PRÓXIMA B, el nuevo planeta descubierto, cercano y parecido a la Tierra que podría cambiar la forma de ver el universo

La búsqueda de planetas fuera del sistema solar está de moda… pero cuando se encuentra un exoplaneta cercano y con posibles condiciones para la habitabilidad, la situación cambia completamente…

Los rumores saltaron hace una semana cuando el diario alemán Der Spiegel publicó una noticia sobre una posible detección de un planeta posiblemente habitable alrededor de una estrella cercana.

Definitivamente ayer se hizo público el gran descubrimiento de la ESO (European Sourthen Observatory). En nuestra estrella más cercana después del Sol, Próxima Centauri, un exoplaneta orbita alrededor de la estrella y esté parece ser que podría ser muy parecido a la Tierra, este planeta lo llamaremos a partir de hoy como Próxima B.

Esto no sería tan importante, ya que se han descubierto varios exoplanetas que podrían tener características parecidas a las de la Tierra, si no fuera por su corta distancia… Este planeta se encuentra a tan solo 4,5 años luz de nuestro hogar.

En términos reales puede parecer mucho ya que supondría un viaje de unos 45.000 años con la tecnología que tenemos hoy en día, pero en términos astronómicos, hablar de 4,22 años luz es como cruzar la calle.

El descubrimiento ha sido realizado de la mano de un equipo de astrónomos liderado por el español Guillem Anglada Escudé, dentro del proyecto Pale Red Dot. Este proyecto tenía el objetivo de buscar planetas alrededor de la estrella Próxima Centauri. Próxima B ha sido descubierto gracias a la detección del desplazamiento de las líneas espectrales de su estrella principal. Este tipo de detección es llamado también como espectrometría Doopler.

Para ello se ha usado el espectografo HARPS (High Accuracy Radial velocity Planet Searcher) del telescopio de 3,6 metros de La Silla y el espectrógrafo UVES (Ultraviolet and Visual Echelle Spectrograph) del telescopio VLT, ambos en Chile.

Recreación artística de Próxima B vista desde el espacio.
Recreación artística de Próxima B vista desde el espacio.

La investigación ha durado prácticamente 16 años, ya que la primera tanda de datos fueron obtenidos entre los años 2000 y 2014, y la segunda tanda para confirmar lo esperado ha sido entre mediados de enero y finales de marzo de este mismo año.

En este tipo de investigaciones puede darse la ocasión en que los datos lleguen a ser fantasmas, es decir… que los datos sean erróneos, pero para ello se usaron el HARPS y el UVES para confirmar y sin problema la aparición de Próxima B. Es más… los datos revelan que podría ser que hubiera más planetas alrededor de Próxima Centauri.

Antes de hablar del planeta descubierto con más detalle (PRÓXIMA B) hablaremos un momento sobre su estrella principal, PRÓXIMA CENTAURI.

Tamaños relativos comparables de nuestra estrella y del sistema planetario Centauri, con la famosa estrella Próxima.
Tamaños relativos comparables de nuestra estrella y del sistema planetario Centauri, con la famosa estrella Próxima.

Próxima Centauri es una estrella de clase estelar M5.5 lo que significa que está dentro de su secuencia principal. Fue descubierta en 1915 por el astrónomo Robert Innes, aunque a simple vista no puede ser vista, es demasiada débil y para verla se precisa de telescopio. Próxima Centauri, una estrella enana roja con un 12% de la masa del Sol y una luminosidad de tan solo el 15% de la solar, pero cuando se la observa en las longitudes de onda de la luz visible, en las que el ojo es más sensible, su luminosidad cae hasta el 0,0056 % de la luminosidad solar, puesto que más del 85 % de su energía se irradia en longitudes de onda correspondientes al infrarrojo.

Esta estrella podría llegar a formar parte de un sistema estelar triple, con las estrellas Alfa Centauri A y Alfa Centauri B, aunque su separación entre ellas sería bastante elevada (15 000 ± 700 UA o 0,237 ± 0,011 años luz). La edad de dicha estrella es muy parecida a la de nuestro Sol, se calcula que tiene unos 4,8 mil millones de años.

Hasta ahora puede parecer todo bastante… digamos… bonito, pero hay un problema, la gran mayoría de estrellas de categoría estelar M, suelen ser estrellas muy activas en el sentido de que emiten fulguraciones que podrían freír cualquier tipo de intento de creación de vida, pero este tema es otro, ya que faltaría averiguar cómo se comporta esta estrella en su día a día.

La estrella Próxima Centauri vista desde el telescopio espacial Hubble
La estrella Próxima Centauri vista desde el telescopio espacial Hubble
Fotografía captada del sistema planetario Centauri por el Digitized Sky Survey 2
Fotografía captada del sistema planetario Centauri por el Digitized Sky Survey 2

Ahora sí, vamos hablar sobre Próxima B, el planeta descubierto y que tanto revuelo ha causado.

Como hemos dicho, la estrella Próxima Centauri no se ve a simple vista por lo que su planeta Próxima B todavía menos… pero aun así gracias a la investigación llevada a cabo tenemos varios datos importantes sobre el planeta.

Por ahora se conoce que este planeta potencialmente habitable tiene 1,27 veces la masa de la Tierra y orbita a su estrella a unos 7,5 millones de kilómetros (hay que tener en cuenta que nuestra Tierra orbita al Sol a unos 149,6 millones de kilómetros). Podríamos pensar que la distancia es muy cercana lo cual supondría que el planeta tendría una gran temperatura imposible para poder vivir, pero la clave está que su estrella es bastante más pequeña y menos caliente por lo Próxima B estaría dentro de la zona de habitabilidad del sistema planetario. Se cree que su temperatura media podría llegar a ser de unos -39 ºC.

En realidad, la zona habitable conservadora de Próxima incluye a cualquier planeta con un periodo de entre 4 y 15 días, y nuestro nuevo planeta gira alrededor de su “Sol” en tan solo 11,186 días.

Para tener más datos del planeta nos faltaría una cosa que habría que añadir a la investigación, un tránsito planetario, o lo que es lo mismo que el planeta pasará por delante de su estrella y desde la Tierra pudiéramos ver cómo pasa por delante. Ello nos aportaría grandes datos a añadir, como su tamaño exacto y datos característicos de su atmósfera. Por mala suerte… todavía no se ha podido detectar ningún tránsito planetario por parte de Próxima Centauri y Próxima B, pero hay que ser pacientes ya que en cualquier momento se podría producir.

Siendo así, todavía desconocemos su tamaño exactamente y por lo tanto su gravedad, pero con los datos actuales se puede hacer una estimación y se cree que podría ser muy parecido a nuestra Tierra.

A diferencia de los otros exoplanetas descubiertos, esté es el único que está en la zona habitable, con una masa parecida a la de la Tierra (hay que tener en cuenta que los demás descubiertos o son supertierras o minineptunos, es decir de tamaños mucho más grandes), y rocoso.

Por ahora sabemos que Próxima B es un mundo con la característica de habitabilidad pero ello no significa que tenga que estar habitado ni mucho menos. Hay que tener en cuenta varios factores…

Captura de pantalla de la conferencia de la ESO/Pale Red Dot. Posición del planeta respecto nuestro sistema solar
Captura de pantalla de la conferencia de la ESO/Pale Red Dot.
Posición del planeta respecto nuestro sistema solar

Sí que es verdad que un planeta ubicado en esta posición puede tener la capacidad de poder mantener agua en estado líquido en algunos lugares pero ello no significa que tenga que haber agua, ni lagos, ni mares, ni océanos. Desconocemos su atmósfera, desconocemos su densidad o lo que es peor, la actividad geológica del planeta, por lo que dependiendo de algún que otro valor este planeta de habitable podría pasar a ser el infierno. Luego también hay que tener en cuenta la temperatura. La temperatura de equilibrio de Próxima B es de -39 ºC mientras que la de la Tierra es de -18 ºC, aun así esta diferencia de temperatura media no tiene por qué ser un problema para la formación de vida. También hay que tener en cuenta que Debido a la escasa distancia que la separa de su estrella es casi seguro que presentará acoplamiento de marea y su eje no estará inclinado como el de nuestro planeta (así que nada de estaciones). Esto implica que siempre mostrará un hemisferio hacia Próxima. En una mitad del planeta siempre será de día y en la otra mitad reinará una oscuridad perpetua. Si el planeta tiene muy poca agua puede que esta se acumule en el hemisferio nocturno como un casquete de hielo, dejando el hemisferio diurno casi totalmente seco (aquí también hay que tener en cuenta la densidad de la atmósfera).

Otro gran obstáculo y que hemos comentado anteriormente es que Próxima B puede estar siendo bombardeado constantemente por fulguraciones de su estrella, es decir de grandes emisiones de rayos X. La única forma de que la vida se pudiera formar ahí, sería que el planeta llegará a tener un gran campo magnético y una atmósfera muy densa, datos que por ahora se desconocen.

La última pregunta que nos podemos hacer es… ¿podríamos viajar ahí? Por ahora con la tecnología que tenemos hoy en día es bastante complicado…

La nave espacial más lejana que ha llegado creada por el hombre es la Voyager 1. Fue lanzada en 1977 y actualmente se mueve a unos 17 km/s (se aleja del Sol unas 3,7 unidades astronómicas). Con esta velocidad en verdad tardaríamos unos 74.000 años en llegar a Próxima Centauri…

Con nuevas tecnologías creadas, se podrían alcanzar velocidades de unas 5 veces más rápido, es decir llegar alcanzar las 20 unidades astronómicas por año. A esa velocidad tardaríamos unos 15.000 años en llegar a Próxima Centauri… demasiado tiempo todavía…

Por ahora es bastante complicado poder llegar ahí aunque sí que es verdad que hay varios proyectos en mente para intentar reducir esta gran cantidad de tiempo.

Por ahora lo que sí que es cierto es que tenemos un planeta potencialmente habitable, que podría parecerse a la Tierra y que bueno… digamos que no está muy muy lejos astronómicamente hablando. Ahora todos miraremos muy de cerca esta estrella y lo que sucede ahí, veremos que se descubre con el tiempo…

Datos obtenidos de:

Conferencia ESO

Daniel Marin Naukas: http://danielmarin.naukas.com/2016/08/24/el-dia-que-la-humanidad-descubrio-un-planeta-habitable-alrededor-de-la-estrella-mas-cercana/

ESO: http://www.eso.org/public/news/eso1629/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.