Astrónomos calculan que en 2022 dos estrellas colisionarán formando una “nova roja” visible a ojo

A lo largo de la semana pasada, apareció una noticia de titular impactante que seguramente continuará circulando a lo largo de un tiempo. Hemos querido ser lo más ecuánimes posibles a la hora de escoger el titular para no parecer sensacionalistas, y es que debemos recalcar antes que los estudios que mostraremos a continuación todavía podrían estar sujetos a modificaciones.
Al observar que la noticia está comenzando a ser compartida y que al hacerlo hemos visto desde las clásicas exageraciones hasta los desapercibidos fallos en los cálculos, hemos preferido construir nuestra versión propia.

En primer lugar, los autores del estudio han elaborado un tráiler cinematográfico, así que si lo desean pueden ir adelantando acontecimientos antes de que entremos a describirlos.

La cuestión es que un profesor llamado Larry Molnar de la Universidad Calvin, junto a sus estudiantes y otros profesores como Karen Kinemuchi, del Observatorio de Apache Point; y Henry Kobulnicky, de la Universidad de Wyoming, han pronosticado un “importante” cambio en el cielo nocturno que será visible a simple vista. No es nada fácil prevenir acontecimientos celestes antes de que sucedan, lo sabemos nosotros perfectamente cuando tratamos con el estudio del letargo solar. El pasado 6 de enero, Molnar impartió una conferencia en la que explicó cómo llegó a esta conclusión a lo largo del año 2015.

Resulta que Molnar comenzó a explorar un astro nominado como KIC 9832227 en el año 2013. Ese año, la astrónoma Karen Kinemuchi presentó su estudio de los cambios de brillo de la estrella, que concluyó con una pregunta: ¿Era un púlsar o una estrella binaria? Entonces, el asistente de investigación de Molnar, Daniel Van Noord, se tomó la pregunta como un desafío personal e hizo observaciones de la estrella. El análisis de los datos llevó a la conclusión de que se trataba de una estrella binaria de contacto, es decir, de dos astros que están tan juntos que comparten una atmósfera común; una situación muy buscada por los astrónomos.

En determinadas situaciones algunas estrellas realmente se alinean, se fusionan, y explotan catastróficamente rociando sus entrañas por todo el espacio. Dependiendo de la cantidad de energía emitida, el evento se llamará nova, supernova, o hipernova, habiendo a su vez diferentes tipos de cada una de ellas debido a su naturaleza violenta e incontrolable. Las conocidas como “novas rojas”, son eventos raros en las que tras la explosión estelar se ilumina toda la zona con un característico e intenso color rojizo. Son tan escasas y poco frecuentes, que tal vez sea por que solo se producen en situaciones de estrellas binarias de contacto, así que es una fantástica ocasión para estudiarlas.

* V838 Monoceroti

Una de las novas rojas más estudiadas ocurrió en 2008. El objeto, llamado V1309 Scorpii, fue también un sistema binario durante 6 años de observación antes de su fusión y erupción.

Los astrónomos están desesperados por encontrar más sistemas binarios antes de que éstos detonen, ya que ver las colisiones cósmicas no sólo revelaría mucho sobre la evolución de las estrellas y las nebulosas, sino también sobre cómo el espacio se siembra con elementos necesarios para la vida. Sin embargo, Larry Molnar ha dado un gran paso adelante prediciendo que KIC 9832227 terminará de fusionarse entre diciembre de 2021 y 2022, aumentando con sí su brillo 10.000 veces.

-“Nadie ha visto nunca una estrella entrar en este tipo de explosión. No ha habido ninguna otra situación en la que algún astrónomo haya podido pronunciarse,” esta es una estrella a punto de explotar”, dijo Molnar. De hecho, según la predicción de Molnar, el estallido estelar debería ser visible en el cielo nocturno sin ninguna ayuda de binoculares o un telescopio.

En este punto del artículo debemos hacer una breve pausa para matizar en dos conceptos.

El primero, es que esta estrella está a 1.800 años luz de aquí mirando a la constelación del Cisne, por lo tanto, no solo sus restos están demasiado lejos como para que nos afecten sino que ya es seguro que han explotado hace 1.800 años. Recuerden que una SUPERnova debe estar entre 50 y 100 años luz para afectarnos, así que una “Nova”, a secas no tiene trascendencia alguna para nuestro planeta si está tan lejos.

Y el segundo punto es inevitable, ¿Será tanto como dicen?, ¿Se verá desde las ciudades?, ¿Y desde cualquier parte del planeta?

 Es fundamental entender el concepto de de las magnitudes para no defraudarnos después. Simplemente recordamos que toda aquella estrella o cuerpo celeste que tenga un valor negativo (-), significa que puede llegar a verse antes del anochecer, mientras que todos aquellos cuerpos que necesiten un símbolo (+), significará que se necesita de la noche para ser observados. Cuanto más aumenta la magnitud, más débil es el brillo emitido.

 

Si actualmente la estrella KIC 9832227 tiene una magnitud de +12,30, y sabemos que su brillo aumentará unas 10.000 veces, significará que su magnitud final habrá cambiado 10 puestos (tal y como se muestra en el gráfico en negro). De este modo, el objeto resultante debería tener una magnitud final de +2,3 aproximadamente. En la tabla de color blanco, podremos comparar las magnitudes de los objetos más conocidos para contrastarlo. Si a partir de una magnitud de +3 necesitas irte de la ciudad y esta estrella tendrá +2,3 … significa que mientras no vivas justo en el centro mismo de una ciudad, tal vez sí que veas un puntito rojo con los prismáticos.
Que nadie espere salir de madrugada de la discoteca y tener que ponerse unas gafas de Sol… eso lo dejamos para cuando explote Betelegeuse, en Orión, cuyo brillo rivalizará con el de la Luna llena durante varios años.

Las estrellas KIC 9832227,  están condenadas en un baile de la muerte. De hecho, están tan cerca que comparten las atmósferas de plasma a un millón de grados. Pero nadie estaba seguro de que fueran en realidad un sistema de doble estrella; todos los astrónomos sabían que su brillo variaba a lo largo de los años. Muchos tipos de estrellas y sistemas binarios “pulsan” su brillo de esta manera, por lo que Molnar y un estudiante de Calvin College tuvieron que descartar primero cualquier duda de que eran dos estrellas.

-“En los últimos diez años, el período de la KIC 9832227 se ha acortado a un ritmo cada vez más rápido”, escribieron Molnar y su equipo en un póster de investigación sobre su descubrimiento. “Esto implica que las estrellas están orbitando más rápido y acercándose.”

Mediante el uso de datos de los pocos ejemplos conocidos, especialmente V1309 Scorpii, Molnar ha calculado el momento aproximado en que las dos estrellas de la KIC 9832227 chocarán: en el año 2022, “año arriba año abajo”, según el comunicado. Molnar dijo que la explosión debería aumentar el brillo del sistema estelar 10.000 veces, hasta aproximadamente la magnitud +2 (casi tan brillante como Polaris, la Estrella del Norte.) Y hablando de Norte, como es en la constelación del Cisne, también conocida como la cruz del Norte, los habitantes del hemisferio Sur no la podrán contemplar.

Cuando las dos estrellas colisionan, las consecuencias podrían parecer algo así como V838 Monocerotis, una estrella que de repente brilló en 2002, volviéndose temporalmente 600.000 veces más brillante que el Sol y la estrella más brillante en la Vía Láctea.

Los astrónomos no están del todo seguros de si V838 Monocerotis también era binaria, otro ejemplo de nova roja, pero desde 2002 el Telescopio Espacial Hubble ha mantenido su ojo errante sobre el gas y el polvo en expansión del objeto. En 2006 los investigadores transformaron ocho de esas fotos del Hubble para mostrar la evolución de la nova roja. Esta animación muestra 4 años comprimidos en 6 segundos:

Si la predicción de Molnar sobre la fusión de la KIC 9832227 resultara correcta, los astrónomos obtendrán un gran adelanto a un acontecimiento relativamente raro e importante en la evolución de las estrellas. Además este ejemplo está muchas veces más cerca que V838 Monocerotis, que se encuentra a unos 20.000 años luz de distancia (en comparación con las 1.800 de KIC 9832227).

“Si la estrella puede fusionarse completamente, puede liberar tanta energía como el Sol liberaría en toda su vida”, dijo en el vídeo del comienzo, agregando que solo hay “una oportunidad de una entre un millón” para ver un evento como éste. “Teniendo en cuenta el porcentaje de cuántos sistemas hemos examinado y qué tan inusual es este evento”.

A pesar pues de cuanto lean, se debe entender pues el valor científico del descubrimiento y percibir hasta que punto explorar el universo requiere de largos períodos de tiempo. A medida que pasen los años informaremos de cualquier novedad referida a este tema, pero por lo general utilizaremos solo esta entrada como base.

► Fuentes:
1 / 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.