Top 5 : Las velocidades más altas alcanzadas por el hombre (o máquina)

Aunque este artículo se desvía un poco de nuestra principal rama de acción, el estudio del Sol, nos pareció muy curioso y apropiado exponer un listado de las velocidades más altas a las que haya podido desplazarse un ser humano, o un objeto fabricado por él.
En el cosmos y el mundo de los viajes espaciales, la velocidad y las distancias son siempre la principal limitación con la que nos encontramos, pero el hecho de afrontar dichas fronteras y superarnos año a año gracias a las tecnologías, es lo que finalmente nos hará conquistar el espacio.

En el siguiente artículo hecho por GAME (aunque inspirado en laifr.com), trataremos de mostrar 5 de los casos más especiales y diversos realizados hasta ahora.

5º ► EL COCHE MÁS RÁPIDO

 

Imacon Color Scanner

Se trata del mítico Thrust SSC (acrónimo en inglés para SuperSonic Car), es una mezcla británica de automóvil y avión de combate. El 15 de octubre de 1997, ERIC alcanzó los 1.232,93km/h, rompiendo la barrera del sonido al marcar velocidad Mach 1,002. Semejante logro fue posible porque se usaron dos motores turbofán con postquemador Rolls Royce Spey 202, como los que se emplean en los aviones de caza F-4.

  • Richard Noble se convirtió en el primer hombre más rápido del mundo, estableciendo un récord de velocidad superior a las 600 mph con un vehículo predecesor al Thrust SSC. Este tenía un solo motor y la cabina iba a un lado del mismo.
  • Sus primeros ensayos fueron realizados en una base aérea, único lugar con una pista de longitud apropiada. Luego de realizar ensayos en el desierto de Jordania, se mudaron al desierto de Nevada debido a problemas que se presentaban por el intenso calor de la zona. el calor allí era tan intenso, que incluso existía riesgo de que el combustible dentro de los tanques del auto se incendiara.
  • Sobre una estructura de caños de acero reforzado se extiende una compleja “piel” de fibra de carbono, aluminio y titanio. Su diseño fue totalmente revolucionario, creado por un científico británico especializado en la construcción de misiles balísticos intercontinentales.

En octubre de 1997 en Black Rock, una zona desértica del estado de Nevada (EE. UU.) y rodeado de grandes medidas de seguridad el piloto británico de aviones de combate Andy Green logró romper la barrera del sonido, y por tanto el récord de velocidad en tierra, a bordo del Thrust SSC. Tras un primer intento el 13 de Octubre, logró alcanzar la alucinante cifra de 1.229,81 kilómetros por hora, más de Mach 1 (equivalente 740 millas por hora), pero no se hizo oficial debido a problemas existentes con el Thrust. Dos días después logró mejorar el récord hasta 1.232,93 Km/h y entonces sí.

Se supone que el Budweiser Rocket consiguió superar Mach 1.01 en 1979, pero no hubo pruebas suficientes como para certificar el récord y no se hizo oficial, por la imprecisión de las medidas y porque los testigos presenciales no oyeron el estampido sónico que se produce al superar dicha velocidad.

 

4º ► LA MISIÓN RED BULL STRATOS

 

Red Bull Stratos, fue una “semi-misión espacial” realizada en la estratosfera terrestre llevada a cabo por un grupo de científicos, el patrocinio de la marca de bebidas energizantes Red Bull, el coronel retirado de la USAF Joseph Kittinger, y el principal héroe de la hazaña, el paracaidista austriaco Felix Baumgartner. La misión tenía planeado subir a Baumgartner a una altura aproximada de 36.576 metros(120.000 pies) hasta la estratosfera sobre Roswell, Nuevo México, Estados Unidos en un globo inflado con helio antes de caer y posteriormente descender en paracaídas a la tierra.

Finalmente el salto se produjo alrededor de los 39.000 metros. Baumgartner rompió la barrera del sonido durante su descenso, convirtiéndose en el primer humano en lograrlo sin un vehículo automotor. El exitoso salto, hizo también que Baumgartner rompiese dos récords mundiales más (el vuelo más alto en un globo tripulado y el salto de mayor altitud), aunque finalmente no quiso superar el récord anterior de mayor tiempo en caída libre de su compañero Kittinger, quien también poseía el de salto a mayor altitud. El salto, en caída libre (antes de abrir el paracaídas) se estimó que duraría entre cinco y seis minutos, haciendo que el salto total (hasta hacer contacto con la tierra) durara aproximadamente diez minutos, pero finalmente la caída libre duró “tan solo”, poco más de cuatro minutos.

→ En este vídeo se puede ver el descenso en 3ª persona.

La temperatura en el exterior de la cápsula era de -9,3ºC (13,4ºF). En la cápsula las condiciones eran de 9,9 °C (47,9 °F). La presión de aire, de 0,329 bares en la cápsula y 0,0005 bar en el exterior.

Al momento de salir de la cápsula, estando expuesto y en pie, a punto de saltar, dio un breve discurso:

” Sé que todo el mundo está mirándome ahora, y deseo que pudiesen ver lo que yo logro ver. A veces, tienes que ir hasta lo más alto para entender cuán pequeño eres. Ahora, regreso a mi hogar. “

Dicho esto, el salto se produjo a las dos horas y media del comienzo de la ascensión. En ese momento superó el segundo récord, el de caída libre a mayor altura, 39.000 metros, muy por encima del récord de Joe Kittinger en 1960 (31.332 metros). En el descenso consiguió batir su tercer récord, superar la barrera del sonido (a 1342,8 km/h) sin ayuda mecánica, aunque no consiguió el récord de mayor tiempo de descenso en caída libre (hizo 4 minutos y 19 segundos frente a los 4 minutos y 39 segundos de Kittinger en 1960). La llegada a tierra transcurrió sin problemas.

¿Cuanto debía de costar el seguro de vida de este tipo?

→ Vídeo del descenso en 1ª persona

 

 

3º ►LOS ASTRONAUTAS DEL APOLO X

Antes de continuar con el tema de la rapidez, hay que aclarar que las velocidades dependen de nuestro punto de referencia. Siendo objetivos, dado que la velocidad a la que la tierra se desplaza al rededor del Sol es de 107.280 km/h, podría decirse que esta es la mayor velocidad alcanzada y que todos viajamos más o menos a ella, pero esta velocidad siempre será con relación al Sol. Entonces, para referirnos a un récord de velocidad alcanzado por un hombre, siempre diremos que el punto de referencia es la superficie terrestre.
Si en la superficie terrestre fijamos un punto X y otro Z, y medimos cuanto tiempo tarda un objeto en recorrer la distancia que las separa, nos dará un orden diferente a que si lo comparamos con las magnitudes con las que se miden las velocidades de los planetas.
Dicho esto, lo mismo da fijar una línea recta en el suelo (como el coche Thrust SSC), que hacia el cielo. La referencia de las distancias hemos decidido que la fija la superficie terrestre, así que técnicamente las velocidades alcanzadas por un cohete o una nave espacial, irán muchísimo más rápido en comparación con cualquier objeto en cuanto dejen de padecer la fuerza gravitatoria de la Tierra.

apoloX
Dicho esto, si marcamos como referencia la superficie terrestre como punto de partida, indudablemente los seres humanos que más rápido se han desplazado alguna vez en toda la historia de la humanidad, son los astronautas del Apolo X. Guste o no guste a nuestros estimados amigos de las teorías conspirativas, lo cierto es que los tres tripulantes del módulo “Charlie Brown” (en imagen), alcanzaron la friolera de 39.897 km/h durante su viaje a la Luna.  El comandante Thomas P. Stafford, junto a John W. Young y Eugene A. Cernan, ostentan este espectacular récord desde mayo de 1969.

2º ► LA SONDA HELIOS-2

En el número anterior tratamos de diferenciar lo que sucedía cuando tomábamos como referencia la superficie de nuestro planeta o si lo hacíamos respecto al Sol. A medida que nos alejamos de nuestro planeta su fuerza gravitatoria desciende y por lo tanto nuestra aceleración (en caso de disponer de ella) aumenta progresivamente. Si encima que nos alejamos de la Tierra nos dirigimos directamente hacia el Sol, poco a poco su fuerza gravitatoria abismal irá propulsándonos más y más.
Debido a que es suicida enviar astronautas a estudiar la superficie solar… ¿Por qué no encargarle esa fastidiosa misión a una máquina?

helios
La primera misión HELIOS, fue el nombre de dos sondas espaciales construidas y operadas por la República Federal de Alemania (en un 70%) y Estados Unidos (en un 30%) a mediados de los 70. La misión de ambas sondas fue el estudio de la influencia del Sol en el ambiente interplanetario. Se acordó crear un par de sondas que investigarían el espacio comprendido entre el Sol y la Tierra con la mayor precisión conseguida hasta entonces, mientras que las sondas se aproximarían al Sol más que cualquier otra anterior.

Las sondas fueron construidas para una vida útil de 18 meses y completaron sus misiones principales a principios de los años 1980, aunque continuaron enviando datos hasta diciembre de 1981 (Helios B) y el contacto con Helios A se perdió el 16 de marzo de 1986. En la actualidad siguen mudas viajando a través de sus órbitas elípticas alrededor del Sol.

Según los datos registrados, Helios B llegó a registrar la velocidad más alta a la que nunca ha viajado un objeto fabricado por el hombre. Gracias a la atracción gravitatoria del astro, consiguió alcanzar una velocidad de 252.800 km/h. Hay que matizar que esta velocidad está medida respecto al Sol, mientras que todas las anteriores lo están desde la Tierra.

 

1º ► LA FUTURA SOLAR PROBE PLUS

programa

→ Ésta imagen está un poco desfasada, pues IRIS y MMS ya han sido lanzadas con éxito. De todos modos sirve igualmente.

Mirando al futuro, nos encontramos a la sonda Solar Probe Plus, con la cual la NASA reeditará la aventura de las sondas Helios 40 años después. Según los diseñadores, cuando la nave se acerque al Sol alcanzará ¡720.000 km/h!. Incluso aunque lleguemos a conseguir enviar naves tripuladas a esta fabulosa velocidad, tardaríamos unos 6.400 años en alcanzar la estrella más cercana al Sol, pero eso es otro tema ya que los estudios que realice esta sonda, serán de trascendental importancia para nuestra causa principal, la meteorología espacial y/o heliofísica, así que la seguiremos muy de cerca.

La Solar Probe +, es una nave espacial robótica planeada para investigar el exterior de la corona del Sol. Se adentrará hasta dentro de 8,5 radios solares (piensa que la Tierra está a más de 200 radios solares), o lo que es lo mismo 0.034 unidades astronómicas, o 5,9 millones de kilómetros, más o menos 1/8 del perihelio de Mercurio. El 01 de mayo 2008 la Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory anunció que diseñará y construirá la nave espacial, en un horario para lanzarlo en 2015, aunque la fecha de lanzamiento ya se ha pospuesto a 2018 a través de un cohete Delta IV Heavy.

La misión está diseñada para sobrevivir a las duras condiciones cerca del Sol, donde la intensidad solar incidente es aproximadamente 520 veces la intensidad a la órbita de la Tierra, por eso es imprescindible el uso de un escudo solar. El escudo solar, en la parte delantera de la nave espacial, está hecho de carbono-carbono reforzado compuesto. Los sistemas de la nave y los instrumentos científicos, se encuentran en la umbra del escudo, donde la luz directa del Sol está completamente bloqueada. La potencia primaria para la misión será mediante el uso de un sistema dual de los conjuntos fotovoltaicos. Una matriz fotovoltaica primaria, que se utiliza para la parte de la misión fuera de 0,25 UA, se retrae detrás del escudo de sombra durante la aproximación cerca del Sol, y una matriz secundaria mucho más pequeña a través de la máxima aproximación. Esta matriz secundaria utiliza refrigeración fluida bombeada para mantener la temperatura de funcionamiento. 

A medida que la sonda pase alrededor del Sol, se calcula que alcanzará una velocidad de hasta 200 km/s, en ese momento será el objeto más rápido hecho por el hombre nunca, casi tres veces más rápido que el récord actual, Helios II.

 


→ Gran documental titulado “Sondas espaciales”. A partir del minuto 37, comienza a hablar de 2 misiones solares, el mítico SDO y la mencionada Solar Probe+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.