Adiós para siempre Philae… Llega el final de la misión Rosetta

Tenemos que comunicar una triste noticia… La Agencia Espacial Europea ESA anunció que la misión para el aterrizador Philae (la primera nave espacial que aterrizó en un cometa) ha terminado oficialmente. El sistema que permite las comunicaciones entre la nave espacial Rosetta y de Philae, que se sienta actualmente en una región sombreada en el cometa 67P / Churyumov-Gerasimenko, fue apagado el 27 de julio de 2016, a las 09:00 UTC.

«Es el momento de decir adiós,» Philae tuiteó el martes. «Mañana, la unidad de @ESA_Rosetta que se comunicaba conmigo se apagará para siempre…»

Philae ha estado en su mayoría en estado de hibernación después de su toma de contacto dramática (en realidad, tres o tal vez cuatro touchdowns) el pasado 12 de noviembre de 2014 cuando se separó de la nave espacial en órbita de Rosetta, voló, aterrizó, rebotó y luego repitió este proceso durante más de dos horas a través de la superficie. Los arpones que estaban para anclar a Philae a la superficie fallaron, y los científicos estimaron que el módulo de aterrizaje pudo haber rebotado tan alto como 3.2 kilómetros antes de atascarse en las sombras de un acantilado irregular sobre el cometa. El módulo de aterrizaje con energía solar agotó rápidamente la energía, pocas horas después del aterrizaje. La ubicación final de Philae se ha trazado pero en realidad nunca ha sido visto por Rosetta.

Después de meses de silencio, el equipo escuchó brevemente a Philae el 13 de junio de 2015, cuando transmitió información sobre sus subsistemas eléctricos e informáticos. A continuación, hizo siete contactos intermitentes con Rosetta en las siguientes semanas, y el último fue el 9 de julio, pero las comunicaciones eran demasiado cortas e inestables como para transmitir o recibir datos científicos o de ingeniería significativos.

Desde entonces, la Unidad Procesadora Sistema de Soporte (ESS) en Rosetta se mantuvo en espera para el improbable caso de que Philae se despertará y tratará de restablecer el contacto. La esperanza era que cuando el cometa se acercará al Sol, podría recibir suficiente luz como para poder recargar sus baterías y encenderse.

Pero la razón de apagarlo ahora se debe al propio fin inminente de la misión Rosetta, llegando al final el 30 de septiembre de 2016 cuando se hará un impacto controlado en la región de Maat en la “cabeza” del cometa.

En la siguiente fotografía les mostramos donde debería haber aterrizado Philae y donde llego aterrizar finalmente, a parte de donde la sonda Rosetta se estrellará contra el cometa:

Sin título

El equipo decidió mantener el canal de escucha de Rosetta hasta que ya no fuera posible ninguna oportunidad debido a las limitaciones de potencia a medida que el cometa se desplaza cada vez más lejos del Sol hacia el final de la misión.

A finales de esta semana, la nave espacial estará alrededor de unos 520 millones de kilómetros del Sol, y se encontrará frente a una pérdida significativa de energía (sobre unos 4W por día). Con el fin de continuar las operaciones científicas en los próximos dos meses y para maximizar las comunicaciones de retorno, se hizo necesario empezar a reducir la potencia consumida por los componentes de la carga útil no esenciales a bordo.

Sin embargo, Patrick Martin, director de la misión Rosetta de la ESA, agregó que la misión de Philae y Rosetta siempre será recordada como un éxito increíble.

Philae alcanzó el 80% de sus objetivos científicos primarios en sus cortas 64 horas de actividad de la misión, ya que tomó imágenes detalladas del cometa desde arriba y en la superficie, buscó compuestos orgánicos, y perfiló las propiedades de entorno y de la superficie de la zona de la cometa, proporcionando ideas revolucionarias en este fascinante mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.