¿CUÁL ES LA GALAXIA MAS CERCANA A NOSOTROS?

Los científicos han sabido desde hace tiempo que la Vía Láctea no está sola en el universo. Además de nuestra galaxia que forma parte del grupo local (una colección de 54 galaxias y galaxias enanas), también somos parte de la formación más grande conocida como el supercúmulo de Virgo. Así que se podría decir que la Vía Láctea tiene una gran cantidad de vecinos.

De éstos, la mayoría de la gente considera que la galaxia de Andrómeda es nuestro conviviente galáctico más cercano. Pero, en verdad, Andrómeda es la galaxia espiral más cercana, y no la galaxia más cercana. La galaxia más cercana corresponde a una formación que se ubica en realidad dentro de la propia Vía Láctea, una galaxia enana que se conoce con el nombre de la enana del Can Mayor (Sobredensidad el Can Mayor).

Esta formación estelar está a unos 42.000 años luz del centro galáctico, y tan sólo 25.000 años luz de nuestro Sistema Solar. Esto lo sitúa más cerca de nosotros que el centro de nuestra propia galaxia, que se ubica a 30.000 años luz de distancia del Sistema Solar.

Antes de su descubrimiento, los astrónomos creían que la galaxia enana de Sagitario era la formación galáctica más cercana a la nuestra. A 70.000 años luz de la Tierra, esta galaxia se determinó en 1994 que era la más cerca de nosotros, más cerca que la Gran Nube de Magallanes (LMC), la galaxia enana irregular ubicada a 180.000 años luz de distancia, que ocupó anteriormente el título de nuestro vecino más cercano.

Todo eso cambió en 2003, cuando la galaxia enana de Canis Major fue descubierta por el Two Micron All-Sky Survey (2MASS), una misión astronómica de colaboración que tuvo lugar entre 1997 y 2001.

El uso de los telescopios situados en el monte Hopkins Observatorio en Arizona (para el hemisferio norte) y el Observatorio de Cerro Tololo en Chile para el hemisferio sur, los astrónomos fueron capaces de llevar a cabo un estudio completo del cielo en luz infrarroja.

Debido a esta técnica, los astrónomos fueron capaces de detectar una muy significativa densidad de estrellas gigantes de clase M en una parte del cielo ocupado por la constelación del Canis Major, junto con varias otras estructuras relacionadas compuestos de este tipo de estrella, dos de que forman arcos amplios y débiles (como se ve en la imagen de arriba).

La prevalencia de las estrellas de clase M es lo que hizo que la formación fuera fácil de detectar. Estas frescas, «enanas rojas» no son muy luminosas en comparación con otras clases de estrellas, y ni siquiera puede verse a simple vista. Sin embargo, brillan muy brillantes en el infrarrojo, y aparecieron en gran número.

Además de su composición, la galaxia tiene una forma aproximadamente elíptica y se cree que contiene tantas estrellas como la galaxia enana elíptica de Sagitario, el contendiente anterior para la galaxia más cercana a nuestra ubicación en la Vía Láctea.

Además de la propia galaxia enana, un largo filamento de estrellas es muy visible detrás de ella. Este complejo, la estructura de anillo, que se refiere a veces como el Anillo Monoceros, se deforma alrededor de la galaxia en tres ocasiones. La corriente se descubrió por primera vez en el siglo 21 por los astrónomos encargados del Sloan Digital Sky Survey.

La teoría actual es que esta galaxia fue acrecida (o tragada) por la Vía Láctea. Hay otros cúmulos globulares que orbitan alrededor del centro de nuestra Vía Láctea como un satélite, es decir, NGC 1851, NGC 1904, NGC 2298 y NGC 2808, que se cree que han sido parte de la Galaxia Enana Canis Major antes de su acreción.

El descubrimiento de esta galaxia, y el posterior análisis de las estrellas asociadas a ella, ha proporcionado cierto apoyo a la teoría actual de que las galaxias pueden crecer en tamaño por la ingestión de sus vecinos más pequeños. La Vía Láctea se convirtió en el tamaño que tiene ahora por comer a otras galaxias como el Canis Major, y continúa haciéndolo hoy en día. Y puesto que las estrellas de la galaxia enana Canis Major son técnicamente ya parte de la Vía Láctea, es por definición, la galaxia más cercana a nosotros.

Los astrónomos también creen que la galaxia enana de Canis Major también está en proceso de ser tirada aparte por el campo gravitatorio de la más masiva galaxia, la Vía Láctea. El cuerpo principal de la galaxia ya está muy degradada, un proceso que continuará a medida que viaja alrededor y a través de nuestra galaxia.

Antes de su descubrimiento en 2003, fue la Galaxia enana elíptica Sagitario que ocupó el cargo de la galaxia más cercana a la nuestra. A 75.000 años luz de distancia. Esta galaxia enana, que consta de cuatro cúmulos globulares que miden unos 10.000 años-luz de diámetro, fue descubierta en 1994. Antes de eso, la Gran Nube de Magallanes se pensaba que era nuestro vecino más cercano.

La Galaxia de Andrómeda (M31) es la galaxia espiral más cercana a nosotros, y aunque está gravitacionalmente atada a la Vía Láctea, es la galaxia más cercana, que se ubica a 2 millones de años luz de distancia. Andrómeda se está acercando a nuestra galaxia a una velocidad de unos 110 kilómetros por segundo. En 4 millones de años, se espera que la galaxia de Andrómeda se fusione con nuestra galaxia, formando una sola, súper galaxia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.