► La Videoteca de GAME: “Planetas Fritos”

Desde hace un tiempo, venimos traduciendo y subtitulando los vídeos publicados por “Science Cast”, que son cortometrajes descriptivos que nos explican diferentes estudios e investigaciones que por lo general nos interesan mucho.
Dado que publican muchos y muy a menudo, hemos decidido seleccionar aquellos que hablen estrictamente de nuestra estrella o de algún aspecto en concreto de la meteorología espacial.
Algunos de los vídeos los hemos conseguido subtitular perfectamente mientras que algún otro tiene breves defectos, pero que no impiden la lectura fluida. Deseamos que les gusten estos vídeos y que ante todo, les atraiga la información complementaria que expongamos.

En esta ocasión y para inaugurar la sección por todo lo alto, les hablaremos de un tema un tanto peculiar, como lo es la destrucción de un planeta.

Tras ver el vídeo, es muy probable que la incredulidad y la impotencia sean las primeras sensaciones que aparezcan. Tan solo el ser consciente de los largos períodos de tiempo que conllevan estos eventos, parece que sean el único alivio que nos complazca; pero el ser consciente del equilibrio y el esfuerzo que ha costado tener un sistema solar tal cual lo conocemos hoy en día, es un bien natural del cual todos debemos disfrutar y preservar por mucho tiempo.
No todos los planetas han tenido la misma “pacífica” existencia que la nuestra, por eso hoy al mencionar a los “planetas fritos” (aquellos que fueron abrasados por su estrella), no pudimos olvidar a otro tipo de planetas muy peculiares y de los cuales ya hemos hablado: Como lo son los “planetas ctónicos”.

ctónico→ Representación artística de un futuro planeta ctónico llamado HD 209458-b . [FUENTE]

El 10 de abril de 2007, Travis Barman, astrónomo del Observatorio Lowell, demostró que la atmósfera del planeta HD 209458-b contenía vapor de agua cargado de dióxido de carbono y metano. Usando una combinación de medidas observadas por el telescopio Hubble, junto con nuevos modelos teóricos de predicción de órbitas, se dedujo que este exoplaneta orbitaba en torno a su estrella cada tres días y medio, y cada vez que pasa frente a ella, el contenido atmosférico podía analizarse examinando cómo la atmósfera absorbe la luz procedente de la propia estrella a la que orbita.

Después de fotografiar en repetidas ocasiones el tránsito de este planeta, cuando se mostraba de cara hacia nosotros, se detecto un pequeño borrón o nube que parecía ser consecuencia de la pérdida de masa del planeta a través de su atmósfera gaseosa, esto destacó y quedó reflejado en el espectro infrarrojo observable del cuerpo.
Dicho planeta es de tipo gaseoso, de unas 0,7 masas el de Júpiter. Se estima que la proximidad y altas temperaturas hacen evaporar su atmósfera a un ritmo acelerado dejando una pequeña estela tras de sí.

Un planeta ctónico es aquel gaseoso que ha perdido todas las capas de su atmósfera y tan solo presenta su núcleo visible, éste sería muy denso, dotado de un campo magnético más fuerte de lo común por la gran cantidad de componentes metálicos que todavía retendría, y su edad sería más bien temprana por los grandes períodos de tiempo que conllevan este proceso.

Todavía está por verificar la existencia de esta teoría, que por otra parte cataloga la naturaleza y evolución de un planeta, solo hay que buscar ejemplos que lo corroboren.
En 2011 el telescopio espacial Kepler descubrió dos planetas que orbitan alrededor de la estrella KIC 05807616, a una distancia 5 veces menor que la órbita de Saturno. Se presume que podrían ser antiguos gigantes gaseosos que fueron reducidos a sus núcleos de hierro cuando la estrella se convirtió en una gigante roja.
Por otra parte, aún por confirmar, pero muchos científicos han sugerido que Mercurio podría ser un ejemplo de planeta ctónico si se llegase a demostrar que en algún momento fue gaseoso. ¿Y que los lleva a hacer esta afirmación? Varios detalles de Mercurio: es el planeta más pequeño, pero el segundo más denso, apenas un poco por debajo de la Tierra; está formado por un 70 % de elementos metálicos; su manto es relativamente delgado, y su núcleo ocupa el 42% de su volumen total (el de la Tierra es de apenas el 17 %); todas características que se deberían encontrar en un planeta ctónico. Claro que el poder confirmar o refutar esta hipótesis requerirá de un mayor estudio de estos cuerpos, aunque se debe reconocer que la idea de que Mercurio sea lo que quede de un gigante gaseoso es atractiva. Esto sólo confirma que nos falta mucho por conocer acerca de nuestro universo.
Hasta ahora la teoría más aceptada es que el aspecto actual de Mercurio se debe a un choque planetario, pero si hay algo claro, es que en algún momento dentro de muchos años el planeta HD 209458-b pasará a ser un verdadero planeta ctónico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.