Un nuevo estudio cambia levemente la teoría de la formación de la Luna

La Luna, la compañera constante de nuestro planeta durante unos 4.500 millones de años, pudo haber sido forjada por una serie de cuerpos más pequeños que se estrellaron contra una Tierra embrionaria, dijeron el lunes unos investigadores.

Tal nacimiento de bombardeo explicaría una inconsistencia importante en la hipótesis predominante de que la Luna se fragmentó en un único y gigantesco impacto entre la Tierra y un cuerpo celeste del tamaño Marte.

En tal escenario, los científicos esperan que aproximadamente una quinta parte del material de la Luna haya venido de la Tierra y el resto del cuerpo impactante.

Sin embargo, la composición de la Tierra y la Luna son casi idénticas, una improbabilidad que ha dejado perplejos a los defensores de la hipótesis del impacto único.

“El escenario de múltiples impactos es una manera más” natural “de explicar la formación de la Luna”, dijo Raluca Rufu, del Instituto Weizmann de Ciencias de Rehovot, y coautor del nuevo estudio publicado en la revista Nature Geoscience.

Tales golpes múltiples habrían excavado más material terrestre que uno solo, lo que significa que la Luna se asemejaría más a la composición de nuestro planeta, dijeron los autores del estudio.

Rufu y su equipo crearon casi mil simulaciones por computadora de colisiones entre una proto-Tierra y los planetas embrionarios llamados planetesimales, más pequeños que Marte.

Cada colisión habría formado un disco de escombros alrededor de la proto-Tierra que, a su vez, se agruparían para formar una “luna”.

“En las primeras etapas del Sistema Solar, los impactos eran muy abundantes, por lo tanto es más natural que varios impactos comunes formaran la Luna en lugar de un impacto especial”, dijo Rufu a la AFP.

Se cree que nuestro Sistema Solar se formó hace 4.567 millones de años, mientras que la Luna unos 100 millones de años más tarde.

Alrededor de 20 accidentes de este tipo se habrían requerido para construir la Luna, concluyeron, aunque admitieron que se necesita más estudio sobre la mecánica de la formación lunar.

La hipótesis de impacto gigante se propuso por primera vez a mediados de la década de 1970, seguida en la década de 1980 con las primeras sugerencias de que varias colisiones pudieron haber dado a la Tierra su satélite de creación de mareas.

Construir la Luna de esta manera toma muchos millones de años, lo que implica que la formación de la Luna se superponía con una parte considerable del crecimiento de la Tierra.

 

Más información: http://www.nature.com/ngeo/journal/vaop/ncurrent/full/ngeo2866.html

Un comentario sobre “Un nuevo estudio cambia levemente la teoría de la formación de la Luna

  • el enero 11, 2017 a las 12:59 am
    Permalink

    Extraordinaria información,siempre el universo nos sorprende de alguna u otra manera

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.