Se ha restablecido el contacto con el satélite de observación solar STEREO-B después de dos años.

La NASA ha podido restablecer el contacto con el satélite solar STEREO-B casi dos años después de que la nave quedará repentinamente fuera de línea durante una prueba.

El DSN o Red de Espacio Profundo de la NASA establecieron un contacto gracias a una señal de enlace descendente (procedente de la nave hacia la Tierra) con la STEREO-B a las 18:27 EDT del pasado domingo. La señal de enlace descendente fue supervisada por el equipo de Operaciones de la Misión durante varias horas para caracterizar la actitud de la nave espacial y luego el transmisor de alta tensión se apagó para ahorrar energía de la batería.

El equipo de la misión STEREO planea ahora más procesos de recuperación para evaluar la salud del satélite, re-establecer el control y evaluar todos los subsistemas e instrumentos.

Lanzada en 2006, la misión STEREO contó con dos naves espaciales, la STEREO-A y la STEREO-B. Las dos fueron diseñadas para monitorear la actividad solar desde diferentes lugares, uno «por delante» de la órbita de la Tierra y la otra nave espacial “detrás” de la órbita terrestre, lo que permitió a los científicos ver toda la estrella, no sólo el lado que mira hacia la Tierra (zona geoefectiva).

Años más allá de la duración original de la misión de dos años, la nave llegó a posiciones en su órbita en relación con el sol y la tierra donde estarían en el lado opuesto de la estrella y completamente fuera de contacto directo con la Tierra durante unos tres meses.

stereo_orbits-1024x576
Ubicación actual de los dos satélites respecto el Sol y la Tierra.

Ambas sondas contaban con un «temporizador de pérdida de comando» diseñado para forzar el equipo de vuelo a apagar el sistema si no había comunicación desde la Tierra durante un período de tres días.

Para asegurarse de que el sistema estaba funcionando correctamente, los controladores de vuelo probaron ambas naves espaciales mediante la retención de comandos y obligando a la vez la pérdida de señal para activar un reinicio. La nave espacial STEREO-A respondió con normalidad. Pero STEREO-B tuvo mayores problemas.

Con base en los datos fragmentarios recibidos antes de que se perdiera el contacto, los ingenieros concluyeron que el temporizador activó un reinicio como se esperaba, pero la unidad de medición de la STEREO-B, que indican a la computadora de vuelo cómo se tiene que orientar y moverse a través del espacio la nave espacial, sufrió un mal funcionamiento.

«El diagnostico dijo que el STEREO-B estaba dando vueltas, a pesar de que estaba estacionario,» dijo Dan Ossing, el gerente de operaciones de la misión. «La nave habría tomado medidas para corregir automáticamente la supuestas vueltas.»

Pero poner en funcionamiento los propulsores para contrarrestar un giro inexistente causaría una nave espacial estabilizada a hacer todo lo contrario, impartir un giro no deseado. Los ingenieros creen que la STEREO-B está haciendo precisamente eso, lo que limita la cantidad de luz solar que cae sobre sus paneles solares.

Eso, a su vez, probablemente evita que la batería de a bordo consiga una carga completa y durante varios reinicios del ordenador, la batería es probable que se agote antes de contar con la energía suficiente como para poder activar el transmisor de radio de la nave espacial.

Usando el DSN, los controladores de vuelo comenzaron a enviar comandos «a ciegas» el año pasado, diciendo a la nave espacial que desactivará algunos de los sistemas que se accionan automáticamente después de un reinicio en un intento por mejorar la carga de la batería. Estos comandos adicionales fueron enviados para encender el transmisor de la STEREO-B cuando tuviera disponible suficiente energía.

El trabajo dio sus frutos al parecer el domingo, cuando la DSN recogió una señal portadora de STEREO-B.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.