Una pieza de basura espacial de apenas 5mm casi cambia de órbita un satélite de 2.300kg

Los efectos de la basura espacial para las infraestructuras más allá de la atmósfera terrestre, son ampliamente conocidos a nivel teórico, pero por fortuna es muy improbable que a nivel practico se materialicen y no nos quede más remedio que experimentarlas en vivo. La basura espacial no es ninguna broma, y se está convirtiendo en un problema cada vez más frecuente. A principios de este año, los astronautas de la ISS detectaron una pequeña astilla en una de sus ventanas.
→ Los efectos de la basura espacial se vuelven a hacer evidentes en la Estación Espacial Internacional

Tim

 

Hoy hemos sabio que el pasado 23 de agosto, un satélite de 2,3 toneladas de peso controlado por la Agencia Espacial Europea casi acaba fuera de su órbita por culpa de una partícula de menos de 5 mm.

El satélite es uno de los Sentinel que la ESA gestiona como parte del programa Copernicus. En concreto se trata del Sentinel 1-A, un dispositivo que se lanzó en 2014 y que orbita sobre los polos a 700 km de altura. El satélite está equipado con radares terrestres que recogen datos del clima o del movimiento de las placas de hielo sobre el océano.

Gracias a las cámaras que el propio satélite lleva para monitorizar el despliegue de sus paneles solares, la Agencia Espacial Europea ha podido determinar que la partícula golpeó sobre uno de estos paneles, causando una muesca de 40cm de diámetro. El impacto modificó la órbita y la orientación del satélite, y produjo un bajón en el suministro eléctrico que alertó a los científicos de la ESA. Afortunadamente, el dispositivo cuenta con mecanismos de compensación para estas eventualidades y actualmente opera con normalidad.

sentinel1

En esa órbita, los técnicos calculan que la partícula se movía a una velocidad de unos 38.000 Km/h. Este tipo de incidente en concreto no se puede prevenir ya que sencillamente estas piezas o partículas desprendidas no se pueden rastrear. Las agencias espaciales solo mantienen un seguimiento de los fragmentos de basura espacial superiores a 5cm.

“El análisis continúa para obtener indicaciones sobre si el origen del objeto era natural o de origen humano. Las imágenes de la zona afectada muestran un diámetro de aproximadamente 40 cm creados en la estructura de paneles solares, lo que confirma un impacto por la parte trasera, como se sugiere en las lecturas del rumbo del satélite. ”
Este evento no tuvo efecto en las operaciones rutinarias del satélite, que continúan normalmente.

sentinel2
► FUENTE: ESA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.