¿COMO NACEN LAS ESTRELLAS?

Al igual que las personas, las estrellas nacen, crecen y mueren. Vamos a explicar cómo nacen las estrellas como nuestro Sol.

Los lugares donde nacen las estrellas son enormes nubes frías formadas por gas y polvo llamadas nebulosas. Con el paso de los años, las nebulosas a causa de la gravedad comienzan a encogerse cada vez más hacia un punto central.

A medida que la nube va perdiendo tamaño, se va fragmentando en grupos de masa más pequeños. Cada fragmento de estos cada vez se ira comprimiendo más y más hasta que finalmente de la misma contracción la temperatura empezará a elevarse, mientras que la misma densidad aumenta de forma considerable. Las regiones más densas poseen mayor gravedad y comienzan a succionar de las zonas menos densas. Conforme transcurre el tiempo, la región densa se vuelve más densa y la rapidez con la que atrae más de las partes inferiores se hace mayor.

Cuando estas porciones de nebulosas alcanzan la temperatura de alrededor de unos 10 millones de grado, se inicia en el punto más central una serie de reacciones nucleares, suficiente para empezar la formación de la estrella. Con ello empezaríamos con lo que se llama protoestrella.

Esuqema-de-la-nube-donde-se-cree-que-se-formaran-nuevas-estrellas

Las agrupaciones de masa que no logran iniciar las reacciones nucleares, es decir, las estrellas frustradas, se denominan enanas marrones. Las que sí lo logran continúan un arduo camino cósmico. Las reacciones nucleares liberan presión del centro de la estrella, contrarrestan el efecto de la gravedad, lo que evita que la estrella colapse sobre sí misma.

Las protoestrellas de masa similar a la del Sol tardan típicamente 100 millones de años en evolucionar desde nube molecular a estrella en la secuencia principal mientras que una protoestrella de unas 15 masas solares evoluciona mucho más rápidamente debido al mayor campo gravitatorio que genera, tardando del orden de 100.000 años en alcanzar la secuencia principal.

El proceso de protoestrella termina cuando se estabilizan las reacciones nucleares formadas por el consumo de hidrogeno, para entonces convertirse en una estrella normal tal y como la conocemos actualmente.

La estrella sobrevive gracias a la gravedad y la presión. La gravedad de la misma masa empuja hacia el centro de la estrella, mientras que las reacciones nucleares generan temperatura y a la misma vez presión que empuja hacia fuera. Ese equilibrio será el que hará mantener la estrella tal y como las conocemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.