del sol, la corona. Hay que tener en cuenta, que por aquel entonces la única manera de observar la débil atmósfera alrededor del sol, la corona, era cuando el sol mucho más brillante estaba bloqueado por un eclipse. Esta fascinación por eclipses solares totales invitaba a los astrónomos de entonces a  dibujar bocetos para capturar permanentemente lo que vieron.

Imagen del eclipse de 1860. Izquierda por C. von Wallenberg. Derecha Eclipse por von Feilitzsch. También dejan entrever la eyección de masa coronal (CME).

La capacidad tecnológica de hoy en día nos permite gozar de observaciones sin precedentes como muestra este vídeo: Observaciones por el satélite SOHO de una eyección de masa coronal (CME) en febrero de 2013.

 

Créditos/Referencias:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.