ASTRÓNOMOS PRESENTAN EVIDENCIAS DE QUE UNA ENANA BLANCA, PUDO HABER DESTRUIDO UN PLANETA HACE TIEMPO

El universo y sus “leyes físicas”, son la forma de reciclaje más práctica y constante que podamos imaginar, sobretodo en el mundo nanoscópico, donde una misma partícula puede formar parte de un plasma, una nebulosa, una roca o un campo magnético e ir saltando de una dimensión a otra.
En el mundo macroscópico, en especial el de las grandes proporciones que ocupan los planetas o las estrellas, los “intercambios de material”, no acostumbran a ser tan fluidos y sigilosos cuando se ven con un telescopio y no con un microscopio.

La destrucción de un planeta, muchas veces se asocia a la ciencia ficción o a las ideas apocalípticas totales y absolutas, pero todos sabemos que pueden suceder si nos imaginásemos las situaciones más extremas que nos haya podido mostrar el cosmos.
Recientemente un equipo de astrónomos ha encontrado evidencias de que esto puede haber sucedido en un clúster antiguo de estrellas al borde de nuestra galaxia.

Usando varios telescopios, incluyendo el Observatorio de Rayos-X Chandra, los investigadores han encontrado pruebas de que una estrella enana blanca puedo haber desgarrado un planeta hace tiempo cuando se acercaron demasiado entre si.

¿Cómo podría una estrella enana blanca, que es sólo de un tamaño similar o por lo general un poco mayor que el de la Tierra, responsable de un acto tan extremo?
La respuesta es la gravedad. Cuando una estrella alcanza su etapa de enana blanca, casi todo el material que le queda se encuentra ultra densificado por motivos que mencionamos aquí. Esto significa que, para los encuentros cercanos con el resto de cuerpos de su baricentro de masas, la fuerza gravitacional de la estrella y las mareas asociadas, causadas por la diferencia en la fuerza de la gravedad en el lado cercano y lejano del planeta, se incrementan considerablemente tras el bamboleo. Por ejemplo, la gravedad en la superficie de una enana blanca es más de diez mil veces mayor que la gravedad en la superficie del Sol, que es una enana amarilla.

¿ Qué es la misión INTEGRAL ( International Gamma Ray Astrophysics Laboratory) ?

Los investigadores utilizaron el satélite orbital INTEGRAL de la ESA, para descubrir una nueva fuente de rayos-X cerca del centro del cúmulo globular NGC 6388. Las observaciones ópticas habían dado a entender que un agujero negro de masa intermedia con masa igual a varios cientos Soles o más,  reside en el centro de NGC 6388. La detección de rayos-X por INTEGRAL, entonces planteó la intrigante posibilidad de que los rayos X fueron producidos por remolinos de gas caliente hacia un agujero negro de masa intermedia.

NG* (Imagen del cúmulo globular NGC 6388, con luz observable.)

En una observación de seguimiento de los rayos-X emitidos en este cúmulo, la excelente visión de Chandra permitió a los astrónomos determinar que los rayos-X de NGC 6388, no venían desde el agujero negro pulsante en el centro del grupo, sino que en su lugar lo hacía ligeramente solo desde un costado. Una nueva imagen compuesta muestra NGC 6388 con rayos-X detectados por Chandra, en luz rosada y visibles desde el Telescopio Espacial Hubble en rojo, verde y azul, con muchas de las estrellas que parecían ser de color naranja o blanco. La superposición de las fuentes de rayos-X y las estrellas cerca del centro del cúmulo ,también hace que la imagen aparezca blanco.

A globular cluster about 35,000 light years from Earth.*Imagen del mismo cluster pero dotado de otros parámetros como los que permite el Chandra.)

Con el agujero negro central descartado como la fuente de rayos-X potencial, la caza continuó en busca de pistas sobre el origen real en NGC 6388. La fuente se controló con el telescopio de rayos-X a bordo del telescopio Swift, para unos 200 días después del descubrimiento por INTEGRAL.
La fuente de emisión fue regulada durante el período de observaciones de Swift. La velocidad a la que el brillo de rayos-X se incrementó durante un período, y de acuerdo con los modelos teóricos, se debió a la interrupción de un planeta por las fuerzas de marea gravitacionales de una enana blanca.
Según estos modelos, un planeta es arrastrado primero lejos de su estrella madre por la gravedad de la densa concentración de estrellas en un cúmulo globular. Cuando un planeta pasa demasiado cerca de una enana blanca, puede ser despedazado por las intensas fuerzas de marea de la enana blanca. Los restos planetarios se calientan y brillan en rayos-X a medida que cae sobre la enana blanca.
Los investigadores estiman que el planeta destruido habría contenido una tercera parte de la masa de la Tierra, mientras que la enana blanca tiene cerca de 1,4 veces la masa del Sol.

ow

* La fuente de imagen y el vídeo, provienen de las personas que realizaron el estudio, así que tendrán que subtitularlo del italiano.

Si bien la idea en el caso de la interrupción de marea de un planeta no estaba del todo confirmada, otro argumento a favos reforzó cuando los astrónomos utilizaron los datos de los múltiples telescopios para ayudar a eliminar otras posibles explicaciones para los rayos X detectados. Por ejemplo, la fuente no muestra algunas de las características distintivas de un binario que contiene una estrella de neutrones, tales como pulsaciones o ráfagas rápidas de rayos X. Además, la fuente es demasiado débil en ondas de radio para ser parte de un sistema binario con un agujero negro de masa estelar.

Un artículo que describe estos resultados fue publicado en una edición de octubre de 2014 en la revista Monthly Notices de la Royal Astronomical Society. El primer autor es Melania Del Santo, del Instituto Nacional de Astrofísica (INAF), IASF-Palermo, Italia, y los co-autores son Achille Nucita de la Università del Salento en Lecce, Italia; Giuseppe Lodato de la Università degli Studi di Milano en Milán, Italia; Luigi Manni y Francesco De Paolis de la Università del Salento en Lecce, Italia; Jay Farihi del University College de Londres en Londres, Reino Unido; Giovanni De Cesare, del Instituto Nacional de Astrofísica en IAPS-Roma, Italia y Alberto Segreto del Instituto Nacional de Astrofísica (INAF), IASF-Palermo, Italia.
Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA en Huntsville, Alabama, dirige el programa Chandra para el Directorio de Misiones Científicas de la NASA en Washington. El Observatorio Astrofísico Smithsoniano en Cambridge, Massachusetts, controla las operaciones científicas y de vuelo de Chandra.
Fecha= 17/04/2015

> Elaboración, traducción y producción = 
Grupo Amateur de Meteorología Espacial (GAME)
> Crédito de la información, imágenes y vídeos =
/ 2 / 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.