Mañana la Tierra se encontrará en el punto más cercano al Sol y viajará a su máxima velocidad orbital

TIEMPO RESTANTE PARA ALCANZAR EL PERIHELIO:

-650Días -4Horas -27Minutos -7Segundos

Las órbitas de los planetas no son un circulo perfecto sino que tiene forma de elipse donde este año el día 4 de enero (mañana en concreto a las 14.18 horas UT) la Tierra se encontrará a 147 millones de kilómetros del Sol y el 3 de julio la Tierra se. encontrará a 152 millones de kilómetros del Sol, es decir en su punto más alejado llamado como afelio. Esto sucede cada año ya que una vuelta completa en la órbita de la Tierra es cada 365 días.

A pesar de estar a menor distancia y recibir un 7% más de radiación desde el Sol, la temperatura promedio del planeta es de alrededor de 2.3ºC más baja en el perihelio en comparación con la temperatura promedio en el afelio. Este efecto se debe a la distribución irregular de tierra y agua del planeta, y a la capacidad calorífica de cada uno.

Pero… como puede ser que estemos en invierno en el hemisferio norte y hoy el Sol está más cerca? O también… en julio estaremos en el punto más lejano del Sol y en cambio en el hemisferio norte será verano, ¿cómo es posible?

Las estaciones del año se definen gracias a la inclinación de nuestro planeta y no por la distancia que hay entre el Sol y la Tierra.

La diferencia de distancia (que se traduce en una diferencia de velocidad orbital, donde la Tierra se mueve más rápidamente cuanto más cerca del Sol se encuentre) hace que el verano austral sea más corto que el verano boreal, y que el invierno austral sea más largo que el invierno boreal

 

Pero no termina todo aquí, a parte de que la Tierra estará en su punto más cercano al Sol, también nuestro planeta estará en el punto de máxima velocidad orbital. Mañana la Tierra se moverá alrededor del Sol a la escalofriante velocidad de 30,75 km/s o 110.700 km/h. Dos kilómetros por segundo más más rápido que en el punto de su órbita más alejado del sol, lo que equivale a 7.164 kilómetros por hora más rápido. Como media, la Tierra se mueve a 107.280 kilómetros por hora.

Este aumento de velocidad es completamente. La fuerza de atracción del Sol es mayor por estar más cerca.
Por tanto la velocidad que tienen que tener para compensar esa fuerza y estar en órbita y no caer al Sol es también mayor.

Una órbita se produce cuando hay una igualdad entre la fuerza gravitatoria (dependiente de la distancia) y la pseudofuerza centrífuga (dependiente de la velocidad). Es decir, cuando hay cierta relación entre la velocidad y la distancia al centro (las leyes de Kepler).

Si alguna vez hubiera algo en el espacio que recorriera la órbita de un planeta yendo a menor velocidad, sería mayor la atracción que la fuerza centrífuga, y ese algo caería al sol. Al caer se aceleraría en el proceso y quizá entraría en una órbita mucho más cercana y más veloz, o si no se sería tragado por el sol. Que hiciera una cosa y otra dependería de qué velocidad llevara.
Y si fuera a más velocidad, se escaparía hacia afuera, ralentizándose al ser frenado por el sol y entrando en una órbita más lejana y lenta, o alejándose indefinidamente si superase la velocidad de escape.

Ah, se nos olvidaba, recuerden que NUNCA se debe mirar al Sol directamente o con instrumentos ópticos sin los filtros homologados adecuados y tomando las precauciones necesarias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.