¿Qué ha sucedido en el Sol en estas últimas 48 horas?

Es cierto pensar que el Sol cada día nos puede sorprender o dar sorpresas. Cuando menos nos lo podamos pensar es él quien se encarga de aportarnos nuevas maneras de comprenderlo. En la superficie del Sol puede suceder una gran variedad de fenómenos, entre ellos una variedad distinta que hemos podido apreciar en estas últimas 48 horas.

Fulguración de clase C8.6 en su momento de máxima emisión.
Fulguración de clase C8.6 en su momento de máxima emisión.

Durante el pasado día 29 de septiembre, una eyección de masa coronal fue eyectada a las 19.31 horas a consecuencia de una fulguración de categoría C8.6 que se produjo en la región activa 12422.

Analicemos por partes cada fenómeno…

En la superficie solar se pueden formar manchas solares. Las manchas solares son causadas por campos magnéticos salientes de la superficie solar, que enfrían la zona y hacen disminuir la densidad. Ello provoca que aparezcan las manchas oscuras.

Una región activa, es una agrupación de manchas solares que comparten los mismos campos magnéticos. Pueden llegar incluso a tener más de 50 manchas solares o incluso más, unidas por los mismos campos magnéticos.

Estas regiones activas se desplazan por la superficie solar. Cuando estas están dentro de la zona geoefectiva (zona frontal entre el Sol y la Tierra) se les asigna una numeración, como es el caso de este evento que se ha producido en la región activa 12422.

En ocasiones, puede suceder que los campos magnéticos que forman las regiones activas, puedan tener mayor o menor estabilidad, todo depende su configuración magnética, tamaño, etc… En caso de tener muy poca estabilidad o mejor dicho, inestabilidad, existe riesgo que los campos magnéticos se vean obligados a liberar grandes cargas de energía. Esta energía es en forma de rayos X o mejor dicho esta liberación lleva el nombre de fulguración.

Las fulguraciones se clasifican según la cantidad de radiación liberada en el momento. Esta clasificación se subdivide en unas letras y una numeración con un decimal. Las fulguraciones de clase C son las más débiles, las de clase M las medianas y las X las más potentes, o mejor dicho, las que mayor liberación han tenido. Dentro de cada letra se subdivide en una numeración con un decimal que va del 1.0 hasta el 9.9 (excepto las de categoría X que puede ir a más de 9.9), como por ejemplo M3.4 o como fue la fulguración mencionada al principio, de categoría C8.6.

Esta radiación liberada por la fulguración que viaja en todas direcciones llega a alcanzar las partes altas de la ionosfera, pero a la superficie casi nunca suele llegar (solamente existen registros de muy pocos casos, y a ello se le denomina GLE). Cuando la radiación X llega a la ionosfera, esta se perturba provocando que las señales de radio de baja frecuencia que viajan por esta capa alta de la atmósfera, se bloqueen y se atenúan. Ha habido casos de fulguraciones intensas que han dejado sin comunicación de baja frecuencia durante horas.

Hay fulguraciones repentinas (que son rápidas y emiten durante pocos minutos radiación X) y también hay fulguraciones de larga duración (suelen durar incluso más de una hora y liberan bastante radiación continua). Cuando son fulguraciones de larga duración existe riesgo de que se produzca un evento de radiación o lo llamado TORMENTA DE RADIACIÓN. Ello supone una llegada intensa de protones y electrones producidos durante la fulguración que únicamente como efecto pueden dañar a los satélites. En este caso y por suerte, solo hubo un pequeño incremento en el nivel de flujo de protones que no llegó a alcanzar el nivel de tormenta de radiación.

En ocasiones, puede suceder que durante las fulguraciones se produzca una expulsión de material procedente del Sol en forma de como una nube, esta “nube” recibe el nombre de CME o mejor dicho <<eyección de masa coronal>>. Estas CME’s se expanden a medida que se alejan del Sol.

12045661_1047529971947499_3819861727395028301_o
Eyección de masa coronal producida por la eyección del filamento magnético durante el día 30 de septiembre.

Esta nube está formada por gran cantidad de partículas cargadas de plasma (electrones y protones principalmente). Suelen salir eyectadas a velocidades variables, que suele ir desde 300 km/s hasta 2500 km/s (en el caso del evento sucedido, la CME se desplaza a unos 330 km/s). Estas eyecciones pueden ir dirigidas hacia cualquier dirección, incluso hacia la Tierra. Cuando una CME va dirigida hacia la Tierra se le denomina Geoefectiva. No obstante, a medida que avanza la CME se puede conocer con mayor exactitud su ruta. Una CME geoefectiva puede ser parcial o total. Cuando la CME es parcial, solo una pequeña parte rozará el campo magnético de la Tierra, mientras que si es total, estaremos hablando de que será dirigida totalmente hacia la Tierra. Dependiendo de su velocidad tardará entre 16 horas (en casos de CME’s muy extremadamente rápidas) hasta 4-5 días en CME’s lentas.

Cuando una CME roza con el escudo magnético de la Tierra, llamado magnetosfera, este lo perturba provocando que el campo magnético de la Tierra se alteré. Cuando esto sucede se le llama tormenta geomagnética y tiene diferentes grados e intensidades.

En casos simples, las tormentas geomagnéticas solo provocan un aumento del nivel de auroras tanto boreales como australes, pero en casos extremos puede producir otros fenómenos como inducciones electromagnéticas, fallos en satélites, alteraciones en las comunicaciones y otros de los cuales los encontrarán en nuestra web de GAME.

Protuberancia solar en el momento de su eyección
Protuberancia solar en el momento de su eyección

Al día siguiente de la fulguración de categoría C8.6 en la región activa 12422, se produjo la eyección de una protuberancia solar.

Una protuberancia solar, es un conjunto de gas y plasma que sale fuera de la superficie del Sol pero que queda atrapado por los campos magnéticos que emergen del astro rey, formando ciertos tipos de formas, siendo la más conocida la de tipo arco o bucle.

En ocasiones, estas protuberancias pueden ser quiescentes, es decir, que con el paso de los días vuelven a la superficie del Sol y terminan desapareciendo sin formar ningún otro fenómeno posterior, y otras protuberancias son activas y acaban expulsando gran mayor parte del material hacia el exterior, formando así una eyección de masa coronal (CME).

Dicho todo esto… analicemos la situación:

  • 29-09-2015 19.31 horas UT: Se produce una fulguración de clase C8.6 en la región activa 12422.
  • 29-09-2015 20.11 horas UT: Se confirma que dicha fulguración produce una CME sin determinar si es geoefectiva o no.
  • 30-09-2015 09.11 horas UT: Se eyecta una gran protuberancia solar y está forma una eyección de masa coronal
  • 30-09-2015 11.00 horas UT: Se confirma que la eyección de masa coronal producida durante el pasado día 29, es geoefectiva parcialmente
  • 30-09-2015 22.00 horas UT: Se confirma que la eyección de masa coronal producida por la eyección de la protuberancia solar, es geoefectiva parcial también.
  • 03-09-2015 22.00 horas UT: Se espera la llegada de las dos CME’s unificadas.

    12032148_1047837008583462_2619053842380959357_n
    Tiempo de estimación aproximado de recorrido de la CME unificada.

Las dos eyecciones de masa coronal viajan a muy poca velocidad, tan solo a 330 km/s, lo cual hace que sea dos eventos de bajo riesgo. El problema viene que la primera va algo más lenta que la segunda, y las dos van dirigidas hacia la misma dirección aproximadamente. ¿Qué sucederá entonces?

Cuando esto sucede, la gran mayoría de las veces las dos CME’s quedan fusionadas en una, siendo la más rápida la que se frena casi a la misma velocidad que la más lenta. Lo cual tendremos dos CME’s en una con una velocidad pequeña pero con algo de más densidad de lo esperado. La parte positiva es que la CME unificada no es geoefectiva total, sino que tan solo una pequeña porción será la que alcanzará la magnetosfera terrestre.

Cuando la CME unificada alcance la magnetosfera terrestre (previsto para las últimas horas del día 3 de octubre) de forma parcial, está ejercerá una presión en la magnetopausa (extremo de la magnetosfera) y hará que nuestro campo geomagnético empiece a sufrir alteraciones. Será entonces  cuando tengamos lo que se llama tormenta geomagnética.

Las tormentas geomagnéticas se miden según la alteración que sufre el campo geomagnético terrestre. Para ello se utiliza una gráfica llamada gráfica DST (Disturbance Storm Time). Estos datos son captados por diferentes magnetómetros ubicados en diferentes puntos del planeta. Gracias a estos datos se obtiene cada tres datos un promedio, que es lo que permitirá obtener el índice KP.

descarga
Indice KP de los últimos 7 días

Un índice KP 1, 2 o 3 significan estabilidad. Un índice KP 4 significa leve alteración. Y un índice KP 5, 6, 7, 8 o 9 significan una tormenta geomagnética de menor a mayor nivel.

En este caso estamos ante una doble eyección de masa coronal unificada en una parcialmente geoefectiva, pero que se desplaza a una velocidad lenta, por lo que no esperamos más que una tormenta geomagnética de tipo G2 (KP6) o G3 (KP7). Durante este año 2015 hemos tenido otros episodios de este tipo de actividad.

Según el grado de intensidad de la tormenta geomagnética, los efectos serán mayores o menores. Para ello aconsejamos la siguiente web para obtener más información: http://www.meteorologiaespacial.es/?page_id=268

Un comentario sobre “¿Qué ha sucedido en el Sol en estas últimas 48 horas?

  • el octubre 1, 2015 a las 12:20 pm
    Permalink

    Excelente información y muy practica. saludos

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.