La NASA dice que el suceso de India no fue un meteorito

El pasado sábado 6 de febrero, un meteorito golpeó un conductor de un autobús en el campus de la universidad de ingeniería Bharathidasan en el sur de la India. Tres estudiantes fueron heridos y varias ventanas se hicieron añicos en algún tipo de explosión. Los videos que circulan por la red y fotogramas, muestran un pequeño cráter dejado por el impacto. Si esto fuera verdad, sería la primera vez en la historia que una persona fue golpeada y muerta por un meteorito.

El meteorito supuesto pesaba alrededor de 50 gramos, lo que sería demasiado pequeño para causar una explosión o un impacto significativo con un cráter de cinco pies de profundidad y dos pies de ancho como se muestran en los vídeos y fotos fijas. Tampoco hubo informes de estruendos, estampidos sónicos o avistamientos de una bola de fuego cruzando el cielo. Las ventanas rotas indicarían una explosión similar a la que se produjo en Chelyabinsk, Rusia en febrero de 2013. La choque de aquél meteorito fue distinto ya que se el meteorito se destruyó en miles de pedazos kilómetros por encima y pulverizó miles de ventanas con vidrios rotos causado numerosas lesiones.

De acuerdo con una historia que corrió en las noticias, un equipo dirigido por la Organización de Investigación Espacial de la India (ISRO) recuperó un objeto de 2 cm de ancho que pesaba 50 gramos y se veía como un meteorito con “burbujas de aire en su superficie rígida”. También ha habido investigaciones sobre las lluvias de meteoros que caen en la Tierra, con varias historias de informes se puede decir que no hubo lluvia de estrellas activas en el momento de la muerte del conductor.

Ahora, incluso la NASA dice que en base a las imágenes publicadas en línea, la explosión se tuvo que producir “con base en tierra” en lugar de una roca del espacio.

Ha habido situaciones parecidas en el pasado, sobre todo en Sylacauga, Alabama. El 30 de noviembre de 1954 a las 14:46 una roca de 4 kg se estrelló a en el techo de una casa no muy lejos de esa ciudad, golpeó una consola de radio, rebotó en el suelo y golpeó la mano y de la cadera, de Ann Hodges, una mujer de 31 años de edad, mientras estaba dormida en el sofá. Se despertó por la sorpresa y el dolor. Todos pensaron que se trataba de un meteorito.

Afortunadamente sus lesiones no fueron graves. Ann se convirtió en una celebridad repentina; la foto de sus lesiones apareció en la portada de la revista Life con una historia titulada “Un gran boxeador desde el cielo”.

En este caso, la policía en la universidad dicen que dos de los jardineros de la escuela estaban quemando materiales en el jardín, cuando de forma repentina el fuego paso de forma inadvertidamente a unos cartuchos de dinamita que habían sido abandonados “en medio de las rocas”, cuando se construyó la primera universidad. El conductor, con el nombre de Kamaraj y otro conductor, Sultan, estaban bebiendo agua cerca cuando fueron alcanzados por la metralla y los cristales rotos. Kamaraj empezó a sangrar y fue trasladado de urgencia a un hospital, pero murió en el camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.