La historia de la gran tormenta solar de 1859, el evento Carrington. ¿Que pasaría si hoy en día sucediera una tormenta solar igual?

Estamos ante una sociedad bastante moderna… ¿verdad? con toda la tecnología que nos rodea en todas direcciones. Hoy en día tenemos tecnologia en cualquier punto, a nuestro alrededor e incluso en nuestro mismo cuerpo.

Y estamos seguros de que estarán de acuerdo, que sin toda la tecnología moderna que nos rodea, la vida sería una pálida sombra de su gloria actual (aunque seguro que sin tanta tecnología entenderíamos la vida de otra manera…).

Resulta que la terrible esfera ardiente que tenemos en el cielo, el Sol, está totalmente dispuesta y capaz de acaparar y destruir nuestra preciosa tecnología siempre que quiera. Ya paso en el pasado pero afortunadamente cuando sucedió apenas había tecnología, pero es probable que el Sol vuelva a tomar un golpe en nosotros en el futuro.

Estamos hablando de tormentas solares, por supuesto, explosiones tremendas de partículas y radiación del Sol que pueden interactuar con la magnetosfera de la Tierra.

De hecho, tuvimos una vista previa de una tormenta solar muy violenta en 1859, cuando una tormenta solar masiva envolvió la Tierra y arruinó nuestra antigua tecnología, los telegrafos. Ese evento fue conocido como el evento de Carrington.

Siga su imaginación de nuevo al jueves, 1 de septiembre de 1859. Esto fue directamente en la mitad de la edad victoriana. Y no la impresionante y ficticia época victoriana de Steampunk en la que caballeros de anteojos y damas de aventura recorrían los cielos en sus dirigibles de latón a vapor.

No, era la edad victoriana normal del cólera y el trabajo infantil. Sin embargo, la tecnología estaba dando grandes saltos y las primeras líneas telegráficas y las redes eléctricas se estaban estableciendo.

Imagine una versión realmente primitiva de la red eléctrica actual y de Internet.

En esa fatídica mañana, el astrónomo británico Richard Carrington volvió su telescopio solar al Sol, y se sorprendió por el enorme complejo de manchas solares que lo miraba fijamente. Tan impresionado que dibujó esta foto:

Mientras observaba la mancha solar, Carrington notó que brillaba intensamente, justo en su telescopio, convirtiéndose en una gran erupción blanca brillante en forma de riñón.

Carrington se dio cuenta de que estaba viendo una actividad sin precedentes en la superficie del Sol. En un minuto, la actividad se calmó y desapareció.

Y luego un rato más tarde la actividad auroral estalló por todo el planeta. No estamos hablando de esas raras auroras boreales disfrutadas por los canadienses, y del norte de Europa en la audiencia. Estamos hablando de todos, en todas partes de la Tierra. Incluso en los trópicos.

De hecho, las brillantes auroras eran tan brillantes que podías leer un libro en plena noche en la misma calle.

Las bellas auroras nocturnas eran sólo un efecto de la monstruosa llamarada solar que observo Carrington. El otro impacto fue que las líneas telegráficas y las redes eléctricas se vieron abrumadas por la electricidad empujada a través de sus cables. Los operadores recibieron descargas eléctricas de sus máquinas de telégrafos, y el papel de los telégrafos se encendieron y empezaron a arder…


¿Qué pasó? La tormenta solar más poderosa jamás observada entro en acción….

Una llamarada solar ocurre porque las líneas de campo magnético del Sol pueden enredarse en la atmósfera solar. En un momento, los campos magnéticos se reorganizan, y una enorme onda de partículas y radiación se libera (se libera energía).

Las llamaradas ocurren en tres etapas. En primer lugar, se obtiene la etapa precursora, con una explosión de radiación de rayos X que alcanzan la Tierra en tan solo 8 minutos. Esto es seguido por la etapa impulsiva, donde los protones y electrones se aceleran fuera de la superficie del Sol. Y finalmente, la etapa de decaimiento, con otro eructo de rayos X cuando la llamarada “muere”.

Estas etapas pueden suceder en sólo unos segundos o arrastrar hacia fuera sobre una hora.

¿Recuerdan esas partículas lanzadas al espacio? Tardan varias horas o unos días en llegar a la Tierra e interactuar con la magnetosfera protectora de nuestro planeta, y luego podremos ver hermosas auroras en el cielo. Todo dependerá de la velocidad en las cuales hayan sido eyectadas.

Esta tormenta geomagnética hace que la magnetosfera de la Tierra se altere, lo que impulsa e induce cargas eléctricas a través de todos aquellos cables que sean muy largos de un lado a otro, quemando circuitos, matando satélites, sobrecargando redes eléctricas, etc…

En 1859, esto no fue un gran problema, ya que nuestra pintoresca tecnología no había progresado más allá de la torre telegráfica ocasional.

Hoy en día, toda nuestra civilización depende de los cables. Hay cables en los cientos de satélites que vuelan por encima de los cuales dependemos para las comunicaciones y la navegación. Nuestros hogares y negocios están conectados por una enorme red eléctrica.

Todo es electrónico, o controlado por la electrónica.

¿Creen que no puede suceder? Recibimos una previsualización en marzo de 1989, cuando una tormenta geomagnética mucho más pequeña se alcanzó la Tierra. Personas tan al sur como Florida y Cuba pudieron ver auroras en el cielo, mientras que toda la red eléctrica interconectada de Norteamérica gimió bajo la tensión.

La red eléctrica de la provincia canadiense de Quebec no fue capaz de manejar la carga y quedó completamente fuera de línea. Durante 12 horas, en el helado invierno de Quebec, casi toda la provincia se quedó sin electricidad.

Los satélites quedaron fuera de línea, incluyendo el satélite de comunicaciones TDRS-1 de la NASA, que sufrió 250 fallos durante la tormenta.

Y el 23 de julio de 2012, una superfulguración solar de clase Carrington despegó del Sol y salió al espacio. Afortunadamente, fue expulsada en contra dirección de la Tierra por lo que nos ahorramos el caos.

Ubicación de la Tierra y trayectoria de la gran tormenta solar del 2012 que nos podría haber afectado.

Si una tormenta solar de esa magnitud golpeará la Tierra, la reparación de daños podría costar 2 billones de dólares, según un estudio de la Academia Nacional de Ciencias.

Han pasado 160 años desde el evento de Carrington, y de acuerdo con las muestras de núcleos de hielo, esta fue la erupción solar más poderosa de los últimos 500 años. Los astrónomos solares estiman que las tormentas solares como ésta ocurren dos veces por milenio, lo que significa que quizás no experimentemos otra en nuestras vidas, pero nunca se sabe, porque tal y como decimos siempre… el Sol es totalmente impredecible

Pero si lo hacemos, causará la destrucción mundial de la tecnología y cualquiera que dependa de ella.

Aun así, para entender que es una tormenta solar al completo, la explicación requiere un mayor texto. Por ello aconsejamos una buena lectura a este otro artículo de nuestro blog:

http://blog.meteorologiaespacial.es/2014/10/20/la-meteorologia-espacial-para-principiantes-eventos-solares-y-efectos-de-las-tormentas-solares/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.