La tormenta solar que estuvo cerca de desencadenar la guerra nuclear.

 

Oficiales jubilados de la Fuerza Aérea de los EE.UU involucrados en el pronóstico y el análisis de la gran tormenta solar de Mayo de 1967, describen colectivamente el caso en público, por primera vez en un  documento aceptado para su publicación en Space Weather, una revista de la American Geophysical Union.

En documento explican  cómo la tormenta de Mayo de 1967, casi tuvo un  impacto social a nivel mundial definitivo, si no fuera por los esfuerzos incipientes de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos en la expansión de sus esfuerzos en la vigilancia meteorológica y análisis de predicción de alerta-terrestres en el ámbito de la predicción en la meteorología espacial.

Un resultado importante y de larga duración de este suceso, fue el apoyo formal del Departamento de Defensa para la predicción actual del clima espacial. Esta historia se desarrolla durante el rápido aumento del ciclo solar nº20, y la intensa guerra fría en la segunda mitad del siglo XX.

En el documento se detallan los acontecimientos de finales de mayo de 1967 con las interacciones Sol-Tierra y el contexto político-militar de la Guerra Fría.

Una vista del Sol el 23 de mayo de 1967, en una longitud de onda de la luz visible estrecha llama de hidrógeno-alfa. La región brillante en la región central superior muestra la zona donde se produjo la gran fulguración. Crédito: Observatorio Solar Nacional de archivo histórico.

El 23 de mayo de 1967, en plena guerra fría con la Unión Soviética la gran tormenta solar de índice Ap 203=índice planetario Kp 8/ G4 (tormenta geomagnética severa), dejó su marca inicial con una ráfaga de radio solar colosal causando interferencias de radio en frecuencias entre 0,01 a 9,0 GHz, y flujos intensos de ionizantes los rayos X solares interrumpían casi simultáneamente la comunicación por radio en el lado diurno (Ionosfera Capa D). Aspectos de control militar y comunicaciones, fueron desafiados inmediatamente.

Perfiles de radio solar y emisión de rayos X el 23 de mayo de 1967 Kane y Winckler [1969b]. El intervalo cubre las tres fulguraciones primarias del 23 de mayo de 1967. Crédito: Solar Physics.

A las pocas horas del evento de partículas energéticas solares (SEP), se interrumpen las comunicaciones de alta frecuencia (HF) en los casquetes polares. Posteriormente la tormenta geomagnética (G4) y las perturbaciones ionosféricas (R5) agravan las interrupciones.

La Fuerza Aérea de los Estados Unidos preparó aviones para la guerra, pensando que los radares de vigilancia de los Estados Unidos en las regiones polares, eran interferidos por la Unión Soviética. Justo a tiempo, los meteorólogos espaciales militares, mandan información sobre el potencial de la tormenta solar que se estaba generando para interrumpir las comunicaciones de radio y de radar. Gracias a ellos, los aviones permanecieron en tierra, evitando un posible intercambio nuclear con la Unión Soviética, según la investigación.

“El impacto potencial de una gran tormenta solar en la sociedad, era por entonces en gran parte desconocida, hasta que estos individuos se reunieron para compartir sus historias”, dijo Delores Knipp, físico espacial de la Universidad de Colorado en Boulder y autor principal del estudio.

“Esta tormenta soolar es un ejemplo clásico de cómo ciencias de la tierra y de investigación espacial son esenciales para la seguridad nacional”, dijo.

“Si no hubiera sido por el hecho de que habíamos trabajado préviamente en las observaciones de la tormenta solar y geomagnética y la previsión de la misma, el impacto de la tormenta probablemente habría sido mucho mayor”, dijo Knipp.

“Esta fue una lección aprendida en lo importante que es estar preparado.”

Mantener un ojo en el sol

El ejército de Estados Unidos comenzó a monitorear la actividad solar y la meteorología espacial a finales de 1950.

En la década de 1960, una nueva rama de las Fuerzas Aereas (Air Force’s Air Weather Service) Servicio del clima de la Fuerza Aérea (AWS) supervisa el sol de forma rutinaria para las erupciones solares. Las fulguraciones solares a menudo conducen a perturbaciones electromagnéticas en la Tierra, conocidas como tormentas geomagnéticas, que pueden interrumpir las comunicaciones de radio y las transmisiones de la línea eléctrica.

El AWS emplea una red de observadores en varios lugares en los EE.UU y en el extranjero que dieron información regular a los pronosticadores solares en el Comando de Defensa Aeroespacial de Norteamérica (NORAD, una organización de Estados Unidos y Canadá que defiende y controla el espacio aéreo por encima de América del Norte).

En aquel entonces como actualmente, varios observatorios estaban enviando información diaria directamente a los pronosticadores solares del NORAD.

El 18 de mayo de 1967, un inusual gran grupo de manchas solares con campos magnéticos intensos apareció en una región del sol. El 23 de mayo, los observadores y analistas veían que el sol estaba muy activo y había altas probabilidades de producir un brote importante.

Dibujos (a-c)  porciones de diagramas sinópticos de hidrógeno alfa (Hα) de la Rotación Carrington 1521 de McIntosh [1979, págs. 83, 85 y 87]. Los puntos anaranjados representan manchas solares. Las áreas grises son regiones de campo magnético cerrado. El amarillo Las zonas (por encima de 70°) carecen de datos. (B) La casilla azul resalta la Región activa de McMath 8818, durante la CR 1521. (c) Ampliación imagen en la casilla azul. Sacramento Peak agrandó las imágenes de la fulguración después de DeMastus y Stover [1967]: (d) ala Hα 656,28 nm, Δλ = ± 0,2 nm; (E) 1844: 00 UT, emisión de 656,28 nm, centro de línea; (F) luz blanca, dos puntos pequeños indican una fulguración de luz blanca a 1840 UT; (G) polaridades magnéticas (N = norte y S = sur) de la región de McMath 8818 entre el 21-25 de mayo.  Crimea Observatorio Astrofísico de McIntosh [1969]. Más detalles sobre los complejos grupos de manchas solares Campo gradiente están disponibles en McIntosh [1969], Malville y Tandberg-Hanssen [1969], y MacIntosh y Donnelly, [1972].

Observatorios en Nuevo México y Colorado vieron un destello visible a simple vista, mientras que un radio observatorio solar en Massachusetts informó que el sol estaba emitiendo niveles sin precedentes de las ondas de radio.

Una tormenta geomagnética significativa en todo el mundo se prevé que se produzca dentro de 36-48 horas, según un boletín del Centro de NORAD de Pronóstico solar en Colorado Springs.

 

1967-solar-storm-Fig_1
Boletín sobre la región del sol donde se produjo la fulguración solar en mayo de 1967, del 18 de Mayo, 20, 21, 23, y 28. Crédito: Observatorio Solar Nacional de archivo histórico.

Y así se desarrolló el evento solar del 23 de mayo de 1967 a nivel militar. La tormenta solar inutilizó los radares en todos los sitios de tres sistemas de alerta temprana contra misiles balísticos (BMEWS) en el extremo del hemisferio norte. Estos radares, diseñados para detectar los misiles soviéticos entrantes, parecían estar interferidos, y Cualquier ataque a estas estaciones, incluyendo sus capacidades de interferencia de radar,  se consideran y se consideraron un acto de guerra.

 

1967-solar-storm-BMEWS-sites-289x300
Mapa de los tres sitios BMEWS (Estación de la Fuerza Aérea Claro, Alaska; base aérea de Thule, Groenlandia; Fylingdales, Reino Unido) diseñados para detectar misiles balísticos. Dos Fases PAVE sitios sistema de matriz de Advertencia (Base de la Fuerza Aérea de Beale, California y la estación de Cape Cod de la Fuerza Aérea, Massachusetts) también se muestran pero no estaban en funcionamiento durante el evento de mayo de 1967. Crédito: Gobierno de Estados Unidos.

Por suerte, el Coronel retirado Arnold L. Snyder, un pronosticador de solar en el Centro de Pronóstico solar de NORAD, estaba de servicio ese día. El hombre del tiempo (troposférico) le dijo que el puesto de mando del NORAD,  había preguntado acerca de cualquier actividad solar que podría estar ocurriendo.

“Yo recuerdo específicamente respondiendo con entusiasmo:” Sí, la mitad del sol ha volado “, y luego los detalles relacionados con el evento de una manera más tranquila, más cuantitativa “, dijo Snyder.

Junto con la información del Centro de Pronóstico solar, NORAD comprendió que los tres sitios BMEWS estaban en la luz del día, y estos podrían recibir las emisiones de radio procedentes del sol.

“Estos hechos sugieren que los radares estaban siendo interferidos por el sol, y no la Unión Soviética”, dijo Snyder. “A medida que disminuyeron las emisiones solares de radio, las interferencias también disminuyeron, lo que sugería que el sol era el culpable”, dijo.

 

 

Durante la mayor parte de la década de 1960, la Fuerza Aérea voló aviones cargados de alerta continua con armas nucleares.

img_b52kc135
B-52 Repostando en vuelo como patrulla en alerta.

Pero sus comandantes, pensando que los radares BMEWS eran interferidos por los rusos y sin tener información de la tormenta solar en curso, ponen sus fuerzas adicionales en un estado de “listo para lanzar”, según el estudio.

“Esta es una situación muy grave”, dijo Knipp,  “Pero aquí es donde la historia gira: las cosas iban muy mal, y luego algo sale encomiablemente derecho”.

Al fin, la Fuerza Aérea no lanzó aviones adicionales. Los autores de la investigación creen que la  información del Centro de Predicción Solar,  hizo a los comandantes detener a tiempo la acción militar debastadora.

Knipp, citando documentos públicos, señaló que la información sobre la tormenta solar fue transmitida a los más altos niveles de gobierno, posiblemente incluso el presidente Johnson.

1967-solar-storm-ESSA-report-May-26-1024x775
Informe de la actividad solar el 26 de mayo de 1967 del pronóstico del Centro Espacial de perturbación, un centro de predicción civil en la Administración de Servicios de Ciencias del Medio Ambiente (ahora NOAA). Crédito: ESSA / NOAA.

La tormenta geomagnética, que comenzó alrededor de 40 horas después de las extremas fulguraciones  solares y radio, pasó a interrumpir las comunicaciones de radio de Estados Unidos en casi todas las formas imaginables durante casi una semana, de acuerdo con el nuevo estudio. Fue tan fuerte , que las auroras boreales que por lo general sólo se ven en o cerca del círculo polar ártico, eran visibles hasta el sur de Nuevo México.

Impacto social

De acuerdo con Snyder y los autores del estudio, el correcto diagnóstico de los militares sobre la tormenta solar, impidió que el evento se convierta en un desastre nuclear.

En última instancia, la tormenta llevó a los militares a reconocer la meteorología espacial como una preocupación operacional construyendo un sistema de predicción del clima espacial más fuerte”, dijo.

“El público es probable que desconozca hasta ahora que los desastres naturales potencialmente podrían engañar a las fuerzas militares contemporáneas, y llevarlas a pensar que están bajo un ataque”, dijo Morris Cohen, un ingeniero eléctrico y científico de radio en el Instituto de Tecnología de Georgia en Atlanta, que no participó en el nuevo estudio.

“A menudo, la forma en que funcionan y aprendemos de las cosas es algo catastrófica, ocurren y luego nos dicen: Debemos hacer algo para que no vuelva a ocurrir”, dijo. “Pero en este caso, fue suficiente la preparación,  justo a tiempo para evitar un resultado desastroso”.

Más allá que lo ocurrido pudiera parecer una situación dantesca digna de Stanley Kubrick y su obra de 1964: ‘¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú’, sin duda esta fue una de las grandes tormentas solares del siglo XX y puso por momentos realmente en la cuerda floja a nuestra sociedad.

En este caso en concreto, pese la falta de grandes corrientes inducidas geomagnéticamente provocado por la tormenta solar (GIC) en el sistema eléctrico que hicieran fallar los sistemas de producción y distribución eléctrica, las interrupciones de radio como las discutidas aquí merecen la atención, en un mundo dependiente de alta tecnología, telecomunicaciones y satélites de navegación activados por radio.

 

 

Fuentes

http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/2016SW001423/pdf

https://www2.ucar.edu/atmosnews/122253/1967-solar-storm-nearly-took-us-brink-war

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.