Un asteroide del tamaño de un autobús pasará esta noche entre la Tierra y la Luna

Hace menos de tres semanas que, de madrugada en el continente americano, un asteroide del tamaño de un edificio pasó a una distancia de la Tierra como de la mitad de la distancia entre esta y la Luna. El asteroide, apodado 2017 AG13, fue descubierto sólo unos días antes por el Catalina Sky Survey de la Universidad de Arizona. Tenía de 15 a 34 metros de largo, y cuando pasó por la Tierra el 9 de enero de 2017, AG3 se movía a 16 kilómetros por segundo. En realidad, atraviesa las órbitas de dos planetas, Venus y la Tierra. 2017 AG3 era aproximadamente del mismo tamaño que el asteroide que golpeó Chelyabinsk, Rusia, en 2013, lo que significa que si hubiera chocado contra la Tierra, los efectos habrían sido similares. Su próxima aproximación cercana a la Tierra se espera el 28 de diciembre de 2017.

Alrededor de 38 “acercamientos cercanos” como el asteroide 2017 AG3 se esperan dentro del mes de enero solamente, según el programa de objetos cercanos a la Tierra de la NASA.

Hoy, una roca espacial del tamaño aproximado de un autobús se aproximará a nuestro planeta.

Este nuevo objeto cercano a la Tierra (NEO), llamado asteroide 2017 BX, fue descubierto hace 5 días, el pasado viernes 20 de enero de 2017, con el Pan-STARRS 1. Tiene entre 4 y 14 metros de diámetro, se mueve a una velocidad relativa de 26.700 kilómetros por hora, y hará su aproximación más cercana a la Tierra a las 4:54 UTC del 25 de enero. En el momento de su aproximación más cercana, este asteroide pasará a sólo 261.000 kilómetros de distancia, un 30% más cerca que la luna. La próxima vez que este objeto se acerque a nuestro planeta será el 12 de enero de 2070. Su distancia nominal en su aproximación más cercana será de 37.9 LD (14.553.603 km).

Este nuevo asteroide es demasiado pequeño y se mueve demasiado lento como para suponer un verdadero riesgo para la Tierra.

Si su camino cruzase con la Tierra y su composición fuese una pila de escombros (como lo son la mayoría de los asteroides) y no fuese uno metálico, se destrozaría y explotaría a una altura de varios kilómetros del suelo, en la atmósfera terrestre. Según podemos ver en un simulador llamado Impact Earth (de la universidad de Purdue).

En todo caso, la detección tan apurada de 2017 BX es un ejemplo más de lo ciegos que realmente estamos ante los millones de NEOs que podrían impactar con nuestro planeta y liberar la energía de miles de bombas atómicas.

Las agencias espaciales han tenido recientemente el debate abierto a la posibilidad de invertir en un nuevo telescopio espacial dedicado a la ayuda en la búsqueda de más del 90% de los NEO de tamaños difíciles de detectar y que podría suponer una amenaza para la civilización humana, pero finalmente se desestimaron dichos proyectos por razones que aún no se han hecho públicas por completo, decidiendo invertir en otras dos misiones con diferente objetivo.

Según la zona en la que vivas, esta noche podrás asomarte al cielo e imaginar un autobús sobrevolándote a 7,4 Km/s… Después podrás imaginar otras 300.000 rocas mucho mayores volando por ahí fuera, con el tamaño y la velocidad suficientes como para, en el hipotético caso de impactar con nuestro planeta, borrar del mapa una gran ciudad (los asteroides conocidos como “City Killers”).

Desde el 17 de enero de 2017, se conocen 15.564 objetos cercanos a la Tierra. El 1 de enero del 2000, este número era de tan sólo 935. Diez años antes, el 1 de enero de 1990, sabíamos solamente de la existencia 180 objetos cercanos a la Tierra.

El siguiente gráfico muestra el número total actual de asteroides cercanos a la Tierra conocidos a fecha del 21 de enero de 2017, agrupados de acuerdo a sus tamaños estimados. La primera columna representa a los cuerpos de menor tamaño, de unos 30 m de diámetro. La última casilla representa a los NEAs (near-Earth asteroids) con diámetros mayores de 1 km.

Fuentes: Slooh y Nasa JPL; sciencealert.com; Business Insider; Vega 0.0; watchers.news

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.