Agujeros Blancos

Siguiendo la dinámica del numero anterior del catálogo, «15> Las Singularidades espacio-temporales», hoy les escribiremos a cerca de otro tipo de singularidad, los agujeros blancos, que son ni más ni menos que los antagonistas de los agujeros negros.

Según las teorías actuales más establecidas, la singularidad del Big Bang dio origen a todo el universo conocido, que incluye el espacio, el tiempo y toda forma de materia. Otro tipo de singularidad, corresponde a la de los agujeros negros, que son regiones del espacio donde el tejido espacio-temporal se enrosca sobre un punto infinitesimalmente pequeño y denso, donde todas las partículas colindantes son arrastradas hacia ella a la velocidad de la luz hasta que se desintegran en quarks desconfinados y dejan de existir como tal.

Estos lugares del espacio son muy interesantes por diversas causas, entre otras, ya que son posibles distintivos de la anti-materia, que son las mismas partículas de la naturaleza pero con carga polar opuesta.

Pues bien, si se analizan en detalle las ecuaciones de las que se derivan las propiedades relativistas de Einstein, vamos a encontrar siempre que teóricamente existe una solución simétrica para cada una de ellas, es decir, así como tenemos la idea de que para la materia existe la antimateria, o que lo opuesto al blanco es el negro, de igual manera podemos deducir teóricamente que debe de existir algo que posea características completamente opuestas a la de los agujeros negros. Eso significa que uno puede tomar cualquier solución a las ecuaciones e imaginar que el tiempo fluye a la inversa en lugar de hacia delante, y obtendrá otro grupo de soluciones a las ecuaciones igualmente válidas. Aplicando esta regla a la solución matemática que describe a los agujeros negros, se obtiene un agujero blanco.

Puesto que un agujero negro es una región del espacio de la cual nada puede escapar, la versión opuesta es una región del espacio hacia la cual nada puede caer, por lo tanto, un agujero negro sólo puede tragarse las cosas y un agujero blanco sólo puede escupirlas. Los agujeros blancos son una solución matemática perfectamente válida a las ecuaciones de la relatividad general, pero eso no significa que realmente exista uno en la naturaleza.

guapa2

Durante la década de los 70 se sugirió que los cuásares o galaxias activas podían ser agujeros blancos, aunque más tarde se descartó ya que los agujeros blancos debían ser mucho más inestables. La inestabilidad del agujero blanco es consecuencia de la acumulación de materia y energía a su alrededor que lo acaban llevando al colapso. De esta manera, la tendencia del agujero blanco es convertirse rápidamente en agujero negro. Es la «teoría de los agujeros blancos tímidos», como la denomina el físico Paul Halpern. Según Douglas Eardley, del Instituto Tecnológico de California (Caltech), el agujero blanco es tan inestable que su transformación de agujero blanco a negro ocurriría en menos de un abrir y cerrar de ojos. Un agujero blanco un millón de veces mayor que el Sol no sobreviviría más de un minuto, por lo que su detección resulta una tarea titánica que afectará a generaciones de estudiosos. Si tan solo se crearon en los primeros momentos del universo, difícilmente se podrá localizar alguno.

Estas conclusiones teóricas parten del llamado «radio de Schwarzchild» sobre la curvatura del espacio-tiempo de una masa esférica, especialmente cuando se aplica a un objeto tan denso como un agujero negro. Un objeto que cayera al interior de uno de estos colosos espaciales quedaría detenido en el tiempo. El radio de Schwarzchild vendría a ser como una especie de frontera invisible en una región que se denomina horizonte de sucesos, con singulares propiedades matemáticas, ya que la luz puede cruzarla en una dirección, pero no en la otra, según demostró en 1960 el matemático M. Kruskal, quien elaboró el llamado diagrama de Kruskal y que sirvió en 1965 para elaborar el modelo Kerr-Newman, que dejaría la puerta abierta a pensar en conexiones entre secciones lejanas del universo o lo que es lo mismo, agujeros de gusano.

-«En teoría cualquier cosa que pueda devorar un agujero negro, lo puede escupir un agujero blanco»-, dice Paul Halpern. Ninguna de las teorías propuestas sobre los agujeros negros, sea la relatividad de Einstein, la solución de Schwarzchild, o los túneles de Kerr rechazan la formación de agujeros blancos. Si un agujero negro hace algo, el blanco ejecuta lo contrario e invertido en el tiempo.

~ A continuación procedemos a explicar alguno de los usos prácticos de la teoría de los agujeros blancos en nuestra comprensión del cosmos:
Dado que en esencia un agujero blanco es como uno negro pero al revés, (un punto de singularidad donde la materia sale expulsada y repelida), algunos científicos han sugerido que la «inflación» previa a la «expansión» del universo, podría haberse dado tras el nacimiento de uno de estos cuerpos celestes.

-«Un agujero blanco emite materia, no la engulle, ¿A caso no es el Big Bang eso?, un punto cuántico que se expande y expulsa materia?, tal vez podría ser dicho agujero blanco el origen de nuestro universo».- como afirma Michio Kaku.

Después de descubrirse la radiaciación cosmica de fondo, se afirmó que un proceso de inflacción había sucedido instantes prévios a la expansión, por lo que se especuló más todavía a cerca de este objeto y su relación con el universo o universos.

-«Recientes mediciones y estudios con diversos satélites orbitando a la Tierra en este momento […], coinciden y refutan la idea del multiverso. Un multiverso constaría de muchos otros universos flotando como burbujas en un baño de jabón. En este estado algunas nacen, otras estallan, otras se chocan y dan origen a otras más pequeñas, o en otras palabras, los «Big Bang» podrían estar ocurriendo constantemente, quizás cada Big Bang empieza con un agujero blanco que se expande rápidamente dando orígen a un universo bebé».-, dice Micho.

Todavía no está demostrado que haya universos múltiples (aunque nosotros así lo creemos), ni si fueron creados por los hipotéticos agujeros blancos, pero los científicos han demostrado que algunos tipos de agujeros blancos, difíciles de existir, serían muy inestables. No durarían mucho tiempo e implosionarían en forma de agujero negro.

-«Puede ser que los agujeros blancos tuvieran alguna función durante un tiempo y al ser inestables desaparecieron, pero quizás durante su formación dejaron huella. […] los agujeros blancos son objetos puramente teóricos, pero quien sabe, en algún momento también lo fueron los agujeros negros y ahora son una realidad.»

~ Posibles afectaciones directamente hacia nosotros:
Sin embargo, en 2007 se recibió una explosión de rayos gamma que no se correspondía con la idea de su procedencia. La duración (0,2 milisegundos) indicaba que tenía que haberse formado en una supernova, mas no había tales objetos en el lugar de origen. Actualmente se sugieren dos teorías para explicar el fenómeno y con esta, GAME las ha explicado ambas.

La primera es la de un agujero blanco naciendo y muriendo. Y la segunda es la de un Blitzar, el 7º número del catálogo, una estrella hipotética que mientras llega a la etapa final de su vida, empieza a rotar a una velocidad cercana a la luz, haciendo liberar una cantidad de energía y rayos Gamma casi inigualables.

Es bien sabido que al incidir los rayos gamma en nuestra atmósfera, liberan la misma energía que lo hacen los rayos cósmicos por ejemplo. Estos entre otros, hacen aumentar la nubosidad en general y descomponer partículas complejas, como por ejemplo el Ozono.

Haría falta un gran impacto y desde muy cerca para que esto ocurriera, cosa imposible de hacer por ninguno de los Blitzars conocidos (solo 4-5), así que solo un objeto desconocido y nuevo podría llegar a hacerlo.

/
{Fuentes de imagen =
1) universo.about.com
2) cosmopediaonline.com}

{Fuentes de info =
* universo.about.com
* curiosidades.batanga.com
* wikipedia + Vídeo History channel }

ELABORACIÓN Y PRODUCCIÓN = GAME www.meteorologiaespacial.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.