La radiación de fondo solar se encuentra en mínimos anómalos.

Una de las principales funciones de la monitorización de la actividad solar, es tener conocimiento de la emisión de rayos X que presenta nuestro astro rey.

Cuando se produce una fulguración, la principal fuente de emisión de dicho evento son los rayos X. Según la cantidad de rayos X emitidos en el evento, podemos conocer si una fulguración ha sido de menor o mayor intensidad.

Gracias al satélite GOES, podemos tener conocimiento de las emisiones de rayos X procedentes de las fulguraciones solares.…

Leer más