El telescopio Hubble alcanza un record de observación cósmico. La galaxia más lejana de la Tierra.

Se ha llegado a los límites de observación del telescopio espacial Hubble de la NASA. Un equipo internacional de astrónomos ha roto el récord de distancia cósmica mediante la medición de la galaxia más lejana jamás vista en el universo. Esta galaxia bebé sorprendentemente brillante, llamada GN-z11, se considera que se formó hace 13,4 mil millones de años, sólo 400 millones de años después del Big Bang. GN-z11 se encuentra en la constelación de la Osa Mayor.

“Hemos dado un gran paso atrás en el tiempo, más allá de lo que esperábamos ser capaces de hacer con el Hubble. Vemos GN-z11 en un momento cuando el universo tenía sólo el tres por ciento de su edad actual”, explicó el investigador principal Pascal Oesch de la Universidad de Yale. El equipo está integrado por científicos de la Universidad de Yale, el Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial (STScI), y la Universidad de California.

Los astrónomos se están acercando a las primeras galaxias que se formaron en el universo.

Anteriormente, el equipo había estimado la distancia a GN-z11 mediante la determinación de su color a través de imágenes con el Hubble y el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA. Ahora, por primera vez en una galaxia a una distancia tan extrema, el equipo utilizó la cámara del campo ancho de Hubble para medir con precisión la distancia a GN-Z11 espectroscópicamente mediante el fraccionamiento de la luz en sus colores componentes.

Los astrónomos miden grandes distancias determinando el “corrimiento al rojo” de una galaxia. Este fenómeno es el resultado de la expansión del universo; todos los objetos distantes en el universo parecen estar alejándose de nosotros ya que su luz se estira a longitudes de onda más rojas, más largas a medida que viajan a través del espacio en expansión para llegar a nuestros telescopios. Cuanto mayor es el corrimiento al rojo, más lejos se encuentra de la galaxia.

“Nuestras observaciones espectroscópicas revelan que la galaxia se encuentra aún más lejos de lo que originalmente habíamos pensado, justo en el límite de distancia de lo que el Hubble puede observar,” dijo Gabriel Brammer del STScI, segundo autor del estudio.

Antes los astrónomos determinaron la distancia de GN-Z11, la galaxia más distante, medida de forma espectroscópica y tenía un desplazamiento al rojo de 8,68 (13,2 mil millones de años en el pasado). Ahora, el equipo ha confirmado que GN-z11 está en un corrimiento al rojo de 11,1, casi 200 millones de años más cerca de la Gran Explosión.

La combinación de imágenes del Hubble y Spitzer revela que de GN-z11 es 25 veces más pequeña que la Vía Láctea y tiene sólo un uno por ciento de la masa de nuestra galaxia en estrellas. Sin embargo, GN-z11 está creciendo rápidamente, formando estrellas a una velocidad 20 veces mayor que nuestra galaxia lo hace en la actualidad. Esto hace que una galaxia muy remota sea lo suficientemente brillante como para que los astrónomos puedan encontrarla y realizar observaciones detalladas tanto con el Hubble y Spitzer.

Los resultados revelan nuevas pistas sorprendentes sobre la naturaleza del universo primitivo. “Es sorprendente que una galaxia tan masiva existiera sólo de 200 millones a 300 millones de años tras las primeras estrellas comenzaron a formarse. Se necesita un crecimiento muy rápido, produciendo estrellas a una velocidad enorme, que ha formado una galaxia que es de mil millones de masas solares”, explicó el investigador Garth Illingworth de la Universidad de California, Santa Cruz.

image2i1607bw

Estos resultados proporcionan una vista previa del tormento de las observaciones que el telescopio espacial James Webb llevará a cabo después de que se lance al espacio en 2018. “Hubble y Spitzer ya están llegando a territorio Webb,” dijo Oesch.

“Este nuevo descubrimiento muestra que el telescopio Webb seguramente encontrará muchas de estas galaxias jóvenes que se remontan a cuando las primeras galaxias se estaban formando,” añadió Illingworth.

Este descubrimiento también tiene consecuencias importantes para el Telescopio de Rastreo del Campo Ancho de infrarrojos de la NASA (WFIRST), que tendrá la capacidad de encontrar miles de tales galaxias brillantes, muy distantes.

Los resultados del equipo han sido aceptados para su publicación en una próxima edición de la revista Astrophysical Journal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.