EL ECUADOR ES TAN VULNERABLE COMO LOS POLOS TERRESTRES ANTE UNA GRAN TORMENTA GEOMAGNÉTICA

El campo magnético de la Tierra forma la conocida “magnetosfera” que protege a nuestra atmósfera desde el “viento solar”. Ese es el flujo constante de partículas cargadas que fluyen hacia fuera del sol. Cuando la magnetosfera protege la Tierra de estas partículas solares, consiguen ser canalizadas hacia las regiones polares de nuestra atmósfera.

A medida que se produce elchoque de partículas en la capa ionosférica de la atmósfera, se produce una luz que se emite y se forma la creación de pantallas multicolores hermosas de aurora cerca tanto del Polo Norte como del Polo Sur. Estas son impresionantes representaciones visuales de las complejas interacciones en la Tierra acerca del medio ambiente espacial, que colectivamente llamamos “meteorología espacial”.

La misma meteorología espacial que genera estas hermosas pantallas puede causar estragos en una amplia gama de tecnologías. Sabemos desde hace tiempo que la meteorología espacial en las regiones de latitudes altas cerca de los polos puede causar fallos en la red eléctrica, a veces incluso causando graves daños. El ejemplo más famoso fue el apagón de marzo de 1989 que afectó en el noreste de Estados Unidos y en Quebec, Canadá, que dejó a millones sin electricidad durante 12 horas.

Pero no hemos pensado en las regiones ecuatoriales como principales objetivos. La nueva investigación realizada muestra que las zonas más cercanas al ecuador todavía experimentan mal la meteorología espacial, y sus efectos perturbadores sobre la infraestructura de la red eléctrica.

damagingelec

Muy por encima de la tierra en la atmósfera superior se producen fluctuantes de corrientes eléctricas impulsadas por las interacciones entre la magnetosfera y la ionosfera. Estas corrientes atmosféricas fuertes causan cambios en la fuerza del campo magnético local en la superficie. No podemos sentir el campo magnético nosotros mismos, pero los investigadores lo miden y hacen un seguimiento en varios puntos de la superficie de la Tierra.

Eso es todo bien y bueno. El problema viene cuando estas corrientes atmosféricas causan cambios rápidos en el campo magnético. Cuando el campo magnético cambia abruptamente, esto podría generar corrientes eléctricas en los conductores en la superficie de la Tierra, por ejemplo, tubos largos o cables, como oleoductos y gasoductos o líneas de transmisión de energía. Este proceso de generación de corriente eléctrica se llama inducción magnética.

Estas corrientes eléctricas se llaman corrientes geomagnéticamente inducidas, o GIC para abreviar. Las regiones de latitudes altas son más susceptibles a los eventos GIC debido a las intensas corrientes eléctricas que fluyen a través de las auroras, gracias a la forma en que el viento solar se desvía cuando golpea la magnetosfera de la Tierra. Sin embargo, todo el planeta se puede ver afectada en diversos grados.

Cuando ocurren, los GIC generan efectivamente corriente eléctrica adicional en infraestructura de la red eléctrica a través de inducción magnética. Redes eléctricas, durante los eventos grandes, pueden llegar a asumir más electricidad de la que pueden manejar. Estas corrientes inducidas pueden causar numerosas fallas en los equipos hasta el punto de llegar a los cortes de energía para grandes poblaciones.

Esas mismas corrientes geomagnéticamente inducidos que ocurren en las regiones de altas latitudes pueden suceder alrededor del ecuador de nuestro planeta también. No, no son causados ​​por el sistema de corriente eléctrica auroral encontramos cerca de los polos, sino por una contraparte de baja latitud más débil llamado electrochorro ecuatorial. La corriente eléctrica del electrochorro ecuatorial se puede detectar en el suelo usando observaciones de campo magnético.

damagingelec

El electrochorro ecuatorial (EEJ) es una cinta estrecha de corriente que fluye hacia el este, en la región ecuatorial durante el día en la ionosfera de la Tierra. El anormalmente grande amplitud de las variaciones en los componentes horizontales medidas en los observatorios geomagnéticos ecuatoriales.

Recientemente los investigadores informaron que la actividad GIC se ve reforzada en el ecuador durante las tormentas geomagnéticas severas, que es cuando las eyecciones de masa coronal y sus ondas de choque golpean la Tierra. Se ha señalado con el dedo al electrochorro ecuatorial como causa sospechada.

Un nuevo artículo de investigación presentado en el Geophysical Research Letters, se muestra que los países cercanos al ecuador magnético son más vulnerables la meteorología espacial de lo que se pensaba.

En lugar de centrarse en las tormentas geomagnéticas severas, como el evento de Halloween 2003 que causaron problemas de la red eléctrica en Suecia (entre muchas otras cosas), tomamos un rumbo diferente. El análisis se centra en la llegada de los choques interplanetarios. Estos son los aumentos bruscos de la presión del viento solar, esa corriente de plasma que fluye constantemente fuera del sol. Cuando estos choques golpean la magnetosfera de la Tierra, el impacto provoca un cambio del campo magnético repentino que se puede medir en todo el mundo.

Los choques interplanetarios anuncian regularmente el comienzo de una tormenta geomagnética. Pero muchos pasan por relativamente benignos sin desarrollar en una tormenta geomagnética en toda regla.

Los científicos nos hemos dado cuenta de que la respuesta magnética a estas llegadas de choque a veces son significativamente más fuertes en el ecuador magnético en comparación con lugares con sólo unos pocos grados de distancia. ¿Por qué?

Un análisis de cómo estas respuestas ecuatoriales difieren a lo largo del día revelaron que eran más fuertes alrededor del mediodía y más débil por la noche. Este contraste diario corresponde a las variaciones conocidas en el electrochorro ecuatorial. Es una fuerte evidencia de que el electrochorro ecuatorial está amplificando la actividad actual geomagnéticamente inducida durante las llegadas de choques interplanetarios de una manera que realmente no se ha reconocido hasta ahora.

Este resultado tiene implicaciones significativas para los muchos países situados por debajo de la electrochorro ecuatorial que pueden estar operando infraestructuras eléctricas no inicialmente diseñadas para hacer frente a la meteorología espacial. Estos países tienen que buscar formas de proteger su infraestructura durante períodos geomagnéticamente tranquilos, así para estar preparados para las tormentas geomagnéticas severas.

Científicos de todo el mundo están llevando a cabo investigaciones en curso para comprender mejor los efectos de estas corrientes geomagnéticamente inducidas en las redes eléctricas. Se está volviendo cada vez más claro que tenemos que investigar los efectos de períodos de calma, no sólo en los grandes eventos. Lo que sucede en estos momentos de tranquilidad a menudo se pasa por alto y puede tener un impacto significativo en nuestra sociedad cada vez más dependiente de la tecnología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.