Las diferencias más importantes entre el Sol y la Tierra

¿Hay mucha diferencia entre el Sol y la Tierra? O mejor dicho ¿entre una estrella y un planeta?

El Universo está plagado de estrellas y planetas, muchos de ellos visibles desde la Tierra con los aparatos adecuados. Pero ambos se diferencian de forma notable. Una estrella es un astro capaz de poder producir luz por sí misma. Un planeta es, por contraposición, un objeto astronómico que no contiene luz propia. Por tanto, depende de las estrellas cercanas para su iluminación. Esto sucede del mismo modo con los satélites.

Pero veamos más detalles ahora sobre la diferencia entre el Sol y la Tierra…

El Sol Es una enorme bola de plasma, que contiene 333.000 veces más masa que la Tierra. Se trata de un 74% de hidrógeno y un 25% de helio con algunas trazas de otros elementos. No hay ninguna superficie sólida para subirse en ella, por lo que tendríamos que arreglar eso nada más empezar.

La temperatura media en la superficie del Sol es de unos 5.500 grados Celsius, mientras que la temperatura media de la Tierra es de aproximadamente 15 C. El hierro se reduce a sólo 2.800 grados, así que… el Sol es demasiado caliente para compararlo con la Tierra o incluso el planeta más caliente del sistema solar, Venus.13_jupiter (Small)

 La gravedad en la superficie del Sol es de 28 veces la gravedad de la Tierra. Si pudiéramos estar en la superficie del Sol, que no se puede, estaríamos aplastados completamente. Por lo que estar en la superficie del Sol seria pesar 28 veces más nuestro peso.

En el Sol no hay atmósfera respirable, no hay tierra firme, el Sol genera rayos X mortales. Ah, y no nos olvidemos de las terribles quemaduras de la radiación ultravioleta.

También tendríamos otro factor en contra, el gas. La Tierra contiene unos tipos de gases que ayudan y conviven con los seres vivos y que mantienen el planeta, mientras que en Sol, los gases principales son hidrógeno y helio.

Los científicos en realidad han considerado maneras para poder extraer el hidrógeno y el helio fuera de una estrella como el Sol, conocido como “lifting estelar”. Hay algunas maneras hipotéticas para hacerlo aunque lógicamente casi imposibles. Se podría cargar la superficie del Sol con un láser de gran alcance, el aumento de la velocidad del viento solar en esa zona, obligaría al Sol lanzar su masa en el espacio. Otro método es la creación de potentes campos magnéticos alrededor de los polos del Sol, y canalizar su hidrógeno en chorros.

A parte del hidrógeno y el helio ¿Qué queda? Sobre 5.600 veces la masa de la Tierra en elementos más pesados, como el oxígeno, silicio, oro, etc… 5600 veces suena como mucho. Júpiter es sólo 316 veces la masa de la Tierra lo cual el Sol es algo más de 10 veces la masa de Júpiter.

Otra clara diferencia entre nuestro planeta y el Sol es la cantidad de energía que produce. La Tierra al igual que todos los planetas no son capaces de producir ni luz ni energía externamente y por sí mismos. A diferencia de las estrellas, que las reacciones nucleares que se producen sí que llega a pasar la energía hacia el exterior.

Si eres un fan de la ciencia ficción, quizás habrás oído hablar de una esfera de Dyson. La propuesta de Freeman Dyson fue que se podría cubrir todo el Sol en una bola de metal. En lugar de la cantidad miserable de energía que cae en la tierra, esto permitirá capturar el 100% de la energía liberada por el Sol: 384 yottawatts.

Una estrella contenida en una esfera de Dyson no sería visible directamente, aunque la esfera en sí generaría radiación infrarroja equivalente a la energía generada por el astro, debido al calentamiento en su cara interna. Además al estar compuesta de cuerpos sólidos, la esfera de Dyson tendría un espectro similar al de un cuerpo negro.

faumk3zso3qcpuagv7oz

Aunque, la construcción de una esfera rígida real es probablemente inviable porque sería muy inestable y finalmente colapsaría. Probablemente tendría más sentido construir un enjambre de satélites que rodean el Sol, la captura de su energía.

Como ven, una estrella a diferencia de la Tierra hay muchas cosas distintas y otras muchas más…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.