¿QUÉ PORCIÓN DE LA TIERRA ES AGUA REALMENTE?

La Tierra siempre es considerada como el planeta azul. Los pocos privilegiados que han podido ver a nuestro planeta desde fuera, pueden afirmarlo. Esto es debido a que hay una gran cantidad de agua sobre la superficie de la Tierra. Mientras que el agua no es realmente azul, el agua emite luz azul en la reflexión.

Pero la pregunta que nos podemos hacer es… ¿Qué cantidad de agua hay realmente en la Tierra con exactitud? Es una respuesta un poco más complicada de lo que parece, ya que se tiene que tener en cuenta una serie de factores distintos.

Si lo resumimos y en terminología simple, el agua constituye alrededor del 71% de la superficie de la Tierra, mientras que el otro 29% se considera los continentes e islas.

Para seguir dando más cifras, el 96,5% del total de toda el agua de la Tierra se encuentra en los océanos como agua salada, mientras que tan solo el 3,5% restante se ubica en lagos de agua dulce y agua congelado bajo los glaciares y los casquetes polares. Para ser todavía más exactos, de toda el agua dulce, casi toda esta en forma de hielo, un 69%. Si pudiéramos derretir toda esa agua, la superficie de la Tierra se volvería lisa, ya que los niveles del mar subirían a una altitud de 2,7 kilómetros.

A parte del agua congelada existe una gran cantidad de agua ubicada debajo de la superficie terrestre. Si cogiéramos toda esa agua dulce (ríos, subterránea, congelada) como una sola masa, se estima que mediría unos 1386 de kilómetros cúbicos.

Pero… ¿Qué cantidad de la Tierra es agua (es decir la masa real del planeta)? Esta pregunta incluye no solo la superficie de la Tierra, sino que también su interior. Los científicos calculan que la masa total de los océanos de la Tierra es de 1,35 x 1018 toneladas métricas, lo cual es 1/4400 de la masa total de la Tierra. En otras palabras, mientras que los océanos cubren el 71% de la superficie de la Tierra, sólo representa el 0,02% de la masa total de nuestro planeta.

El origen del agua en la superficie de la Tierra, así como el hecho de que tiene más agua que cualquier otro planeta rocoso en el Sistema Solar, son dos de los misterios que existen desde hace mucho tiempo en relación con nuestro planeta.

No hace mucho tiempo se creyó que nuestro planeta todavía seco se formó hace unos 4,6 mil millones de años, a través de impactos de alta energía que formaría la superficie fundida de la joven Tierra. Según esta teoría, el agua fue traída al mundo y a los océanos gracias a los cometas de hielo, objetos transneptunianos o meteoritos ricos en agua (protoplanetas) de los límites exteriores del cinturón principal de asteroides que chocaron contra la Tierra.

Sin embargo, la investigación más reciente realizada por la Instituto Oceanográfico Woods Hole (WHOI) en Massachusetts, ha empujado a la fecha de los orígenes hacia más atrás. Según este nuevo estudio, los océanos del mundo también se remontan a unos 4,6 mil millones años, cuando todos los mundos del Sistema Solar interior, se estaban formando. Esta conclusión se alcanzó mediante el examen de los meteoritos que se cree que se formaron en diferentes momentos de la historia del Sistema Solar.

Los meteoritos más antiguos que han sido datados en los primeros días del Sistema Solar, se encontró que tienen la misma química que los procedentes de los protoplanetas como Vesta. Esto incluye una presencia importancia del agua. En resumen, ahora parece que los meteoritos fueron depositando agua en la Tierra en sus primeros días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.