¿Finalmente una explicación de lo que podría ser la posible gigantesca estructura extraterrestre en la estrella de Tabby?

En octubre de 2015, los astrónomos sacudieron el mundo cuando reportaron cómo la misión Kepler había notado una extraña y repentina caída en brillo proveniente de la KIC 8462852 (también conocida como Estrella de Tabby). Esto fue seguido por estudios adicionales que mostraron cómo la estrella parecía ser consistentemente atenuada con el tiempo. Todo esto llevó a una ráfaga de especulación, con posibilidades que van desde grandes asteroides y un disco de escombros a una megaestructura extraterrestre.

Pero en lo que puede ser la mayor explicación aún, un equipo de investigadores de la Universidad de Columbia y la Universidad de California, Berkley, han sugerido que el extraño parpadeo de la estrella podría ser el resultado de un planeta que fue consumido en algún momento del pasado. Esto habría sido el resultado de un gran estallido de brillo de que la estrella se está recuperando ahora. Y los restos de este planeta podrían estar transitando frente a la estrella, causando así caídas periódicas.

En su estudio, titulado “Secular de atenuación de la KIC 8462852 después de su consumo de un planeta”, que está previsto que aparezca en los Avisos Mensuales de la Real Sociedad Astronómica, el equipo tomó los hallazgos iniciales de Kepler, que mostró repentinas gotas de 15% y 22% en brillo. Luego consideraron estudios posteriores que examinaron el comportamiento a largo plazo de la estrella de Tabby (ambos publicados en 2016).

El primer estudio, realizado por Bradley Schaefer de la Universidad Estatal de Luisiana, mostró una disminución del 14% del brillo entre los años de 1890 y 1989. El segundo estudio, dirigido por Ben Monet y Joshua Simon (de Caltech y la Institución Carnegie de Washington, respectivamente), mostró cómo la estrella se desvaneció en un 3% en el transcurso de los cuatro años que Kepler continuamente lo veía.

A continuación, intentaron explicar este comportamiento utilizando el Mecanismo de Kozai (también conocido como efecto Kozai, mecanismo de Lidov-Kozai), que es un método de larga data en astronomía para calcular las órbitas de los planetas basándose en su excentricidad e inclinación. Aplicado a la CCI 8462852, determinaron que probablemente la estrella consumió un planeta (o planetas) en el pasado, probablemente hace unos 10.000 años.

Este proceso habría causado un brillo temporal del cual la estrella está ahora volviendo a la normalidad (explicando así la tendencia a largo plazo). Además determinaron que las gotas periódicas de brillo podrían ser causadas por los restos de este planeta que pasan en órbitas de alta excentricidad frente a la estrella, lo que explica los cambios repentinos.

Sus cálculos también ponen restricciones de masa en el planeta (o planetas) consumidos. Según sus estimaciones, era un solo planeta de tamaño Júpiter, o un gran número de objetos más pequeños, como cuerpos de masa lunar de unos km de diámetro. Esta última posibilidad parece más atractiva, ya que un gran número de objetos habría producido un campo de desechos que sería más consistente con la tasa de oscurecimiento observada por estudios previos.

Estos resultados no sólo son la mejor explicación del extraño comportamiento de esta estrella, sino que podrían tener serias implicaciones para el estudio de la evolución estelar, en la que las estrellas devoran algunos de sus planetas a lo largo del tiempo.

Sin duda, el misterio de la estrella de Tabby perdurará por algún tiempo. Sólo podemos esperar que con la observación en curso, podamos resolver exactamente lo que está ocurriendo en este sistema lejano. Pero por el momento, la posibilidad de que lo que estamos viendo es que la estrella regresa a su estado normal, y que en ocasiones se oscurece por tránsito de pedazos de escombros, es la explicación más plausible todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.