EL SATÉLITE DSCOVR QUE MONITORIZARÁ EL VIENTO SOLAR, A PUNTO DE SER LANZADO

El viento solar – es decir, la corriente de electrones y protones cargados que se liberan de la atmósfera superior del Sol – es constante en nuestro Sistema Solar y, en general no es una preocupación para nosotros los terrícolas. Sin embargo, en ocasiones puede ocurrir una onda de choque del viento solar o eyección de masa coronal, interrumpiendo satélites, sistemas electrónicos, e incluso el envío de la radiación dañina a la superficie.

Dicho esto, no es de extrañar que se quiera crear satélites que quieran monitorizar el viento solar en tiempo real. Se espera que la más reciente misión, el Observatorio del Clima del Espacio Profundo (DSCOVR) se ponga en marcha a finales de este mes.

Un esfuerzo de colaboración entre la NASA, la NOAA y la Fuerza Aérea de Estados Unidos, la misión DSCOVR fue propuesta originalmente en 1998 como una forma de proporcionar vigilancia casi continua de la Tierra.

Esté satélite brindará apoyo al SWPC del NOAA (departamento de meteorología espacial de Estados Unidos). DSCOVR ayudará pues a proporcionar pronósticos avanzados de alerta de aproximación de tormentas geomagnéticas dirigidas hacia la Tierra.

Estas tormentas, que son causadas por las fluctuaciones a gran escala en el viento solar, tienen el potencial de alterar las señales de radio y sistemas electrónicos, lo que significa que todo, desde las telecomunicaciones, la aviación, sistemas GPS, redes de energía, y otros sistemas pueden ser vulnerables a estos eventos.

De hecho, un informe realizado por el Consejo Nacional de Investigación estimó que la recuperación de las tormentas geomagnéticas más extremas podría tomar hasta una década, y costaría a los contribuyentes aproximadamente $1 a $2 billones de dólares.

Originalmente, el satélite fue programado para ser lanzado al espacio el 23 de enero desde la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral, Florida. Sin embargo, los retrasos en la última misión de reabastecimiento de la Estación Espacial Internacional, han hecho que el lanzamiento del DSCOVR se retrasará. Ahora se espera que sea lanzado el 29 de enero a más tardar.

DSCOVR1

Una vez desplegado el satélite DSCOVR, con el tiempo asumirá el puesto del satélite ACE (Explorador de Composición Avanzada), viejo satélite de la NASA, que ha estado en la provisión de alertas del viento solar desde 1997 y se espera que permanezca en funcionamiento hasta el año 2024. Al igual que la ACE, la DSCOVER orbitará la Tierra desde el puntoLagrange 1 (L1), el punto de gravedad neutral entre la Tierra y el sol ubicado aproximadamente 1.5 millones de kilómetros de la Tierra.

Desde esta posición, DSCOVR será capaz de proporcionar una alerta avanzada, más o menos 15 a 60 minutos antes de una onda de choque del viento solar o CME alcance la Tierra. Esta información será esencial para los esfuerzos de preparación de emergencia, y los datos proporcionados también ayudarán a mejorar las predicciones en cuanto a donde una tormenta geomagnética afectará más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.