Los rayos pueden golpear las rocas a nivel atómico

¿Qué tienen en común la caída de un rayo y un meteorito? Una es una descarga de energía, el otro, un objeto sólido. Pero resulta que ambos pueden tener el mismo tipo de impacto en las rocas, a nivel microscópico.
En un estudio reciente, los investigadores encontraron que los rayos pueden hacer chocar diminutas partículas de cuarzo en una roca, forzándolas a alinearse en bandas llamadas “laminillas golpeadas”, una característica que se pensaba que sólo se formaba en las altas temperaturas y presiones del impacto de un meteorito.
Para que los cristales se reorganicen a sí mismos a nivel atómico, y crear las láminas de choque, la presión ha de ser intensa.
Los científicos hicieron el descubrimiento al estudiar las fulguritas, que son capas delgadas de vidrio que se forman en una roca alcanzada por un rayo. El vidrio se forma cuando un rayo derrite las capas externas de la roca.

figure_1c_for_release
* Fulgurita. Roca alcanzada por un rayo. (Universidad de Pensilvania)

Las fulguritas también se pueden formar en la arena donde se funden y se transforman en vidrio hueco. Pero, en vez de una superficie lisa, vidriosa, tienen una textura áspera y son relativamente raras.
Los investigadores esperan que al aprender más sobre las fulguritas, puedan entender mejor cómo los rayos afectan a las rocas durante una tormenta eléctrica.

Pero las piedras de fulgurita, tienen un uso práctico, también. La caída de rayos ocurre en todo el mundo, pero están más concentradas en algunos lugares que en otros. Observar un montón de fulguritas en las piedras, podría significar que la caída de rayos en esa ubicación, sucede a menudo, y que usted debería marcharse del lugar, si una tormenta se acerca.

“Una vez que fui consciente, empecé a verlo una y otra vez”, dijo el coautor del estudio, Reto Giere, en un comunicado de prensa. “He tenido algunos sustos con tormentas eléctricas en el campo, donde he tenido que tirar mis instrumentos de metal y salir corriendo.”

Grupo Amateur de Meteorología Espacial

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.