Un nuevo tipo de estrellas descubiertas en el centro de la Vía Láctea arrojan nueva luz sobre la formación del centro galáctico.

Un astrónomo del Instituto de Investigación de Astrofísica de LJMU ha descubierto una nueva familia de estrellas en el núcleo de la Vía Láctea que proporciona nuevas perspectivas sobre las primeras etapas de la formación de la Galaxia.

El descubrimiento ha arrojado nueva luz sobre los orígenes de los cúmulos globulares, que son concentraciones de un millón de estrellas, formadas al principio de la historia de la Vía Láctea.

LJMU es miembro de Sloan Digital Sky Survey, una colaboración internacional de científicos en numerosas instituciones. Uno de los proyectos de esta colaboración es APOGEE (el Experimento de Evolución Galáctica del Observatorio Apache Point) que recoge datos de infrarrojos de cientos de miles de estrellas en la Vía Láctea.

Fue a través de la observación de las estrellas en el infrarrojo hacia el centro galáctico que condujo al descubrimiento de una nueva población de estrellas, lugares donde sólo se había visto cúmulos globulares.

Esta intrigante nueva familia de estrellas podría haber pertenecido a grupos globulares que fueron destruidos durante la formación inicial y violenta del centro galáctico, en cuyo caso habrían existido alrededor de 10 veces más cúmulos globulares en la Vía Láctea en la primera infancia que en la actualidad. Esto significa que una fracción sustancial de las viejas estrellas que habitan las partes internas de la Galaxia hoy en día puede haber sido inicialmente formadas en cúmulos globulares que fueron destruidos más tarde.

Ricardo Schiavon, investigador principal del proyecto dijo:

“Este es un hallazgo muy emocionante que nos ayuda a abordar preguntas fascinantes como cuál es la naturaleza de las estrellas en las regiones interiores de la Vía Láctea, cómo se formaron los cúmulos globulares y qué papel jugaron en la formación de la Vía Láctea temprana.”

“El centro de la Vía Láctea es poco comprendido, porque está bloqueado por el polvo intermedio, y gracias a las observaciones en infrarrojo, que es menos absorbido por el polvo que la luz visible, APOGEE puede ver el centro de la Galaxia mejor que otros equipos.”

“A partir de nuestras observaciones pudimos determinar las composiciones químicas de miles de estrellas, entre las que hemos detectado un número considerable de estrellas que difieren de la mayor parte de las estrellas en las regiones interiores de la Galaxia, debido a su gran abundancia de nitrógeno. No es seguro, sospechamos que estas estrellas resultaron de la destrucción de cúmulos globulares, y que podrían ser también los subproductos de los primeros episodios de formación de estrellas que tienen lugar al principio de la historia de la Galaxia. Estamos llevando a cabo observaciones adicionales para probar estas hipótesis.

Más información en: http://mnras.oxfordjournals.org/content/early/2016/09/01/mnras.stw2162

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.