La estación espacial China Tiangong-1 caerá sin control a la Tierra a finales del 2017

Según medios de comunicación de China, la estación espacial Tiangong-1 caerá a la Tierra hacia finales del 2017 después de perder su control y comunicación con ella. Ello confirma lo que muchos investigadores pronosticaban meses atrás.

Para que este hecho no sea tan fuerte, la estación espacial Tiangong-1 está en estos momentos en lo que se llama como “orbita de descomposición”, que dicho de otra manera es la órbita en el cual la Tiangong ira perdiendo altitud con el paso de los meses hasta que en algún momento (que se desconoce cuál pero si de hacia finales del 2017)  la estación caiga a la Tierra. La peor parte de la noticia es que se desconoce ahora por ahora donde puede caer…

Por ahora la esperanza que hay es que la estación espacial China se desintegre por completo en la atmósfera, pero no se está nada seguro de ello.

China consiguió poner por primera vez su propia estación espacial en el 2011, después de que el lanzamiento fuera retrasado un año por algunos problemas. Su objetivo era el de investigar diferentes áreas. A diferencia de por ejemplo la estación espacial internacional, en el cual una gran cantidad de países colaboran o han colaborado en ella, China les gusta hacer las cosas por separado.

El objetivo principal de la Tiangong-1 era estar en órbita unos dos años y luego programar su descenso, algo que al final quedo en algo más de cuatro años. Esto provocó que en 2013 todos los astronautas en la estación recibieran la orden de regresar a casa y desde entonces ha permanecido inactiva.

Muchos de los objetos que se envían al espacio son programados para disminuir sus órbitas, para así controlar la caída sobre océanos o hacer que se desintegren en la atmósfera, pero en el caso de la Tiangong-1 no es así, ya que China no sabe cuándo entrará la estación en nuestro planeta, por lo que es imposible determinar el lugar del posible impacto. Ahora la única esperanza es que se desintegre por completo en la atmósfera, algo que tampoco se puede confirmar.

Por ejemplo, la Mir, la estación rusa, fue destruida de manera controlada en 2001 para que sus restos cayesen sobre el Océano Pacífico sin peligro para nadie; aunque los fallos de la Mir ya son legendarios, en ningún momento la agencia rusa perdió el control, y había cierta seguridad de que la destrucción de la Mir no iba a provocar heridos.

En el caso de la estación espacial internacional ISS, cada cierto tiempo se encienden sus propulsores para poder dar un empujón adicional a la estación. Sin ese empujón, la ISS podría perder algo de velocidad y esa perdida supondría que sería atraída hacia la Tierra. En el caso de la Tiangong-1 no se puede tener control de esos propulsores para poder controlar su caída.

Por ahora todo ello es lo que  se conoce, que China no puede controlar el descenso, aunque el gobierno por ahora no ha mencionado ni confirmado este problema, pero se da por hecho al tener perdida de comunicación con la estación espacial.

Por suerte la Tiangong-1 no es una estación espacial grande, tan solo tiene 10,4 metros de largo pero tiene una masa de unos 8500 kilos. Cada 91 minutos, da una vuelta completa alrededor de la Tierra, por lo que donde pueda caer ahora por ahora… es un misterio.

Estaremos atentos a las informaciones sobre la Tiangong-1…

Más información sobre la estación espacial en: http://blog.meteorologiaespacial.es/2016/06/11/anuncian-la-estacion-espacial-china-tiangong-1-esta-control-caera-la-tierra-pronto/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.