OBSERVAN AGUJEROS EN LA IONOSFERA DE VENUS

Una investigación de la atmósfera de Venus muestra una visión de agujeros gigantes en su capa cargada eléctricamente, la ionosfera. Las observaciones apuntan a un entorno magnético más complicado de lo que se pensaba y muy diferente al de la Tierra, que a su vez nos ayuda a entender mejor a nuestro vecino planeta.

Venus, con su atmósfera espesa hecha de dióxido de carbono, su superficie reseca, y presiones tan altas que harían que los vehículos que se mandan a Marte quedasen triturados en unas pocas horas, ofrece a los científicos la oportunidad de estudiar un planeta muy extraño respecto al nuestro.

Estos agujeros misteriosos proporcionan pistas adicionales para entender la atmósfera de Venus, cómo el planeta interactúa con la embestida constante del viento solar, y tal vez incluso lo que está al acecho en las profundidades de su núcleo.

“Este trabajo comenzó con un misterio a partir de 1978”, dijo Glyn Collinson, científico espacial del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA en Greenbelt, Maryland, primer autor de un artículo sobre este trabajo en el Journal of Geophysical Research. “Cuando la nave Pioneer se movió en órbita alrededor de Venus, se dio cuenta de algo muy, muy raro: un agujero en la ionosfera del planeta. Era una región donde la densidad se desvanecía, y nadie ha visto nada parecido desde hace 30 años, hasta ahora.

Collinson se dispuso a buscar firmas de estos agujeros en los datos de la nave Venus Express de la ESA. Venus Express, lanzada en 2006, y que se encuentra actualmente en una órbita de 24 horas alrededor de los polos de Venus. Esta órbita la coloca en altitudes mucho más altas que las de la Pioneer, por lo que Collinson no estaba seguro de si detectaría algún marcador de estos misteriosos agujeros. Pero incluso en esas alturas fueron vistos los mismos agujeros, mostrando de esta manera que los orificios se extienden mucho más lejos en la atmósfera de lo que había sido previamente conocido.

Las observaciones también sugieren que los agujeros son más comunes. Pioneer sólo vio los agujeros en un momento de gran actividad solar, conocido como máximo solar. Los datos de Venus Express, sin embargo, muestran que los agujeros se pueden formar durante el mínimo solar también, informa la NASA.

 

Victima del plasma:

Interpretar lo que está sucediendo en la ionosfera de Venus requiere la comprensión de cómo Venus interactúa con su entorno en el espacio. Este entorno está dominado por una corriente de electrones y protones – llamada plasma – que sale del sol. Este viento solar transporta campos magnéticos incrustados, que pueden afectar a las partículas cargadas y a otros campos magnéticos que se encuentran en el camino. La Tierra está protegida en gran parte de esta radiación por su propio campo magnético, pero Venus no tiene esa protección.

Lo que Venus tiene, sin embargo, es una ionosfera, una capa de la atmósfera llena de partículas cargadas. La ionosfera venusiana es bombardeada en el lado del sol del planeta por el viento solar. En consecuencia, la ionosfera está conformada para ser un límite delgado delante del planeta y para extenderse como una larga cola de cometa por atrás.

Las observaciones de la Venus Express sugieren hay dos largas cilindros de material de baja densidad que se extiende desde la superficie del planeta con salida en el espacio. Collinson dijo que alguna estructura magnética probablemente hace que las partículas cargadas que se vean expulsadas de estas áreas, como pasta de dientes exprimida de un tubo.

 

Fuente: Europapress / NASA

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.