La famosa señal inusual “WOW” captada en 1977

En lo profundo de un archivo en Columbus, Ohio, hay un trozo de papel con un montón de letras y números aleatorios impresos en ella. Algunas de las letras están rodeadas, y una palabra se extiende a mano en tinta roja: “WOW”. Esas letras en círculo son los síntomas de una señal inusualmente fuerte del espacio exterior detectada en 1977. No se sabe exactamente lo que era, y nunca se ha vuelto a encontrar otra vez.

Hay un tema susceptible de discusión cuando se está hablando del espacio; Con tantos planetas y lunas dispersas por todo este universo nuestro, donde se encuentran todos los extraterrestres? Así es por ello que algunos astrónomos pasan su tiempo en busca de vida extraterrestre mediante la detección y difusión de mensajes cuidadosamente elaborados al espacio.

Existen todo tipo de eventos y cuerpos celestes en el espacio que emiten ondas de radio y los radiotelescopios están diseñados para capturar, centrarse, y leer ese rango de energía. Mediante el análisis de los datos recogidos por estos radiotelescopios, los investigadores pueden aprender cosas nuevas sobre el universo como donde podría haber galaxias por descubrir.

Organizaciones como SETI (Search for ExtraTerrestrial Intelligence) ayudan a controlar los datos recibidos en radiotelescopios. Buscan algo fuera de lo ordinario como patrones o señales especialmente fuertes que podrían significar que fueron creados y enviados a propósito o de otra manera por una civilización avanzada en otro mundo.

Porción de la señal WOW cap
Porción de la señal WOW captada en 1977.

 

Registro completo del 15 de agosto de 1977
Registro completo del 15 de agosto de 1977.

 

Hoy en día podemos rastrear los datos automáticamente en las computadoras, pero en la década de 1970 todo ese trabajo se hacía a mano, y aquí es donde el voluntario llamado Jerry Ehman aparece como protagonista.

Con un ordenador conectado al telescopio capaz de imprimir los datos que recogía en forma de caracteres dispuestos en una cuadrícula, el 15 de agosto de 1977 Ehman estaba mirando algunas de estas impresiones cuando encontró una secuencia de caracteres que significaban que el telescopio había detectado una señal 30 veces más fuerte que la de las ondas de radio de fondo habituales. Una señal que se prolongó durante 72 segundos.

38 años más tarde todavía no se sabe muy bien de qué se trataba. Una vez Ehman encontró y llamó accidentalmente el evento como ‘WOW’ la señal, los científicos querían ver si podían encontrar de nuevo dicha emisión. Ellos fueron capaces de reducir el número de posibles fuentes para alguna parte de la constelación de Sagitario, posiblemente cerca del cúmulo estelar M55, pero nunca la detectaron de nuevo.

Así que, ¿de dónde vino la señal realmente? Los científicos no están seguros. Por un lado, podría haber sido un error de la computadora, pero probablemente no fue porque la señal no era un aumento constante repentino en los datos que quizás esperaríamos para ver si era sólo un problema técnico. En lugar de ello, se elevó gradualmente hasta un pico y luego cayó de nuevo.

También podría haber sido causado por algo natural, como un púlsar emitiendo ondas de radio en pulsos, pero entonces los astrónomos esperarían ver nuevamente las señales a través de una gran cantidad de diferentes frecuencias de radio. En cambio, la señal WOW sólo se detectó en un canal, y uno muy especial: 1.420 megahertz, la misma banda que de forma natural emite el hidrógeno.

¿Por qué extraterrestres? Si deseamos enviar un mensaje que diga: “Oye, hay vida inteligente aquí”, recogiendo la misma frecuencia emitida por el elemento más simple en el universo, es y será una muy buena idea de hacerlo así. De hecho, es de una gran posibilidad que una civilización extraterrestre inteligente podría usar esa banda tan representativa del universo para establecer comunicación, y es por eso que el uso de la frecuencia natural del hidrógeno en nuestro planeta es ilegal según el derecho internacional, de esta forma se evita contaminar la frecuencia pues a nadie le gustaría recibir un posible mensaje de los extraterrestres, sólo para descubrir que se trataba de una estación de radio local que transmita el noticiero de la noche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.