CAPTADO POR PRIMERA VEZ UN SISTEMA ESTELAR QUÍNTUPLE

Es un pequeño punto en la constelación de la Osa Mayor, pero si pudiéramos cruzar los 250 años luz que nos separan de él, se podría observar un espectáculo poco común: un sistema estelar quíntuple (cinco estrellas), con dos estrellas binarias eclipsantes. Es el primero conocido sistema de este tipo.

Si las estrellas dobles o incluso triples son comunes en la galaxia, éste sin embargo es muy raro, un sistema estelar verdaderamente exótico. Este sistema en particular no tiene nombre, sólo una designación imposible de recordar: 1SWASP J093010.78 + 533859.5 (J093010 para abreviar) que indica que es parte de los objetos estudiados por el proyecto del programa SuperWASP (Búsqueda de Planetas de Gran Angular).

Por ahora, no hemos descubierto ningún planeta alrededor de estas cinco estrellas, pero esto no quiere decir que no existan, dijo el Dr. Marcus Lohr, de la Open University, autor principal del nuevo hallazgo.

PAAwdFqh

Actualmente, se han detectado ‘sólo’ cinco estrellas. Los datos recogidos sugieren la existencia de una binaria eclipsante de contacto, un sistema en el que las dos estrellas orbitan tan juntas que comparten una atmósfera exterior. Esto significa que las dos estrellas comparten el mismo plano binario de revolución, lo que indica que es probable que estén formadas de un solo disco de gas y polvo; es decir que nacieron en el mismo ‘cuna’.

El primer par consiste en dos estrellas más pequeñas y frías que nuestro Sol, separadas por una distancia de unos tres millones de kilómetros con un período orbital de más de 8 horas. La segunda pareja es lo que se ha llamado como un sistema binario de contacto. Estas dos estrellas tienen un período de rotación de menos de 6 horas.

Los 2 juegos de estrellas están a 21 mil millones kilómetros de entre uno y el otro, o más bien mayor que la distancia entre el Sol y Plutón. Sin embargo, están gravitacionalmente unidas en un solo sistema. Y la quinta estrella, se encuentra a 2 mil millones de km de la primera binario.

Aunque estas estrellas son más pequeñas y más frías que el sol todo el sistema colectivo es lo suficientemente brillante como para ser visible, por lo que los astrónomos aficionados con telescopios pequeños debería incluso ser capaz de observar los eclipses por sí mismos.

Mediante el estudio de este sistema extraño y raro, los científicos podrían comprender mejor cómo las estrellas y los planetas, incluyendo nuestra pequeña “pelota”, llegaron a existir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.