A LA CAPTURA DE DIFERENTES PISTAS QUE VIAJAN A LA VELOCIDAD DE LA LUZ SOBRE LAS FULGURACIONES

Expertos en meteorología espacial de todo el mundo se reunieron en el NJIT la semana pasada para compartir las últimas investigaciones sobre las repentinas explosiones de gran alcance, de radiación electromagnética y partículas cargadas que irrumpieron en el espacio durante masivas erupciones solares.

Los científicos, que fueron un total de 70, utilizaron para toda la investigación los datos recogidos por el Reuven Ramaty High Energy Solar Spectroscopic Imager (RHESSI), un telescopio espacial que orbita la Tierra cada 95 minutos y que captura los rayos X de alta energía y rayos gamma producidos durante las fulguraciones solares.

¿Qué procesos desatan las erupciones solares con energías equivalentes a miles de millones de bombas de hidrógeno, y cómo las partículas se aceleran rápidamente a casi la velocidad de la luz para producir los rayos X detectados y rayos gamma?, son cuestiones fundamentales científicos que aún tienen que resolverse.

Los instrumentos del RHESSI miden la energía de los fotones de alta energía emitidos en fulguraciones que no penetran la atmósfera terrestre. Es el único telescopio espacial que opera actualmente que se dedica a la medición de los rayos X y los rayos gamma procedentes del Sol.

“Para entender mejor las fulguraciones, es importante saber en qué dirección sus radiaciones de alta y baja energía están viniendo, cuando estos diferentes fotones de energía son liberados en el transcurso de una erupción, y de donde en el entorno solar se depositan”, dijo Dale Gary, un distinguido profesor de física del NJIT, que utiliza los datos del RHESSI para comparar con las observaciones recientemente realizadas.

images

El objetivo de la reunión es la relación entre los datos de llamaradas solares tomadas con el RHESSI y datos de otras fulguraciones capturadas en otras longitudes de onda, incluyendo las ondas de radio de baja energía, que ofrecen puntos de vista diferentes.

Shaheda Shaik, un estudiante de NJIT que estudia la física solar, ha estado analizando los datos de brotes capturados durante cuatro días en marzo de 2015 por tanto RHESSI y por el radiotelescopio de EOVSA.

“Al observar los datos de diferentes longitudes de onda como la radio y de rayos X sobre el espectro electromagnético del Sol, podemos determinar cuándo, dónde y cómo se originó el brote. También podemos obtener muchos parámetros como la intensidad del campo magnético, la temperatura y la densidad de la región de donde se produjo la fulguración en el Sol a través de estas radiaciones “, dijo Shaik, quien presentó sus hallazgos en la conferencia.

Los telescopios ópticos tales como Big Bear Solar Observatory de NJIT (BBSO) capturaron imágenes de alta resolución de las erupciones en la parte visible del espectro, proporcionando una nueva perspectiva.

A diferencia de un telescopio solar óptico, que estudia la radiación asociada principalmente a fenómenos de mucha menor energía, RHESSI puede detectar una amplia gama del espectro electromagnético de alta energía.

La energía liberada en las erupciones solares, calienta el plasma a decenas de millones de grados Fahrenheit, lo que es el equivalente a miles de millones de megatones de TNT. La radiación solar a partir de estas erupciones puede destruir los sistemas electrónicos de los satélites utilizados en las telecomunicaciones, la previsión meteorológica y sistemas de navegación, entre otros servicios.

Brian Dennis, responsable de la misión del RHESSI de la NASA, dijo que durante los más de 13 años que ha estado en órbita, RHESSI ha proporcionado muchas observaciones únicas, incluyendo los datos de más de 100.000 fulguraciones de rayos X y muchas fulguraciones de rayos gamma, que tienen muy avanzada la comprensión científica de los fenómenos que constituyen las explosiones más poderosas en el sistema solar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.